Cubanálisis El Think-Tank

ARTÍCULO ORIGINAL PARA EL THINK-TANK DE CUBANÁLISIS

  

     

 

 

                                                      por Antonio Arencibia

                                                                                                                                                            

 

 La movida internacional de Raúl Castro

(segunda parte)

 

La chequera del Teniente Coronel

 

La deuda de Cuba con el gobierno de Hugo Chávez asciende a unos 8 mil millones de dólares. Según el estudio varias veces citado del ICCAS, en esa cifra se incluye el cálculo de unos 3,500 millones en créditos a largo plazo y envíos de petróleo desde fines Del 2000 al 2005 y el cálculo de otros 2,254 millones hasta el 2007. Aquí también se incluyen 220 millones en financiamientos comerciales a Cuba del Banco de Comercio Exterior venezolano para importaciones no petroleras.

           

A pesar de la grave situación de salud de Castro, las relaciones se intensificaron después de la Proclama. Así, el 24 de enero del 2007 una delegación cubana de alto nivel encabezada por Carlos Lage, y de la que formó parte destacada Ramiro Valdés, firmó dieciséis proyectos de integración económica entre los dos países. El monto total de lo acordado entonces fue de más de mil millones de dólares. Otros proyectos incluyeron la modernización y construcción de puertos en Cuba y Venezuela; la instalación de un cable submarino de fibra óptica para telecomunicaciones,  entre la Guaira y Santiago de Cuba; créditos venezolanos para el sector ferroviario cubano, construcciones de hoteles, producción conjunta de arroz e incentivos a empleados públicos de Venezuela que escojan a Cuba como destino turístico.

 

Pero los acuerdos más importantes fueron firmados en el área petrolera, según los cuales el Ministerio de Energía y Petróleo venezolano se comprometía a explorar junto al MINBAS cubano, cuatro bloques de la Zona Económica Exclusiva de Cuba en el Golfo de México, un bloque en Aguas Someras y otro bloque en la zona terrestre de la Isla. Además ambos ministerios acordaron la cuantificación de hidrocarburos en el Bloque Boyacá Norte de la faja petrolífera venezolana del Orinoco.

 

Durante la visita de Chávez a Cuba en octubre del 2007 se firmaron 14 nuevos convenios entre los dos países, la mayoría de los cuales se proponían dar continuidad a los previamente acordados en el marco del ALBA,  aunque esta vez la prensa se hizo eco de algunas quejas y de incumplimientos de los cronogramas en los aspectos financiero y organizativo. A mediados de diciembre del 2007, con motivo de la IV Cumbre de Petrocaribe, llegó Hugo Chávez nuevamente  a la Isla, esta vez para la inauguración de la refinería de Cienfuegos y una visita a Santiago de Cuba.

 

Pero tras la visita de Lula a Cuba en enero, Chávez, aun bajo la resaca del rechazo popular a su propuesta continuista, siguió el rumbo pautado con Castro y sostuvo la VI Cumbre del ALBA en Caracas. La reunión se caracterizó por varias declaraciones políticas, y en ella se acordó la incorporación de Dominica, (754 kilómetros cuadrados, y unos 73,000 habitantes), pero lo más importante fue la constitución del Banco del ALBA, (BA), para el financiamiento de planes económicos y sociales de Cuba, Bolivia, Nicaragua y Venezuela. El BA, que tendrá oficinas en La Habana, contará inicialmente con 2.000 millones de dólares de capital autorizado y 1.000 millones de dólares de capital suscrito, según declaró a la Agencia Bolivariana de Noticias el ministro venezolano de Finanzas, Rafael Isea.

 

De esto último se desprende una conclusión: por mucho que influya la globalización de la economía en las decisiones de los sucesores, la relación natural de Cuba es en su área continental. Por ello, y mientras no se revierta la situación especial que existe con Estados Unidos, es decisiva para cualquier proyecto de desarrollo en la Isla la vinculación con Venezuela y recientemente con Brasil. Sin olvidar otras posibilidades, como la que se ha analizado con China y otras regiones y países que analizaremos a continuación.

 

España, la UE y los Derechos Humanos

 

El caso de las relaciones del régimen con España merece capítulo aparte. Por razones históricas la Isla ha tenido un tratamiento especial desde época de Franco, mucho más marcado con la transición democrática española y el primer gobierno del PSOE. Tras una etapa durante el gobierno del Partido Popular de José María Aznar en que prácticamente se suspendieron las relaciones, el gobierno de Rodríguez Zapatero se propuso hacer de interlocutor entre La Habana y Bruselas para eliminar las sanciones que impuso la Unión Europea al régimen castrista por su represión de la Primavera Negra, cinco años atrás a solicitud de Aznar.

 

No obstante, se puede decir que no le ha sido fácil a los socialistas lidiar con Fidel Castro o con su discípulo, Hugo Chávez, como se pudo observar en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile, torpedeada por el venezolano.

 

En contra del criterio del Departamento de Estado norteamericano, el canciller español, Miguel Ángel Moratinos visitó a Cuba en abril del 2007. Y en junio una delegación española encabezada por el director general de Política Exterior, Rafael Dezcallar, visitó tres cárceles cubanas, todo ello con el propósito de abrir las posibilidades de diálogo entre Cuba y la Unión Europea sobre derechos humanos.

 

Acuciado por directivas emitidas por el dictador, el gobierno provisional tuvo que rechazar el “diálogo político integral y abierto con las autoridades cubanas [...] sobre bases recíprocas, de interés mutuo y no discriminatorias” que había propuesto el 18 de junio de 2007, el Consejo de  Relaciones Exteriores de la Unión Europea.

 

La posición de Castro, reiterada en un artículo, era que mientras la UE no elimine definitivamente las sanciones aprobadas contra el régimen no habrá diálogo y además la acusó de plegarse a Estados Unidos en la cumbre de abril al reconocer “el Plan Bush” para una transición democrática en Cuba.

 

No obstante, bajo instrucciones del general Castro a fines de septiembre e inicios de octubre del 2007 siguieron desarrollándose discusiones de reestructuración de la deuda de Cuba en el Comité Empresarial Hispano-Cubano y en ese marco la ministra de Inversión Extranjera, Marta Lomas, anunció un nuevo encuentro a principios del próximo año para precisar proyectos de inversión española en la Isla. A pesar de la advertencia de Fidel Castro, de que con las inversiones extranjeras se corre el peligro de cambiar dinero por soberanía, la ministra Lomas dijo a la prensa

 

 “'…estamos en una situación de maduración de la inversión extranjera (...) estamos en condiciones de ampliar como complemento a los esfuerzos nacionales, sin cometer los errores de los primeros años por desconocimiento y por la necesidad económica”.

 

La ministra Lomas se reunió también con la secretaria española de Estado para la Cooperación Internacional, Leire Pajín que le aseguró la reanulación de la cooperación con el régimen interino con un monto mínimo de 20 millones de euros para el 2008.

 

El diez de diciembre, cuando se vislumbraba en los círculos más íntimos que Castro no continuaría en la Presidencia, se hicieron declaraciones oficiales en La Habana al conmemorarse el Día Internacional de los Derechos Humanos, de que se firmarían los convenios correspondientes. Luego, en febrero del 2008, al celebrarse en Madrid, la segunda reunión España-Cuba de diálogo sobre la situación de los derechos humanos en la Isla y la de los presos políticos, la delegación cubana reiteró que su gobierno, firmaría los Pactos sobre Derechos Civiles y Políticos y Derechos Económicos, Sociales y Culturales. 

 

El 28 de febrero del 2008, cuatro días después de que Raúl Castro asumiera como Presidente, el titular del Minrex, Pérez Roque firmaba los acuerdos en Naciones Unidas. Si bien  desde el punto de vista de La Habana, se trata de una formalidad que no cambia la práctica de represión, pero España debe verla como una gran “concesión” que conduzca a la total eliminación de las sanciones de la UE. al régimen.

 

Evidentemente, el gobierno socialista español se la está jugando a que habrá cambios, no solo económicos sino políticos, bajo Raúl Castro, lo que explicaría el envío a fines de enero de una carta de Rodríguez Zapatero a las Damas de Blanco. La misiva, leída en el quinto aniversario de la represión contra los periodistas independientes, asegura que España “seguirá haciendo todo lo que esté en su mano para lograr la liberación de todos los presos políticos" y el reconocimiento del gobierno español "por el ejemplo de dignidad y coraje" que encarnan.

                                                                                                                       

En el fondo de todo esto hay una seria preocupación del gobierno de Madrid en que se lleven a cabo cambios económicos que impulsen el desarrollo cubano.  Sin tener en cuenta las inversiones españolas en la Isla, España, después de Venezuela, es el principal acreedor de Cuba. La deuda cubana global con ese país es de $ 3 184 millones, según el ICCAS. La cifra incluye 1,141 millones de euros de principal a lo que se añaden intereses acumulados por los atrasos, para un total de 1.720 millones de euros como deuda pública a largo plazo.

 

Esta deuda se discutió durante la reunión del Comité Empresarial Hispano-Cubano en octubre del 2007, lo que podría ayudar a agilizar créditos que permitan incrementar la presencia de empresarios españoles en el país. A lo anterior hay que sumarle créditos comerciales no pagados, 180 millones de euros en nuevos adeudos a abastecedores, (principalmente empresas industriales del País Vasco), y  384 millones de dólares en fondos privados financiados por bancos españoles.

 

Por otra parte, algunas de las naciones que constituyen la Unión Europea no esperan por el deshielo político en la Isla para iniciar su ofensiva económica. Así Holanda enviaba,   el 11 de marzo del 2008,  a un grupo de empresarios en representación de más de 20 compañías en la mayor misión económica de ese país a Cuba.

 

Según Radio Netherlands, para evitar sanciones bajo la Ley Helms-Burton, se han mantenido en secreto los nombres de las empresas participantes, pero se pudo conocer que Rabobank y  tres compañías navieras de Rotterdam formaron parte de  la delegación. El Grupo Rabobank es el principal banco financiero cooperativo de Holanda y se especializa en el sector agro alimenticio, lo que indica que está interesado en hacer propuestas relacionadas con las anunciadas reformas económicas de Raúl Castro en la agricultura cubana.

 

 

 

Hacia los eslavos y los ex soviéticos

 

Las relaciones con Rusia y los estados independientes que surgieron en la periferia de la antigua Unión Soviética han sido cultivadas cuidadosamente por La Habana en el plano político, destacando las contradicciones del gobierno de Putin con Washington, específicamente en lo referente a proyectos militares en la República Checa y Polonia rechazados por Moscú. Conociendo la importancia histórica de las relaciones entre Rusia y Serbia, Castro mediante varias Reflexiones, ha recordado la solidaridad de su régimen con el de Slobodan Milosevic, durante las acciones militares de la OTAN en 1999 durante la Guerra de Kosovo.  

 

De forma sorprendente, Castro ha revisado en algunas Reflexiones su conocida posición de culpar a Gorbachov por el derrumbe de la URSS y ahora la achaca a una conspiración en la que intervinieron Ronald Reagan, Margaret Thatcher e incluso el presidente francés Mitterrand. 

 

Esta nueva visión, que tiene muy en cuenta al nacionalismo ruso hoy en boga, considera que la CIA, en colaboración con el CNS, el Pentágono y el FBI, desarrolló sabotajes, guerra económica, sicológica y cibernética,  engaño estratégico y contrainteligencia, para destruir al equipo de espionaje soviético, dañar la economía y desestabilizar al estado comunista más poderoso.

 

La Habana ha mantenido especiales relaciones con uno de los más fuertes aliados de la Rusia de Putin, como es la dictadura bielorrusa de Alexander Lukashenko. Acaba de reunirse en la capital cubana la VIII Comisión mixta entre ambos países que decidió continuar la cooperación en sectores como la informática, las comunicaciones, el transporte, la construcción, la industria sideromecánica y la biotecnología. Llamó la atención la participación en esas conversaciones de tres entidades bancarias como son el Banco Central, el Banco Exterior de Cuba y el Banco Internacional de Comercio.

 

Cuba ha recibido algunos créditos rusos importantes, y está interesada en que las compañías rusas tomen parte en la modernización de diez bloques energéticos, de cien megavatios de potencia cada uno, suministrados a la Isla en la época soviética.

 

Al régimen de Raúl Castro le gustaría adquirir aviones, locomotoras, automóviles, equipos metalúrgicos, de transporte y maquinaria agrícola,  pero lo que impide hasta el momento incrementar las relaciones económicas es el diferendo en torno a la vieja deuda de Cuba con la URSS por un monto de 26,700 millones de dólares, según estimado del ICCAS. La posición oficial rusa al respecto, según declaración de un vocero del Ministerio de Desarrollo Económico y Comercio, es convertir esa deuda en “presencia inversora de Rusia en la isla”.  

 

Mientras eso se concreta, ha entrado en acción en América Latina el gigante petrolero ruso Lukoil, a través de su brazo de operaciones internacionales, la Lukoil Overseas,  asociada en todo el mundo en grandes proyectos de exploración y extracción de hidrocarburos. Tras entrar en Uzbekistán, Kazajstán y Azerbaiján, en Irán e Irak, ahora Lukoil está en Venezuela y Colombia y estudia posibilidades de participar en la prospección de crudo en la ZEE de Cuba en el Golfo de México. Para ello, y como parte de acuerdos pendientes con PDVSA, podría construir una refinería en la Isla para procesar petróleo venezolano extraído en la cuenca del Orinoco.

 

Otro movimiento iniciado muy temprano fue el de estrechar lazos con la antigua república soviética de Azerbaiyán, ahora independiente. Concluida la XIV Conferencia del MNOAL en La Habana, el Canciller y jefe de la delegación de ese país al evento, inició su visita oficial a Cuba.

 

Ese país, que cuenta con algunos de los yacimientos petrolíferos más importantes del mundo, no había establecido embajada en la Isla. Durante las conversaciones oficiales el visitante y la Ministra de Inversión Extranjera, Martha Lomas, firmaron un convenio de colaboración y la creación de una Comisión Mixta Intergubernamental. En abril de 2007, llegó el embajador azerí acreditado ante la cancillería habanera.

 

Posteriormente, en diciembre del 2007 y con motivo de la inauguración de la misión diplomática, viajó a Cuba el Ministro de Desarrollo Económico de Azerbaiyán, con un séquito de siete viceministros de su gobierno, entre ellos los de Relaciones Exteriores, Finanzas, Industria y Energía, Cultura y Turismo, Juventud y Deportes, Educación y Salud. En la primera Sesión de la Comisión Intergubernamental, el jefe de la delegación visitante y la ministra Lomas, firmaron nueve proyectos de acuerdo en las áreas de energía, turismo, tecnologías de la información, salud, deporte y educación.

 

La conquista de Angola “por las buenas”

 

La importancia de reactivar las relaciones entre La Habana y Luanda fue considerada desde el inicio del gobierno provisional de Raúl Castro. El proceso se inició con ayuda de sus generales africanos y continuó con la elevación del nivel de la misión cubana mediante el nombramiento de un miembro del Buró Político, como embajador.

 

La visita a Cuba en septiembre del 2007 de José Eduardo dos Santos, apuntaba hacia  un reajuste bajo la sucesión de la total dependencia petrolera del respecto a Venezuela. Aunque no hubo ningún acuerdo con el presidente angolano sobre ese renglón energético, la visita abrió caminos a la reactivación de la cooperación entre Cuba y Angola en áreas de interés para la parte angoleña como son cartografía, geodesia, urbanismo, catastro y medio ambiente. Esto supone la movilización hacia tareas de construcción y urbanismo de numerosos especialistas cubanos y una importante fuente de entrada para el gobierno de Raúl Castro.

 

Hay que tener en cuenta los importantes recursos en petróleo y gas, y por ende financieros, con que cuenta ese viejo aliado de la Cuba de los Castro. La producción de hidrocarburos en Angola, que fue defendida por soldados cubanos durante la guerra, es la segunda de África después de Nigeria y se exporta en un 90 % a Estados Unidos y a China.

 

En el 2004 los impuestos a la venta de petróleo de las compañías Chevron, Elf, Texaco, ExxonMobil, Agip, Petrobras y BP sumaron casi dos mil millones de dólares y constituyeron el grueso del presupuesto de esa nación. Angola, junto a Azerbaiyán, y Brasil, constituyen los primeros pasos del contrabalanceo estratégico de los sucesores en caso de peligrar o desaparecer el abastecimiento petrolero chavista.

 

Guiños a Libia, Guinea Ecuatorial y Turquía

 

Pocos después del 24 de febrero, Raúl Castro continuó la reactivación de contactos con viejos aliados, ésta vez mediante el envío de un emisario personal con una carta suya al Coronel Muammar el Gadafi, de Libia, donde le propone la creación de comisiones mixtas para reanudar la cooperación entre ambos gobiernos.  

 

Las relaciones de Gadafi con Occidente dieron un vuelco positivo hace cinco años cuando declaró abandonar su programa nuclear secreto. A partir de entonces se eliminaron las sanciones de la ONU y muchas de las impuestas por Estados Unidos a Libia por acciones terroristas. La visita oficial de Tony Blair a Trípoli en el 2004 y el reciente recibimiento del dictador libio por el presidente francés Sarkozy fueron momentos claves en la ruptura de su aislamiento internacional.

 

En septiembre pasado, durante el 62º. Período de Sesiones, el Canciller libio Abd el-Rahman Shalgam se entrevistó con la Secretaria de Estado norteamericana Rice en Naciones Unidas y el 3 de enero del 2008 fue recibido por la Secretaria en el Departamento de Estado en Washington en la primera visita oficial libia en 30 años.

 

No se puede olvidar que las enormes riquezas de Libia en petróleo y gas constituyen el 90% de sus exportaciones y es otro posible mercado petrolero de reserva para Cuba en caso necesario. Tampoco debe perderse de vista que actualmente ese país cuenta con un Fondo Soberano de Inversión, (SWF en inglés), de cincuenta mil millones de dólares, constituido por sus ganancias petroleras, el cual -según The Economist- es el octavo en importancia en el mundo.

 

Por otra parte la  visita a Cuba del Presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, el 17 de febrero del 2008 y su recibimiento por Raúl Castro constituyó uno de los primeros actos oficiales del nuevo Presidente del Consejo de Estado.

 

Aunque los acuerdos firmados solo se refieren a cooperación entre las chancillerías, el país africano cuenta con importantes ingresos por sus exportaciones de petróleo calculadas en más de más de 370 mil barriles diarios,  con los que puede pagar a Cuba por la asesoría técnica que recibe.

 

Actualmente laboran en Guinea Ecuatorial, más de 190 expertos en los sectores de educación y salud pública, 150 de ellos como parte de una brigada médica,  mientras se han graduado 248 estudiantes de ese país africano en diferentes especialidades en Cuba

 

Hay jugadas del régimen que son inesperadas y no son fáciles de explicar. Entre ellas se inscribe la visita muy discreta de la ministra de Inversiones Marta Lomas a Turquía en este mismo mes de marzo,  para la octava reunión de la Comisión Mixta de Colaboración. Por la parte turca presidió el Vice Primer Ministro y Ministro de Estado, Cemil Cicek, y los acuerdos abarcaron las esferas científico-técnica, de energía, educación, cultura y deportes.

 

El representante de Turquía declaró que en la estrategia de su país de acercamiento a América Latina y el Caribe, Cuba ocupa un papel de particular importancia. Las declaraciones al respecto de Marta Lomas no dejaron de ser novedosas, pues dijo a la Agencia Noticiosa Ankara Anatolia que los empresarios turcos pudieran negociar con esa región vía Cuba y aprovechar los recursos energéticos de Venezuela en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas. La Ministra de Inversiones dijo que Cuba,  era coordinadora del ALBA y que podría comenzarse a trabajar de inmediato si Turquía propusiese incorporarse a esa organización. 

 

Aparte de esta propuesta estratégica inesperada, los resultados inmediatos fueron muy limitados. El EXIM Bank de Turquía otorgó a Cuba un préstamo por 10 millones de euros para la reparación de presas y obras de irrigación. La parte cubana reconoció que el monto de intercambio comercial entre Cuba y Turquía es de solamente 46 millones de dólares y debe incrementarse. Y según anunció el Ministro de Energía, la Corporación Turca de Petróleo, TPAO,  va a enviar este año un equipo técnico a la Isla a estudiar la exploración conjunta de petróleo y gas natural cubanos.

 

La movida internacional y la quietud nacional

Después de analizar estos movimientos económicos  internacionales iniciados por Raúl Castro durante su interinatura, vemos que algunos están cuajando al cabo de 20 meses, lo que significa que hay un mayor número de países dispuestos a apostar por una “apertura” raulista, pero esto conlleva a que más créditos se correspondan con un mayor  endeudamiento del país.

 

No es la primera vez que el régimen anuncia grandes planes, aunque es la primera vez que el nuevo gobierno de Raúl Castro declara por boca de Carlos Lage, que hará inversiones este año por más de seis mil millones de pesos, es decir, más de cuatro veces lo ejecutado entre el 95 y el 98, que era de 1 500 millones de pesos al año. Al mismo tiempo se anuncian nuevos proyectos, algunos de ellos tan faraónicos como los de Fidel Castro, como los tres Trasvases en las regiones oriental y central: el Centro-Este, el Este-Oeste y el Norte-Sur.

 

El propósito de esa enorme tarea, programada para ejecutarse en 15 años,  es contrarrestar las sequías, suministrar agua potable a la población, y desarrollar los sistemas de riego agrícola. Aunque parece un proyecto sensato, no se diferencia de las grandes obras del Castrismo clásico: enormes inversiones, atención directa por el Jefe de Estado y ejecución por parte de altos jefes militares.

 

Mientras tanto, en lo interno, solo hay cambios cosméticos. Medidas sí, reformas no.

 

Nada que afecte la esencia inmovilista del régimen. Aunque nunca faltan noticias que pueden servir para informar o desinformar, como la visita de Orlando Lugo, presidente de la ANAP a Colombia, para conocer “de primera mano el desarrollo y conocimiento de empresarios y productores colombianos en diferentes sectores del agro”.

 

¿Por qué  va a Colombia y no a Vietnam o China? ¿Y por qué a entrevistarse con instituciones dedicadas al financiamiento del sector agrícola?  No sé que pensarán los demás, para quien esto escribe, esa es una noticia con más sustancia que la venta en CUC de artículos que para la hambreada Cuba son un lujo, como celulares o computadoras en CUC, que se sufragan mayormente con remesas de cubanos exiliados.

 

¡O Raúl Castro inicia verdaderas transformaciones mercantiles en la agricultura o la Sucesión entra en un callejón sin salida!

 

 

FUENTES

 

“Petrolera rusa Lukoil estudia construir refinerías en Cuba”, Terra Actualidad- EFE, febrero 27 de 2008.

“Cuba's Mortgaged Future: Castro Regime Foreign Debt, 2007”, Cuba Facts, Issue 37, March 2008, ICCAS (Institute for Cuban & Cuban-American Studies), Univ. of Miami.

C.I.A.-The World Fact Book, www.cia.gov/library/publications/

“Sarkozy’s moral test”, The Economist, December 15th 2007.

Gobierno de Cuba condena disturbios en Tibet de China, Pueblo en Línea, marzo 24 de 2008, http://spanish.peopledaily.com.cn/31621/6379631.html

Hugo García, “Cuba realizará inversiones en el 2008 por más de 6 000 millones”, Juventud Rebelde, marzo 30 de 2008.

“Cuba Eager To Boost Relations With Turkey, Morales”, Turkish Press, 3/29/2008.

“Cuba, Turkey Sign Coop Accords”, Prensa Latina, Ankara, March 26, 2008.

Roula Khalaf, “Libya starts to deploy $40bn fund”, The Financial Times, Tripoli, October 17 2007.

Daniel Dombey and Harvey Morris, “Libya makes first visit to US in 25 years”, Financial Times, Jan 3 2008.

“Firman Cuba y Belarus acuerdos de colaboración económica”, Prensa Latina, La Habana, 27 de marzo de 2008.

“TPAO will explore natural gas in Cuba”, Ankara Anatolia News Agency, March 25, 2008.

“Intercambian experiencias en agricultura Cuba y Colombia”, Prensa Latina, Bogotá, 29 de marzo de 2008.