Opositores cubanos en compás de espera tras enfermedad de Castro

 

Por Anita Snow - LA HABANA - Marzo 19, 2007

 

Las esposas de presos políticos aún se visten de blanco todos los domingos para marchar silenciosamente en favor de la excarcelación de sus maridos y un grupo defensor de los derechos humanos sigue emitiendo cada seis meses su reporte sobre los prisioneros de conciencia.

 

Pero ocho meses después de que Fidel Castro se enfermase y a cuatro años de una amplia batida contra la disidencia, la oposición cubana ha asumido un papel más discreto en espera de ver qué rumbo toman las cosas.

 

"Cuba es un país a la expectativa", dice el veterano activista de derechos humanos Elizardo Sánchez. "¿Qué va a pasar con el comandante? ¿Qué va a pasar después? Si toda la población está en espera, ¿por qué la oposición tiene que estar corriendo por allí y por allá?".

 

Sánchez preside la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, que emite una lista de prisioneros políticos cada seis meses.

 

Desde que Castro anunció el 31 de julio que se había sometido a una operación intestinal e iba a entregar temporalmente el poder a su hermano Raúl, el flujo de cartas abiertas y declaraciones que los críticos del gobierno enviaban a la prensa internacional se ha reducido.

 

Las conferencias de prensa usualmente celebradas varias veces a la semana por una serie de pequeños grupos de disidentes son ahora muy raras. Incluso Martha Beatriz Roque, quien era una de las figuras de la oposición más activas, se ha tomado el tiempo para atenderse sus problemas de diabetes.

 

"Los más optimistas pensaban que iban ver una serie de reformas como las de China", dijo Sánchez, refiriéndose a la mezcla de iniciativas de economía mercado lanzadas por el estado con el sistema político unipartidista que existe en ese país asiático. "Pero se ha visto una sucesión casi feudal, que todo sigue igual".

 

El gobierno comunista está orgulloso de la tranquilidad que ha reinado en el país desde que Raúl Castro, de 75 años, tomó las riendas de manos de su hermano de 80 años.

 

Aunque las condiciones de salud de Fidel Castro y los detalles de la enfermedad que le aqueja siguen siendo un secreto de estado, muchos piensan que sufre de diverticulitis, que puede causar inflamación y hemorragia en el colon. Parece improbable que el presidente vuelva a ejercer el gobierno plenamente, pero varios funcionarios han dicho recientemente que se está recuperando tan bien que pudiera suceder.

 

Mientras tanto no ha habido cambios en Cuba y Raúl Castro no ha dado indicios de planear reformas. "Inmovilismo" es como los disidentes describen la actual situación política, incluido el propio movimiento opositor.

 

"Hoy, cuando Cuba vive un momento particularmente incierto debido a la enfermedad de Fidel Castro, no puede descartarse una nueva ola represiva, en lugar de los urgentes cambios que requiere la crítica situación política, económica y social que afronta el pueblo", dijo Miriam Leiva, esposa de un preso político, en un artículo reciente en la Internet.

  

   Cubanálisis - El Think-Tank

COLECCIÓN: DOSSIERS

DOSSIER # 2: CUBA DESPUÉS DE FIDEL CASTRO:  ¿DESPLOME DEL RÉGIMEN,  CONTINUIDAD, SUCESIÓN O TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA?