Cubanálisis - El Think-Tank

COLECCIÓN: DOSSIERS

DOSSIER # 2: CUBA DESPUÉS DE FIDEL CASTRO:  ¿DESPLOME DEL RÉGIMEN,  CONTINUIDAD, SUCESIÓN O TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA?

 

Cuba y la Guerra Fría caribeña

 

Por Robert Buddan, Jamaica Gleaner, Diciembre 3, 2006

 

Fidel Castro ha celebrado su cumpleaños 80 este fin de semana y la Revolución cubana ha conmemorado el 50mo. Aniversario del inicio de su campaña revolucionaría. Ningún otro hecho ha transformado la política internacional del Caribe como lo ha hecho esta revolución. Trajo la Guerra Fría al Caribe. 

 

Los guerreros fríos, Estados Unidos y la Unión Soviética, estuvieron al borde de la guerra nuclear durante la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962. El Caribe sigue siendo el único lugar del mundo donde continúa la Guerra Fría. 

 

Estados Unidos es amigo y aliado del viejo enemigo, Rusia, y quiere que Rusia se una a la Organización Mundial del Comercio, pero no quiere comerciar con Cuba. La China comunista posee la mayor reserva del mundo en moneda de EEUU, pero EEUU bloquea el comercio con  Cuba en moneda de EEUU. EEUU acaba de firmar un acuerdo de libre comercio con Viet Nam, con quien se enfrentó en la más sangrienta y cruel Guerra Fría, pero congela el comercio con Cuba. 

 

Nada de conversaciones de paz  

 

Estados Unidos hasta compra grandes cantidades de petróleo a Venezuela, mientras que su ley prohíbe la búsqueda de petróleo en aguas cubanas. EEUU está dispuesto a realizar conversaciones con posibles potencias nucleares como Corea del Norte e Irán, pero no considerará ningún tipo de discusión con Cuba, a pesar de que Cuba no posee un programa nuclear ofensivo. 

 

¿A qué obedece esta obstinación? ¿Será solo resentimiento, masoquismo, una testaruda negativa a ajustarse a un mundo nuevo, o la nefasta politiquería de la obtención de votos en la Florida? Nadie puede asegurarlo. La comunidad internacional, los mejores amigos de Estados Unidos en la Unión Europea y sus socios del ALCAN, México y Canadá, todos comercian con Cuba. La ONU acaba de aprobar por 15ta. vez consecutiva la eliminación del embargo. El embargo ha costado a Cuba $86 mil millones de dólares.

 

Nadie sabe cuánto ha costado a la economía norteamericana, pero deben ser igualmente miles de millones de dólares. La resolución de la ONU obtuvo el mayor respaldo hasta ahora y solo votaron en contra EEUU y su predecible aliado Israel, junto con potencias globales como Islas Marshall y Palau. 

 

Cuba ya no está aislada en el mundo más allá de Estados Unidos. Es un participante en las principales organizaciones deportivas internacionales, desde las Olimpiadas hasta el béisbol. En septiembre fue el anfitrión de la Cumbre del Movimiento de Países No Alineados y asistieron líderes de todos los continentes. Es más, Cuba se convirtió en un pacificador en esa cumbre, al lograr un nuevo diálogo entre dos amigos nucleares de Estados Unidos, India y Pakistán, algo que EEUU no logró hacer. Cuba es miembro de todas las organizaciones importantes de la región del Caribe y Latinoamérica --económicas, políticas y técnicas--, con excepción de la Organización de Estados Americanos, dominada por EEUU. 

 

Relaciones exteriores 

 

Estados Unidos dice que solo eliminará el embargo contra Cuba cuando los hermanos Castro dejen de gobernar, y cuando Cuba libere a los prisioneros políticos y permita la libertad política en Cuba. Estas condiciones solo refuerzan la mentalidad de Guerra Fría. Del lado norteamericano no se postulan las prácticas democráticas. El gobierno norteamericano ha empleado sus propios medios para terminar con el gobierno de Fidel Castro al tratar de asesinarlo. 

 

Han tratado de llevar la “libertad” a Cuba por medio de la invasión, la desestabilización y un embargo destinado a poner de rodillas a Cuba por medio de la asfixia y el hambre. No hay nada de democracia en esto. Los cubanos se preguntan si el gobierno norteamericano quiere realmente lo mejor para el pueblo cubano. Los cubano-americanos no pueden simplemente visitar Cuba ni siquiera para asistir al funeral de familiares ni enviar más que unos pocos dólares a su familia, sean jóvenes o viejos, en Cuba. Hasta los grupos disidentes dicen que estas restricciones son inhumanas y que la administración Bush ha ido demasiado lejos. 

 

EEUU dice que Cuba debe liberar a los presos políticos. Estados Unidos también. EEUU tiene más prisioneros políticos en Guantánamo que los que se dice que Cuba tiene. Los sospechosos de terrorismo están detenidos sin acusación, sin representación legal y hasta hace poco sin una audiencia. La ONU dice que estos campos de prisioneros deben ser cerrados. Situaciones similares existen en Abu Ghraib y en las prisiones secretas en Europa. Algunos se preguntan si no se debiera juzgar a líderes norteamericanos por crímenes en contra de la humanidad. 

 

La Administración Bush aplica el equivalente de la tortura a los prisioneros y revocó la decisión de Clinton de someter a norteamericanos al Tribunal Penal Internacional de Naciones Unidas.  Los norteamericanos deben poner en orden su propia casa. El nuevo libro de Jimmy Carter dice que los territorios israelíes ocupados en Palestina están relacionados con algunos de los peores abusos de derechos humanos en el mundo, y Estados Unidos tiene que hacer algo con lo que está haciendo su principal aliado. 

 

Las leyes cubanas no son más rigurosas que las de los estados conservadores musulmanes ricos en petróleo que se encuentran entre los mejores amigos de Estados Unidos. 

Fracaso en la exportación de democracia 

 

EEUU quiere promover la libertad y la democracia en Cuba. Ha fracasado en este empeño en Irak. El senador norteamericano Barack Osama dice que una de las lecciones aprendidas en Irak es que la democracia no puede ser impuesta a un pueblo, y mucho menos a punta de fusil.  Los demócratas en el Congreso ahora dicen que se debe permitir a los iraquíes tener la responsabilidad del tipo de gobierno y sociedad que desean tener. Esta regla debe aplicarse también a Cuba. 

 

Los norteamericanos fracasaron en su intento por imponer su clase de democracia en Viet Nam y ahora han llegado a respetar las decisiones de Viet Nam. No han consolidado la democracia en Irak y Afganistán. Instauraron un régimen sangriento en Haití entre 2004 y 2006.  Transparencia Internacional dijo que Haití se había convertido en el país más corrupto que ellos habían asesorado. 

 

No hay evidencia que sugiera de que Estados Unidos pueda orientar o establecer condiciones para el futuro de Cuba. El resto del mundo comprende que debe relacionarse con Cuba según los términos de Cuba. Unos 1 800 líderes de 80 países han llegado a Cuba para dar sus buenos deseos a Fidel Castro. Ellos aprecian la generosidad sin precedentes de Cuba al suministrar profesionales y servicios médicos  a medio millón de personas por medio de la Operación Milagro (cirugía ocular) en África, Asia y las Américas. Pero hay una oportunidad especial ahora para que EEUU y Cuba abran nuevos caminos de una vez por todas, y para que la diplomacia caribeña lidere el hecho. 

 

La  diplomacia es el mejor camino hacia la democracia. Los demócratas en el Congreso esperan poder suavizar o eliminar el embargo norteamericano. Hombres de negocios en EEUU quieren buscar petróleo, vender productos agrícolas, invertir en minerales e infraestructura y obtener beneficios del crecimiento turístico cubano. Los cubano-americanos quieren visitar a sus familiares, enviarles dinero y también hacer negocios. El Caribe necesita la ventaja del comercio con EEUU y Cuba y entre ellos dos. 

 

Los beneficios para el Caribe serían enormes. Los inversionistas caribeños ya no tendrían que temer invertir en Cuba. Los turistas norteamericanos ya no estarían impedidos de viajar entre Cuba y el resto del Caribe. La gente que hace negocios, que va de vacaciones, que estudia o recibe tratamiento de salud en Cuba ya no tendría que temer a las leyes norteamericanas ni se vería impedidas de viajar a EEUU porque sus pasaportes hayan sido acuñados en Cuba. 

 

Los éxitos de Cuba en ciencia y tecnología, en salud, energía y agricultura estarían más disponibles para los sectores público y privado del Caribe. Por suerte, los tiempos están cambiando. EEUU y Cuba no pueden permanecer congelados en el tiempo.