Diciembre 16, 2018

Cubanálisis - El Think-Tank

LA NOTICIA QUE SE DEBE SEGUIR DE CERCA:

CÍRCULOS INFANTILES CUBANOS AGONIZAN ENTRE LA FALTA DE PERSONAL Y SERIOS PROBLEMAS DE MANTENIMIENTO

CÍRCULOS INFANTILES CUBANOS AGONIZAN ENTRE LA FALTA DE PERSONAL Y SERIOS PROBLEMAS DE MANTENIMIENTO

 

14YMEDIO - CUBA

 

La falta de personal y mantenimiento hunden a los círculos infantiles estatales

 

Al menos 48.000 familias de todo el país siguen a la espera de que sus hijos obtengan un puesto en uno de estos centros

 

MARCELO HERNÁNDEZ

 

La Habana.- Un artículo publicado esta semana en el diario Granma detalla el difícil momento por el que atraviesan las guarderías estatales. En la actualidad estos centros reciben el 18,5% de la población de menos de siete años, unos 134.000 infantes.

 

A pesar de la baja natalidad de los últimos años, al menos 48.000 familias de todo el país siguen a la espera de que sus hijos obtengan un puesto en uno de estos centros, según informaciones de Mary Carmen Rojas Torres, funcionaria de la Dirección de Educación de la Primera Infancia en el Ministerio de Educación.

 

El cierre de 36 círculos a lo largo del territorio nacional y el déficit de personal especializado provocan que muchas familias opten por los círculos privados, un fenómeno que ha ganado fuerza en las últimas dos décadas, especialmente entre los sectores sociales con mayores ingresos que buscan un cuidado especializado y con mejor infraestructura.

 

Desde el pasado año rige una resolución que exige que el infante matriculado en los círculos estatales sea hijo de una trabajadora activa, tenga al menos 11 meses de nacido y pueda caminar. Tienen prioridad las empleadas de instituciones armadas, salud pública y los centros de enseñanza, mientras que las trabajadoras del sector privado han quedado relegadas en la lista.

 

Los bajos salarios que reciben las educadoras de los locales estatales, inferiores a 40 CUC mensuales, hacen que muchas de estas graduadas en la especialidad terminen por abrir su propio negocio de cuidado de niños o sumarse como empleadas a los círculos privados.

 

"Hay 183 salones cerrados por falta de personal, que se traduce en un déficit de 181 educadoras y 2.379 auxiliares pedagógicas", reconoció Yoania Falcón Suárez, funcionaria del Ministerio de Educación. Para aliviar el déficit, se autorizó un mayor número de niños por educadora y ahora reciben un aumento salarial en dependencia de la cantidad de infantes, pero estas medidas no han solucionado el problema.

 

Carmen María es una de las más de 7.000 madres que en la ciudad de La Habana ha solicitado desde hace meses un cupo en un círculo infantil estatal para sus dos jimaguas de un año y medio de nacidos. La mujer trabaja como camarera en un restaurante privado y lamenta que las empleadas del sector estatal tengan prioridad para lograr una plaza.

 

"Voy a esperar un par de meses más a ver si tengo suerte y puedo matricular a los niños en un círculo infantil estatal, porque es más barato, pero sino tendré que terminar contratando una cuidadora privada para poder mantener mi trabajo". Por el momento los hijos de Carmen María están bajo el cuidado de la abuela durante las horas en que ella labora.

 

La mujer opina también que "ha habido un deterioro de la calidad pedagógica de las trabajadoras de estos locales porque antes estaban más cerca de ser verdaderas maestras pero ahora son más como auxiliares que están ahí para cuidar a los niños, pero no les enseñan muchas cosas".

 

Un funcionario del Ministerio de Educación explicó a 14ymedio las razones para priorizar al sector estatal. “Los cuentapropistas tienen mayores ingresos y eso no es un secreto para nadie”, explica el trabajador de este ministerio, bajo condición de anonimato. "En medio de las dificultades que tenemos con el número de plazas y de personal especializado, estamos tratando de ayudar, en primer lugar, a las madres con más bajos salarios", precisa.

 

"También tenemos la política de que todas aquellas mujeres que trabajan en sectores estatales estratégicos puedan tener garantizado su círculo aunque deban esperar un largo tiempo hasta obtener la plaza", agrega el funcionario. "Los círculos infantiles son subsidiados y deben beneficiar a quienes necesitan de ese apoyo, porque otras familias pueden pagar por una cuidadora privada".

 

Las educadoras de círculos infantiles se forman en cursos de nivel medio en las escuelas pedagógicas para jóvenes graduados de 12 grado. En estos momentos hay más de 3.700 estudiantes adiestrándose en estos centros cuyo destino es ocupar plazas en las guarderías estatales y aulas de preescolar. Pero muchos de ellos terminarán desertando de la profesión.

 

Rosario García lleva siete años gestionando una guardería privada en Candelaria. La cuentapropista explica que no tiene problemas para contratar personal, porque muchas educadoras de círculos infantiles de la zona le han manifestado su deseo de laborar en su pequeño negocio. Para García las mayores dificultades van por otro lado.

 

La mujer considera que si las cuidadoras privadas pudieran rentar espacios mayores en los propios círculos infantiles estatales, acceder a recursos educativos a precios preferenciales y ser respetadas y tenidas en cuenta por el Gobierno como educadoras, eso ayudaría a aliviar la gran demanda de plazas.