Guatemala, viernes 30 de marzo de 2007

 

Cuba espera reaparición de Fidel Castro tras ocho meses de convalecencia

 

La Habana - Cuando se cumplen ocho meses de la retirada temporal del poder de Fidel Castro para recuperarse de una cirugía intestinal, Cuba inicia el mes de abril con la perspectiva de una inminente reaparición de su presidente, aunque muchos aún dudan de que pueda volver al poder del mismo modo en que se mantuvo durante casi medio siglo.

 

El primer artículo firmado por el propio Castro en sus ocho meses de convalecencia, que apareció el jueves en la prensa nacional, ha reafirmado en muchos esta impresión.

 

“En la calle se cuenta con que Fidel podría aparecer en cualquier momento, en un mensaje televisado o así, pero no creemos que vaya a volver a estar como antes, el gobierno seguirá seguramente en manos de Raúl” Castro, opina Alberto, residente del barrio habanero de Vedado. De todos modos, Fidel Castro seguirá presentándose “para demostrar que está allí”, agrega.

 

De la misma opinión es el portavoz del movimiento disidente Arco Progresista, Manuel Cuesta Morúa, para quien el artículo firmado por Fidel Castro es un intento de acostumbrar al pueblo cubano a un “nuevo estilo de dirigir el país, a través de la opinión escrita del presidente”.

 

“Es una señal de que Castro no regresará a la vida pública físicamente, hablando, y que el nuevo estilo -escrito- sustituirá su vieja capacidad de presentarse maratónicamente al pueblo cubano” , dijo Cuesta Morúa a la agencia dpa.

 

Fidel Castro “no va a morir de inmediato, pero la enfermedad le incapacita para seguir dirigiendo el país del mismo modo que las últimas décadas. Será una presidencia convaleciente en la que a través de la escritura se comunicará con el pueblo”, consideró el opositor moderado.

 

Por el contario, la dirigencia cubana y algunas personalidades de fuera de la isla siguen insistiendo en la recuperación del mandatario e incluso, en los últimos tiempos, ha habido indicaciones más concretas sobre la posibilidad de que Castro, de 80 años, reasuma las funciones que el 31 de julio de 2006 delegó temporalmente en su hermano Raúl.

 

De hecho, el presidente boliviano, Evo Morales, se aventuró incluso a fijar una fecha para la reaparición de Castro: el 28 de abril, con motivo de una posible celebración en La Habana del primer aniversario del ingreso de su país en la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) .

 

Aunque las autoridades cubanas no han confimado esta fecha, tampoco han desestimado una pronta reaparición de Castro.

 

“La expectativa que tenemos todos es que ya lo tendremos pronto con nosotros de una manera más activa” , dijo a fines de mes la ministra cubana de la Industria Básica, Yadira García.

El presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, fue más allá y reveló su deseo de postular a Castro para un nuevo mandato como presidente del Consejo de Estado, en las elecciones que Cuba celebrará a finales de este año o a comienzos del próximo.

 

“Yo lo postularía. Estoy seguro de que va a estar en perfectas condiciones para seguir asumiendo esa responsabilidad” , declaró Alarcón a la prensa.

 

La última vez que se vio a Fidel Castro en público fue el 26 de julio del año pasado, con motivo de la celebración del aniversario del asalto al Cuartel Moncada, el primer intento - -fracasado - - del líder cubano de derrocar al régimen de Fulgencio Batista, en 1953.

 

Desde el sorpresivo anuncio de la delegación de poderes, cinco días más tarde, a Fidel Castro sólo se lo ha visto en seis videos y varias fotografías tomadas en ocasión de la visita de diversos dignatarios a la isla. Ni siquiera participó en los homenajes que en diciembre se le rindieron por su 80 cumpleaños, y a los que acudieron intelectuales y personalidades de todo el mundo.

 

La última imagen de Castro data del 12 de marzo, cuando el premio Nobel de Literatura colombiano, Gabriel García Márquez, visitó La Habana y se entrevistó con su amigo de largos años. La foto, publicada una semana después por el diario colombiano “El Tiempo”, mostraba a un Castro vestido -como ha venido siendo habitual- con ropa deportiva de la selección nacional cubana, y con un aspecto visiblemente mejorado. También en aquella ocasión “Gabo” aseguró haber visto al Fidel Castro “de siempre”.

 

Además, ese mismo día Castro conversó telefónicamente con su principal aliado en la región, el presidente venezolano Hugo Chávez, a quien aseguró encontrarse “muy bien”.

 

“Está entero, chico, está entero”, corroboró esta misma semana su hermano mayor, Ramón.

 

Menos convencido parece estar Estados Unidos. El secretario de Estado adjunto para Iberoamérica, Thomas Shannon, consideró también esta semana que pese a las aseveraciones cubanas Fidel Castro está “totalmente enfermo y débil”.

 

“Es evidente que él está totalmente enfermo y débil, pero todavía anda” , dijo Shannon. A su juicio, aunque “parece que sí hubo una transferencia de poder en términos del gobierno día tras día” , Castro sigue estableciendo “el contexto, los parámetros”.

 

“Por eso no hemos visto cambios o un discurso del futuro, del cambio, por parte del gobierno de Cuba. Todavía están atrapados en ese modelo de Fidel Castro” , agregó el alto diplomático norteamericano, cuyo gobierno ha reiterado varias veces su negativa a negociar con Raúl Castro, a quien considera un “segundo Fidel”. -DPA

 

 

   Cubanálisis - El Think-Tank

COLECCIÓN: DOSSIERS

DOSSIER # 2: CUBA DESPUÉS DE FIDEL CASTRO:  ¿DESPLOME DEL RÉGIMEN,  CONTINUIDAD, SUCESIÓN O TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA?