MARTÍNOTICIAS - ESTADOS UNIDOS

 

Acoso y limitaciones buscan amordazar a la prensa independiente en Cuba

 

Idolidia Darias

 

La limitación de movimiento y el delito de usurpación de la capacidad legal del que acusan ya a tres reporteros en la isla solo buscan "silenciar a la prensa”, dijo el vicepresidente regional de la SIP.

 

El acoso y prohibiciones contra periodistas independientes críticos con el gobierno cubano se ha intensificado en los últimos meses, clara señal de los duros momentos que vive la libertad de prensa en la isla.

 

Henry Constantín, vicepresidente regional de la SIP y director de la revista independiente La Hora de Cuba, dijo a Martí Noticias que las acusaciones contra reporteros independientes, el allanamiento y confiscación de sus medios de trabajo, y la prohibición de salida temporal del país, se han incrementado desde finales de 2016.

 

A criterio de Constantín, esas negativas y restricciones surgen porque las fuerzas del régimen quieren acallar el notable el crecimiento de la membresía de personas enfocadas en comunicar en medios de prensa alternativos, y en las redes sociales, lo que están sucediendo en el país.

 

El comunicador señaló que los que manejan “eso que llaman gobierno cubano" se cansaron de mantener las aparentes reformas de hace unos años, en las que incluyeron el eliminar el trámite de la carta blanca o permiso de salida, y aunque ya no lo exigen, ahora "el MININT impone otras restricciones".

 

Otra motivación del régimen para coartarles la libertad a los reporteros es el cambio de política del gobierno de EEUU hacia la isla, recordó Constantín.

 

Amenazas y restricciones en las dos últimas semanas

 

En lo que va del mes de junio, más de una decena de cubanos, la mayoría reporteros, se vieron imposibilitados de participar en eventos a los que habían sido invitados fuera de Cuba. En algunos casos, las autoridades de Migración les informaron que no conocen los argumentos de la “regulación” contra ellos.

 

Los periodistas Henry Constantín y Sol García, editora de la revista La Hora de Cuba y colaboradora del portal digital 14ymedio, no pudieron participar en el evento regional SipConnet 2017 (del 21 al 23) al que habían sido invitados, porque sobre ellos pesa una acusación por el presunto delito de “usurpación de la capacidad legal” que según las leyes cubanas les impide viajar fuera del país.

 

El 22 de junio, el periodista independiente Manuel Alejandro León Velázquez, residente en Guantánamo y colaborador de Radio Martí y Diario de Cuba, fue detenido por la Seguridad del Estado.

 

Su casa resultó requisada por efectivos policiales, y luego de varias horas de arresto, fue acusado del presunto delito de “usurpación de la capacidad legal”.

 

Carlos Lauría, Coordinador del Comité de Protección a los Periodistas (CPJ) dijo que la detención del periodista independiente guantanamero habla a las claras del entramado legal obsoleto que tiene Cuba.

 

Sobre el incidente también reaccionó el vicepresidente regional de la SIP, quien calificó de "desagradable que otro comunicador haya sido humillado en su vivienda y acusado de un delito absurdo como es el de usurpación de capacidad legal, que solo busca silenciar a la prensa”.

 

Las acciones contra los comunicadores y los activistas que también suelen reportar en las redes sociales lo que ocurre en Cuba son muestra de los "duros momentos que está viviendo la libertad de expresión en la isla”, concluyó Constantín.

 

En octubre de 2016, tras el paso del huracán Matthew por la región oriental de Cuba, varios periodistas independientes fueron detenidos cuando intentaban reportar lo ocurrido.

 

En una nota publicada por el periódico estatal Granma, el gobierno dijo que "no habrá tregua" para los periodistas independientes que operen fuera del control estatal. A la posición de Granma se sumó la Unión de Periodistas de Cuba.

 

El gobierno cubano mantiene un férreo control sobre los medios de información en la isla. Cualquier publicación al margen del oficialismo que no cuente con la aprobación estatal es considerada ilegal.

 

(Con la colaboración de Yolanda Huerga)

 

 

CUBANET - ESTADOS UNIDOS

 

La maldad, bandera de la Seguridad del Estado

 

Si creen que van a lograr algo conmigo por la fuerza están muy equivocados

 

Roberto Jesús Quiñones Haces

 

GUANTÁNAMO, Cuba.- Este miércoles 21 de junio, a las diez de la mañana, acudí a la Unidad Provincial de Delitos contra la Seguridad del Estado (UPDCSE) para cumplir con una citación del primer teniente del Ministerio del Interior (MININT) Miguel Estrada Garbey.

 

Entre el 2014 y esta vez he sido citado seis veces y detenido en dos oportunidades por mi labor como periodista independiente, en franca violación de lo establecido en los artículos 242 y 243 de la Ley de Procedimiento Penal. También me han amenazado con encausarme si voy a la zona de Maisí a indagar sobre lo ocurrido tras el paso del huracán Matthew. Todas han sido acciones ilegales de la Seguridad del Estado, como ilegal ha sido esta nueva citación cuyo motivo, “una entrevista”, tampoco tiene sustento en la ley, pues un encuentro de tal naturaleza es voluntario, concertado entre dos o más personas y pasa por el interés común de sostenerla. En caso de que me hubiera negado, como advierte la citación, podía ser acusado por un delito de Denegación de Auxilio y ya sabemos que nada se puede esperar de la Fiscalía General de la República ni de los tribunales cuando se trata de apoyar los derechos de los ciudadanos frente a los abusos de la Seguridad del Estado.

 

El oficial que me citó fue uno de los que participó en mi detención ilegal el 21 de marzo del 2014, cuando iba a impartir una conferencia sobre la Constitución cubana. Me dijo que “la entrevista” era para hacerme dos actas de advertencia por las noticias que CubaNet publicó los días 2 de febrero, 4 de abril y 3 de mayo de este año con los títulos “Dudosa acusación contra opositor guantanamero”, “A juicio opositor guantanamero” y “Violento primero de mayo en Guantánamo”.

 

A continuación dijo que quería dialogar, pero le respondí que no tenía nada que dialogar con él, mucho menos desde una posición de fuerza e ilegal, pues si iba a hacerme dos actas de advertencia tal detalle debió consignarse en el motivo de la citación y no fue así. Le pregunté si había citado a Julio César Cuba Labaut, periodista de Venceremos, órgano oficial del comité provincial del partido comunista en Guantánamo, para hacerle también un acta de advertencia, pues lo que publicó el 12 de mayo de este año con el título “Primero alegría y disciplina” coincidía ampliamente con lo escrito por mí. Agregué que cuando escribí la noticia desconocía que, además de los dos fallecidos reconocidos oficialmente —aunque muchos guantanameros aseguran que fueron más de seis—, hubo más de 25 personas heridas por armas blancas en varias de las trifulcas ocurridas ese día. Con ese saldo de muertos y heridos es indudable que aquí el Primero de Mayo fue un día violento. Pero a los mandantes de Guantánamo no les gustó esa noticia y el periodista independiente soy yo, no Julio César Cuba Labaut.

 

En cuanto a las otras noticias, me acusó de afirmar que fueron los oficiales del MININT quienes colocaron la droga en la vivienda del opositor pacífico Héctor López Cuba cuando hicieron el registro de su domicilio. Sin embargo, quien las lea se percatará que referí lo expuesto por los familiares del detenido y que en la segunda de ellas aclaré que CubaNet no había podido corroborar ni desmentir las versiones ofrecidas por estas personas.

 

Luego -como si fuéramos amigos de toda la vida- me invitó a que le comentara mis impresiones sobre el discurso del presidente Donald Trump el pasado 16 de junio en Miami y cuando le respondí que le pidiera a sus jefes la grabación de la entrevista que ese mismo día me hizo Radio Martí sobre el tema, me informó que por eso no me iban a permitir viajar a Jamaica el próximo mes de julio. Ahí fue donde entendí que la cita obedecía a la política pavloviana que aplica la seguridad del estado.

 

Como CubaNet informó oportunamente, el pasado 13 de abril intenté prorrogar mi pasaporte y me informaron en la unidad de trámites del carnet de identidad de Guantánamo que tenía prohibido salir del país y que no podían darme información, que me quejara ante el Departamento de Atención a la Ciudadanía del MININT, lo cual hice. Unos veinte días después se apareció en mi domicilio el oficial Ayala, quien me dijo que ya podía prorrogar el pasaporte, pero que si seguía escribiendo como lo estaba haciendo, en vez de viajar a Jamaica, iba a ir preso.

 

Como seguí escribiendo, esperaron a que obtuviera la visa en la embajada de Jamaica y sacara los pasajes para comunicarme esta decisión que me causa un perjuicio económico, lo mismo que han hecho a otros periodistas independientes y opositores.

 

Ellos saben que el viaje era para encontrarme con mi hijo menor, a quien no veo desde el 2012 y al que “el humano, justo y democrático socialismo cubano” le impide entrar al país hasta el 2020 por el “delito” de haber abandonado la misión de trabajo en Venezuela. También -con mucho sacrificio de él, que ha ahorrado dinero desde hace meses para garantizar nuestro hospedaje en Jamaica- iba a conocer a su novia, con quien va a casarse allí, pero desgraciadamente en Cuba hay muchos esbirros que se alegran haciendo daño a otros cubanos.

 

Si creen que van a lograr algo conmigo por la fuerza están muy equivocados. Aún en las más difíciles condiciones voy a seguir luchando por mi libertad. A Dios le pido fuerzas para enfrentar tanta discriminación y abusos y para vivir sin odios ni resentimientos, y que jamás, bajo ninguna circunstancia, me permita ser parte de esa maldad ni de ninguna otra.

 

Junio 25, 2017

Cubanálisis - El Think-Tank

LA NOTICIA QUE SE DEBE SEGUIR DE CERCA:

EL RÉGIMEN INTENTA AMORDAZAR LA PRENSA CUBANA INDEPENDIENTE POR TODOS LOS MEDIOS, LEGALES O NO