Cubanálisis - El Think-Tank

COLECCIÓN: DOSSIERS

PRESENTACIÓN

Eugenio Yáñez, Doctor en Economía

El 16 de noviembre del 2006 falleció Milton Friedman, Premio Nóbel de Economía 1976.

Friedman revolucionó el mundo de la teoría económica, aunque parte de sus teorías sean criticables y requieran otras interpretaciones.

Blanco predilecto de los ataques de totalitaristas, populistas y demagogos, Milton Friedman es el padre del neoliberalismo, esa teoría que ha hecho prosperar a los países que la aplican, y estancarse a los que la repelen.

El neoliberalismo no puede ser culpable de la corrupción, malversación o desidia que tantos gobiernos --fundamentalmente latinoamericanos-- le achacan para explicar la pobreza, el subdesarrollo, la miseria, las desigualdades sociales, la injusticia y el estancamiento. "Neoliberales" o "imperialistas" no son los que malversan las riquezas nacionales, prometen demagogia y quieren socializar la riqueza para terminar universalizando la pobreza, mientras élites delincuentes, privilegiadas y desvergonzadas se enriquecen a espaldas de sus pueblos.

Más aún, buena parte, por no decir la totalidad, de los feroces críticos del neoliberalismo y cancerberos de la "nueva sociedad", ni siquiera se han leído lo fundamental de Milton Friedman.

En este dossier Milton Friedman In Memoriam, con el que se inaugura la COLECCIÓN DOSSIERS de Cubanálisis - El Think-Tank, se presentan dos breves trabajos del Premio Nóbel, de fácil lectura y comprensión, el artículo de The Wall Street Journal del día siguiente a la muerte de Friedman, el artículo de Carlos Alberto Montaner sobre Friedman como "El verdadero revolucionario", y un trabajo más extenso y especializado, que requiere conocimientos de economía para comprenderse plenamente. Cubanálisis - El Think-Tank no necesariamente comparte todos los enfoques y conclusiones de este trabajo SOBRE LA TEORÍA DE MILTON FRIEDMAN, pero considera que puede contribuir al conocimiento del pensamiento de Friedman.

Milton Friedman no fue un dios, sino un ser humano, un científico de la economía. Tampoco fue ese demonio neoliberal que defiende el hambre y el desamparo de los menos favorecidos, como lo pintan los violentos cuando desean quemar McDonald´s o no asistir a las aulas universitarias. No necesitó cuarenta años en la Biblioteca de Londres para dejar su obra inconclusa y terminada por su asistente, ni se requieren círculos de estudio para conocerla. Durante su vida publicó innumerables libros y artículos y grabó series de video sobre los temas más importantes de la economía de nuestro tiempo.

Al igual que tantos "marxistas" que nunca se han leído El Capital, abundan los "anti-neoliberales" que nunca leyeron ni entendieron a Friedman y, lamentablemente, "neoliberales" que tampoco lo leyeron. Su obra no es perfecta ni carece de errores, pero esa discusión es tema especializado más allá de la pretensión de Cubanálisis - El Think-Tank de ofrecer a sus lectores una introducción al conocimiento del pensamiento de este gigante de la economía que tanto ha incidido en las ciencias económicas del tercer tercio del siglo XX y en el siglo XXI.

Es todo muy sencillo: las naciones que han creído en las teorías de Milton Friedman han visto prosperar sus economías, las que respetan esas teorías pero aplican criterios alternativos prosperan menos aceleradamente, y las que lo han execrado para abrazarse a populismos, bolivarianismo o castrismo, no logran avanzar, y por eso deben explicar continuamente todos sus reiterados fracasos recurriendo a  continuas  acusaciones  contra el  "imperialismo", la "injusticia" y la "desigualdad social".

Pero, para decirlo como deberían decirlo los que se llaman marxistas, "la práctica es el criterio de la verdad".

Lo que se aplica perfectamente para la teoría de Milton Friedman. Sin embargo, es algo que no puede decirse de la teoría de Marx, Engels y Lenin.