Cubanálisis - El Think-Tank

COLECCIÓN: DOSSIERS

DOSSIER # 2: CUBA DESPUÉS DE FIDEL CASTRO:  ¿DESPLOME DEL RÉGIMEN,  CONTINUIDAD, SUCESIÓN O TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA?

 

 

Digan lo que digan los voceros del imperialismo la revolución continúa en marcha

Fidel, la historia y los lacayos del imperio

 

Ernesto Wong Maestre (Correos para la Emancipación)

 

Los poderosos medios de comunicación integrantes del sistema comunicativo del imperialismo como son AP, CNN, ABC, BBC, etc, se refieren a la "ausencia" de Fidel de las deliberaciones y debates de la Asamblea Nacional de Cuba como si tales sesiones sin Fidel fueran la prueba del deterioro de la democracia socialista en Cuba.

 

Semejante ignorancia los llevará al descrédito –una vez más- pues no se percatan de que Fidel está presente ideológicamente en todas esas sesiones, quizás más que cuando está presente físicamente, pues todos los diputados y todos los dirigentes conscientemente cuando proponen, cuando apoyan o cuando discrepan, lo hacen basados en la formación ideológica socialista y fidelista con la que se han formado y que ha permitido un escudo defensivo de mucha importancia ante los poderosos embates de los sucesivos gobiernos antidemocráticos estadounidenses. El sistema político cubano, basado en el poder popular, es fidelista, porque es verdaderamente democrático, que es ser verdaderamente un poder basado en el poder del pueblo.

 

Y esa formación ideológica socialista ha sido labrada junto al pueblo cubano durante más de cuarenta años por Fidel quien ha tenido y tendrá la legitimidad dada por la aprobación de más del 95% de los electores cubanos que cada cuatro año, desde 1976, eligen, y de cientos de millones de seres humanos dispersos en todo el mundo que en más de una ocasión han dado muestras de su respaldo al Comandante Fidel. Véanse las miles de listas de firmas en Internet donde se estampa el cariño, la admiración y el respeto humano hacia Fidel. Y que son firmas de trabajadores sencillos o de gobernantes latinoamericanos o africanos, e incluso de personalidades reconocidas de los propios EEUU. ¿Cuántas listas de firmas populares han apoyado a Bush sino las de los grandes oligopolios y transnacionales que se benefician de su gestión?¿puede el gobernante estadounidense visitar otros países y recibir las mismas bienvenidas masivas que los pueblos tributan a Fidel?.

 

Entonces ¿qué moral puede tener un gobernante estadounidense como Bush, quien tuvo que usar instrumentos fraudulentos para poder ganar las últimas elecciones presidenciales, para criticar la verdadera democracia participativa en Cuba donde votan a favor del socialismo más del 95% de la población?

 

¡Que insensato es ese comentarista de CNN, “especialista en huracanes” de apellido Arduino, que habla de "la dictadura de Fidel" sin respetar las opiniones de los más del noventa por ciento de los cubanos que viven en Cuba que en cada quinquenio votan, directa y secretamente, en las elecciones cubanas, el verdadero “huracán revolucionario caribeño”, para elegir a sus diputados fidelistas, y estos han elegido -en varios períodos presidenciales- mediante el voto secreto y directo a Fidel como Presidente de la República de Cuba!

 

¿Por qué no escuchar a esos cientos de millones de seres humanos en el mundo que consideran casi como “un santo” a Fidel y que lo hacen por razones de pura lógica humana?. ¿Por qué esos comentaristas de CNN "escuchan" –como hace el tal Arduino- más a los gobernantes asesinos que bombardean ciudades y poblados asesinando a miles de personas y no a aquellos que han recibido durante más de treinta años la ayuda médica cubana ofrecida por Fidel a más de sesenta países de cuatro continentes? ¿Por qué esos comentaristas no tienen el valor de renunciar a su puesto antes de ser cómplices de los asesinos? ¿O es que hay algunos que comparten las ideas asesinas de la camarilla Bush o no son capaces de renunciar a su empleo ante la disyuntiva de mentirle a los televidentes o ser honestos? ¿cómo entonces pueden hablar de la corrupción en otros países si esos comentaristas de CNN o ABC son los primeros corruptos al no decir o escamotear la verdad a causa de ganar más dinero?

 

Los gobiernos que han apoyado la condena al bloqueo estadounidense contra Cuba (el 95% de los miembros de las ONU) ¿no merecen el respeto de los comentaristas de la CNN? ¿O estos señores de la comunicación privada creen que el 95% de los gobiernos de la ONU son cómplices de una supuesta "dictadura" en Cuba? ¿Por qué no usan el sentido común y se colocan del lado de la justicia y de la verdad que es el lado de las grandes mayorías?. ¿Por qué cuando critican y se refieren al "dictador Fidel" no se refieren a los millones de vidas salvadas en Cuba y en muchos otros países del mundo gracias al liderazgo de Fidel y a su obra humana?. Con sólo haberse bajado la mortalidad infantil en Cuba de 50/1000 a 6 o 7/1000, en los últimos 30 años, ha permitido salvar la vida a más de 500 mil seres humanos que no hubieran vivido si no hubiera existido la obra social de Fidel en Cuba. ¿Cuántos premios, reconocimientos, medallas, diplomas, no se han ganado las instituciones cubanas de los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud, UNESCO o FAO por la obra social realizada y los resultados humanos alcanzados por Cuba bajo la conducción de Fidel? ¿Por qué niegan y ocultan esto sistemáticamente en los medios de comunicación privados del sistema imperialista de comunicación? A ellos hay que recordarles la máxima martiana: la “discreción es el pasaporte de la honradez”. ¿O es que a los comentaristas y conductores de programas de CNN no les importa ser honrados?

 

Cualquier persona honesta tiene la respuesta en la punta de labios para decirla, pero entonces, una vez dicha, habría que preguntarles ¿porqué esos personajes de los medios de comunicación del imperialismo (CNN, ABC, AP, etc) tienen que usar la mentira para tratar de negar la obra de Fidel y no se deciden a defender abiertamente a los asesinos de pueblos como Bush y proclamar franca y abiertamente sus sentimientos imperialistas y asesinos, es decir, los sentimientos de opresión, represión, discriminación y vasallaje con que quieren dominar al mundo? ¿dónde está la ética de dichos comunicadores?

 

Y esos personajillos no se proclaman abiertamente agresores o intervensionistas porque saben que no tienen la razón, no tienen la moral, ni tienen el valor para hacerlo, aún cuando disfrutan ver caer las bombas de Bush sobre pueblos indefensos y hablar de “violencia sectaria” cuando de lo que deberían hablar es de “violencia invasora externa”, y es más fácil para ellos tildar de "dictador", a un gran líder de pueblos –como es Fidel- y repetir el decálogo de mentiras y de lineamientos imperiales recibidos periódicamente del Consejo de Seguridad Nacional de los EEUU quien junto al FBI mantienen férreo control de las operaciones institucionales y familiares de los miembros de las Directivas de esos medios y del funcionamiento interno de los mismos, para entonces, con esa información, ejercer todo el poder para que los medios de comunicación hagan lo que el gobierno estadounidense quiere y desea.

 

Para una mayor tranquilidad de las amplias poblaciones honestas del mundo, y de los internautas progresistas que cada día son más millones, hay que reconocer que en América Latina y el Caribe, África o Asia, se está desarrollando un creciente y masivo movimiento popular, desde las bases, con profundas transformaciones de las conciencias y de las conductas humanas, que están conduciendo a jóvenes políticos o a incansables políticos populares al poder gubernamental , y son respetuosos de la obra de Fidel, y lo hacen con el fin de "deslastrarse", de "quitarse de arriba" a esos "gendarmes" de la política que la convirtieron en una esfera de corrupción en lugar de un espacio para ejercer la ciudadanía. Tales casos han sido observados en las elecciones populares de: Venezuela con el líder venezolano Hugo Chávez (1998 y 2006); en Brasil con el líder sindical y miembro del Foro de Sao Paulo, Luis Inacio Lula (2002 y 2006); en Uruguay con la victoria del Frente Amplio y Tabaré Vásquez (2004); en Argentina con la derrota del lacayo imperialista de Menem y la victoria de Nestor Kichnner (2003); en Bolivia con el líder indígena Evo Morales (2005); en Nicaragua con la elección de Daniel Ortega (2006), en Ecuador con la rotunda victoria del economista y joven profesor Rafael Correa (2006); y en África decenas de elecciones con las invencibles victorias populares electorales en Namibia, Angola, Sudáfrica, Mozambique, Zimbabwe o Argelia, entre otras, así como los avances del socialismo en Asia, como es en la República Popular China, en Viet Nam o en Corea del Norte, entre otras naciones, y de las que surgen renovadas acciones de integración y de intercambio con la Isla de la Libertad en el Caribe liderada por Fidel Castro y con la Venezuela Bolivariana liderada por Hugo Chávez para avanzar hacia el socialismo.

 

En estos tiempos, ante la agresión que sufrimos a diario por parte de los medios de comunicación internacionales privados, hay que tener paciencia y optimismo con lo que hace Telesur ahora por la vía televisiva, recordando lo que hizo en su época y, aún hace hoy, de forma radial, Radio Habana Cuba. Pero al mismo tiempo, hay que recordar, reconocer y repetir aquella famosa frase de aquel genio, quien ante el omnímodo poder imperial de la época, con mucha sinceridad y honestidad reconoció -ante el patíbulo de la muerte y ante los inquisidores religiosos - que "a pesar de todo, se mueve". Es decir, digan lo que digan todos esos voceros del imperialismo mundial, y sus súbditos comunicacionales, la revolución continúa su marcha, y como dijo Fidel en la II Declaración de La Habana y lo recordó el Che en la Asamblea General de la ONU en 1962: "esta gran humanidad ha dicho basta y ha echado a andar, y su marcha de gigantes nadie la detendrá".

 

Contra todos los pronósticos imperiales y mediáticos de nueve administraciones estadounidenses, el pueblo cubano se ha mantenido liderado por Fidel y apoyándolo hasta con la propia vida, porque ha sido Fidel quien dirigió el proceso de liberación popular contra la dictadura militar batistiana, la cual acabó con la vida de veinte mil jóvenes cubanos y mantuvo a la Isla bajo la bota de los marines yanquis. Fidel es quien ha dirigido el proceso de emancipación social de los cubanos para hacerlos dueños de su propio destino, desde los epopéyicos días de Girón o de Octubre hasta garantizarles la educación, la salud, la seguridad social, el deporte y la cultura gratuitamente, y desarrollarles integralmente en las ciencias y las técnicas, dominar la biotecnología y la ingeniería genética, y entrar al mundo nanotecnológico en este siglo XXI, sin complejos ni prejuicios, luego de que en 1981 un astronauta cubano fuera el primer latinoamericano en haber llegado al espacio ultraterrestre, en que quedó demostrado que el bloqueo yanqui era erosionado también desde el cosmos con la solidaridad internacional y socialista de la otrora URSS. ¿Cómo el pueblo cubano olvidará alguna vez que en cada Olimpiada suben al podio dorado decenas de jóvenes cubanos que implantan marcas mundiales y olímpicas gracias al sistema social socialista que disfrutan? ¿Cómo su pueblo va a olvidar que Fidel, como líder máximo, ha propiciado que Cuba sea el único país en el mundo donde cada aula de cada escuela tenga un televisor para que todos sus alumnos puedan ver y escuchar clases magistrales de famosos profesores y sea uno de los primeros países en el mundo con alto índice de escolaridad?. Al lado de todos estos enormes logros sociales, la libreta de racionamiento o la prohibición publicitaria, a apoyar desde dentro de Cuba, al imperialismo estadounidense, quedan ampliamente justificada. Fidel tuvo, tiene y tendrá la razón.

 

Fidel es, sencillamente, el líder de los creadores de la Nación cubana soberana, independiente y libre, y por ello, de la propia identidad cubana que se impregna en los médicos, maestros, profesores, trabajadores, obreros, campesinos, artistas y profesionales que construyen el socialismo y andan por el mundo, ayudando a Nicaragua, a Sudáfrica, a Ghana, a Venezuela, a Pakistán o a Bolivia. Sus hijas e hijos así lo sienten, a diferencia de los que fueron a vivir al norte, “al monstruo”, revuelto y brutal que los humilla y los desprecia, y ello es lo que les quedará en sus mentes y almas cuando sobrevenga la desintegración de los EEUU a causa de las ambiciones y egoísmos monopolistas.

 

Casi medio siglo después, otro grande de los pueblos como lo está demostrando ser Hugo Chávez, está enrumbando, orientando, encaminando, a gran parte del continente americano, con una creciente influencia humanista, cristiana y revolucionaria sobre más de quinientos millones de habitantes, hacia el sistema socialista, el cual fue proclamado y defendido por Fidel durante toda su vida a partir de las bases ideológicas y políticas legadas por Simón Bolívar, José Martí, Carlos Marx, Federico Engels, Benito Juárez, Emiliano Zapata, Vladimir Ilich Lenin, Julio A. Mella, Augusto Sandino, Carlos Mariátegui, Farabundo Martí, Che Guevara, Mao Zedong, Carlos Marighela, Francisco Camaño, Ho Chi Minh, Gamal Abdel Nasser, Nkwame Nkrumah, Joseph B.Tito, Ahmed Sukarno, Jawarhal Nehru, Michael Manley, Turcios Lima, Omar Torrijos, Amilcar Cabral, Patricio Lumumba, Samora Machel, Indira Gandhi, Houari Bumedien, Salvador Allende, Maurice Bishop, Agostihno Neto, Marian Ngouabi, entre otros muchos, de quienes se enriqueció ideológicamente y, algunos de los cuales, conoció y apoyó en sus incansables luchas antiimperialistas y de liberación nacional. Por ello, es por lo que recientemente Hugo Chávez –con justa razón y evidencias- ha dicho que “Fidel es la historia viva” y por lo que resultará harto difícil, para el imperialismo, borrarla o escribirla a su antojo.

 

Esa fue, es y seguirá siendo gran parte de la historia de América Latina y el Caribe en el siglo XX de Fidel o en el siglo XXI de Chávez, en ambos casos, la historia escrita por sus pueblos en el poder.

 

5 Enero 2007