Cubanálisis - El Think-Tank

COLECCIÓN: DOSSIERS

DOSSIER # 2: CUBA DESPUÉS DE FIDEL CASTRO:  ¿DESPLOME DEL RÉGIMEN,  CONTINUIDAD, SUCESIÓN O TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA?

 

SEIS MESES SIN FIDEL CASTRO

 

Fernando Ravsberg, BBC Mundo, Enero 27, 2007

 

Seis meses después de que Fidel Castro entregara temporalmente el poder, aún no es claro cómo será la el fin del a transición del gobierno cubano.

 

Raúl Castro encabeza el gobierno de transición, pero aún no son perceptibles los cambios que trae su estilo diferente de manejar el país.

 

Si a eso se le añade el nivel de secreto alrededor del estado de salud de Fidel Castro, es claro que la enfermedad del presidente y la transición en el gobierno cubano han despertado más preguntas que respuestas.

 

Fernando Ravsberg, colaborador de BBC Mundo en La Habana, responde sobre lo que se vive en este momento en Cuba.

 

¿Se puede hablar de que ya concluyó la transición?

 

Yo creo que no. Se puede hablar de que ha empezado, pero mientras Fidel Castro esté vivo, no va a concluir ni Raúl Castro va a desarrollar todas las políticas propias que pueda plantearse.

 

Eso sí, ha empezado a gobernar, ha hecho cambios en varios ministerios, ha cambiado al secretario general de los sindicatos, y evidentemente se siente el estilo de Raúl al gobernar. Me comentaba alguna gente ayer que ha mejorado el abastecimiento de la libreta de racionamiento en cosas como el jabón, el aceite, etcétera.

 

¿Cómo se puede definir ese estilo de gobernar, qué señales está dando en ese sentido?

 

La diferencia es que Fidel Castro gobernó todo el tiempo a viva voz y de cuerpo presente, mientras que Raúl Castro maneja los hilos detrás de bambalinas.

 

Raúl Castro es un hombre de aparato del partido y gobierna a través del partido, mientras que Fidel Castro se puede decir que gobernaba a pesar del partido.

 

¿Raúl Castro habría tenido un papel más protagónico de lo que se le reconocía en la conducción de Cuba en los últimos años?

 

Por supuesto que lo ha tenido. Raúl Castro ha jugado un papel muy importante a nivel económico. Es la persona que, según se comenta, logró que Fidel Castro accediera a abrir los mercados agropecuarios.

 

Por ejemplo, el sistema empresarial que está desarrollándose ahora para todas las empresas cubanas nació en las empresas de las fuerzas armadas.

 

Además muchos de los ministros que el propio Fidel Castro tenía son hombres de Raúl de las fuerzas armadas.

 

Yo creo que Raúl Castro venía jugando un papel mucho mayor del que se veía, justamente por su estilo de gobernar tras bambalinas.

 

¿Qué dimensión tienen los cambios que ha introducido Raúl?

 

Hasta ahora son cambios imperceptibles.

 

La población habla de mejor abastecimiento, ha hecho cambios de algunos ministros, quitó al secretario general de la Central de Trabajadores, ese tipo de cosas, pero todavía no ha desarrollado a plenitud un gobierno "raulista".

 

Yo creo que eso no va a suceder mientras Fidel esté vivo.

 

¿Más allá del estado de salud del líder cubano, hay alguna señal que indique que terminó el proceso de transición?

 

No. Incluso muchos cubanos piensan que puede llegar a volver aunque nadie piensa que a desarrollar el tipo o la cantidad de actividad que desarrollaba antes.

 

Creo que lo que ha caído es la imagen de caudillo.

 

La gente lo ha visto anciano, enfermo, cansado, sin poder caminar, sin poder moverse.

Se ha caído esa imagen de caudillo inmortal que se había desarrollado sobre Fidel Castro, de un hombre del cual no se conocía nada sobre su vida privada, un hombre al que le habían hecho cerca de 600 atentados.

 

Había todo un mito en torno a eso que se derrumbó con las imágenes de él enfermo y muy avejentado.

 

Algunos analistas creen que este elaborado y lento proceso de transición lo que habría conseguido es echarle agua fría a los ánimos apasionados de los cubanos de Miami. ¿Esto es así? ¿Cuál es la percepción en Cuba?

 

Este tipo de transición ha sido el escenario perfecto para el gobierno cubano.

 

Es un escenario que nadie preveía, el de la transición con Fidel en vida, porque todo el mundo esperaba que Fidel estuviera hasta el último minuto al frente del gobierno, que muriera, como decía un amigo mío, "hablando en un acto político en las calles de La Habana".

 

Eso no ocurrió. Fidel Castro se enfermó y eso ha permitido una transición lenta que de cierta forma ha sido beneficiosa para mantener cierto orden y la paz interna en Cuba.