Cubanálisis - El Think-Tank

COLECCIÓN: DOSSIERS

DOSSIER # 2: CUBA DESPUÉS DE FIDEL CASTRO:  ¿DESPLOME DEL RÉGIMEN,  CONTINUIDAD, SUCESIÓN O TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA?

 

CONGRESISTAS DE EEUU ESPERANZADOS EN DIÁLOGO

 

 

Por Esteban Israel, 15 de Diciembre, 2006 31

 

LA HABANA (Reuters) - La mayor delegación del Congreso de Estados Unidos que visita Cuba desde el triunfo de la revolución, llegó el viernes a La Habana con las maletas cargadas de expectativas de reanudar el diálogo con el gobierno comunista de la isla, interrumpido hace casi 46 años.

 

Los 10 congresistas de los partidos Republicano y Demócrata esperan reunirse el fin de semana con el presidente interino Raúl Castro, que hace dos semanas dijo estar dispuesto a negociar con su archienemigo Estados Unidos.

 

"Este es un momento importante (...) Esperamos lanzar una nueva era en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos," dijo a periodistas el representante republicano Jeff Flake, a su llegada a La Habana.

 

El encuentro con Raúl Castro, que reemplazó en julio en el poder a su hermano Fidel, el líder histórico de la revolución, está aún en el aire.

 

Lo que sí está confirmado es que se reunirán con el canciller Felipe Pérez Roque; el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, y con varios ministros.

 

Fidel Castro, de 80 años, no ha sido visto en público en más de cuatro meses, atizando los rumores sobre un empeoramiento de su salud. Washington apuesta a que su desaparición haría caer el sistema socialista de la isla, que, según La Habana, sobrevivirá bajo las riendas de Raúl.

 

Raúl Castro dijo el 2 de diciembre que Cuba está dispuesta a resolver sus problemas con Estados Unidos en la mesa de diálogo, pero aclaró que no aceptará ni una sombra sobre su soberanía.

 

"Todavía no sabemos cuáles son las condiciones (que pondrá Cuba) (...) Nuestro mensaje es de buena disposición, de trabajar con la gente aquí mano a mano, hablando claramente," dijo la representante demócrata Hilda L. Solis.

 

La Casa Blanca ha dicho que Raúl Castro es un "dictador en espera" y se opone a contactos como los que están buscando los congresistas.

 

Pero el demócrata Jim McGovern dijo que su viaje a La Habana era "lo correcto."

 

"Hace mucho tiempo que pienso que nuestra política hacia Cuba ha sido arrogante y estúpida. Quiero que cambie y creo que esta puede ser una buena oportunidad para explorarlo," comentó.

 

"CONGRESO EEUU QUIERE DIALOGO"

 

Cuba y Estados Unidos libran una guerra ideológica desde hace casi medio siglo. Washington mantiene un embargo comercial sobre la isla desde hace más de cuatro décadas, que Cuba considera un "bloqueo" que ha frenado su desarrollo económico.

 

Una enmienda en el embargo permite, no obstante, que Estados Unidos venda alrededor de 500 millones de dólares anuales en productos agrícolas que Cuba paga al contado.

 

El representante demócrata William Delahunt dijo que llegó la hora de "reconfigurar" las relaciones entre ambos enemigos, separados por apenas 150 kilómetros de mar.

 

"Estamos aquí para hablar en nombre de nuestros colegas. Hay una mayoría significativa del Congreso estadounidense que cree que ha llegado la hora de involucrarse en el diálogo," dijo.

 

La conquista democráta del control del Congreso, dijeron, podría flexibilizar las sanciones contra Cuba, endurecidas por el presidente George W. Bush.

 

"A pesar de que, creo, continuaremos teniendo profundas diferencias con el gobierno cubano," aclaró Delahunt.

 

Los congresistas hablaron, por ejemplo, de levantar las sanciones que limitan los viajes de emigrantes cubanoestadounidenses a la isla y el envío de remesas a sus familiares.

 

La visita de los legisladores estadounindeses, que no fue anunciada oficialmente en Cuba y de la que algunas personas se enteraron a través de las antenas ilegales de televisión por satélite, despertó la curiosidad de muchos.

 

"Algún arreglo tiene que haber. Que la gente pueda viajar a Estados Unidos, que los americanos puedan venir. Cuba quiere un arreglo con Estados Unidos y eso ya es un progreso," dijo Daysi, una empleada estatal de 55 años, que hacía fila frente a una heladería de La Habana.

 

Los congresistas se entrevistarán con el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, y con varios diplomáticos.

 

Sin embargo, declinaron comentar si pretenden reunirse con disidentes, a los que el gobierno de Cuba tilda de "mercenarios" a sueldo de Estados Unidos.

 

(Con reporte de Anthony Boadle, Marc Frank y Rosa Tania Valdés en La Habana)