Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Venta de casas en Cuba es un negocio millonario

 

Nora Gámez Torres, El Nuevo Herald

 

Una casa de dos plantas y seis habitaciones en Santa Fe, una zona costera al oeste de La Habana, se vende por $ 1,5 millones. Otra casa “de lujo capitalista de los años 50 en la mejor zona de Miramar”, otro barrio exclusivo de la capital, se oferta por $600,000.

 

La compraventa de casas en Cuba es un negocio millonario que mueve un valor monetario cercano a la mitad del Producto Interno Bruto de la isla, señala un estudio publicado en la revista CubaGeográfica, editada en Miami.

 

Según cálculos conservadores del autor del estudio, el sociólogo y urbanista Carlos García Pleyán, el volumen de la venta de casas se estima en 37 mil millones de pesos anuales, [unos $1,5 mil millones] cerca de la mitad del PIB que reportó el gobierno entre el 2011 y el 2014.

 

La compraventa de casas fue autorizada en el 2011 y a partir de ahí se suscitó un boom en el mercado inmobiliario. Según el experto, quien reside en La Habana, en el 2012 se reportaron 45,000 casas vendidas y 88,000 en el 2013.

 

“Puede que el mercado haya alcanzado unas 100.000 transacciones anuales, pero ya en el año 2015 parece que comenzó a descender su volumen. En estos momentos, las restricciones migratorias impuestas por Estados Unidos en los años recientes han contribuido a contraer el mercado”, señaló.

 

El mercado está claramente dividido en propiedades que oscilan entre los 5.000 y los 25.000 CUC, situadas en barrios periféricos y más al alcance de la población local, y otras en mejor estado en lugares céntricos, turísticos y cerca del mar, con precios a partir de los 50,000 y hasta un millón de CUC. Un CUC, la moneda convertible cubana, es equivalente a $1,13.

 

El salario medio anual en el sector estatal es de unos 360 CUC anuales de lo que se desprende que en este segmento interviene capital extranjero.

 

Muchos cubanoamericanos han invertido en casas en la isla, ya sea como vivienda o para abrir un negocio administrado por sus familiares. Aunque los extranjeros no pueden adquirir directamente las casas, muchos emplean a terceras personas en la isla, explicó García Pleyán.

 

La Habana, Matanzas y Santiago de Cuba tienen los precios de viviendas más altos. Entre los lugares más caros se encuentran el balneario de Varadero en Matanzas y los municipios capitalinos de Playa, donde están los exclusivos barrios de Miramar y Siboney; y Plaza, donde se encuentran el popular Vedado y Kohly, una zona residencial en la que viven muchos militares cubanos.

 

El experto aclara que sus observaciones -a partir de un análisis de los anuncios de compraventa publicados en varios sitios digitales en el 2017, artículos de prensa, estudios y datos disponibles- están limitadas por la escasez de estadísticas oficiales sobre el tema.

 

Un rápido vistazo al portal de compraventa de casas en Cuba, porlalivre.com, arroja más de 1,000 anuncios de propiedades por encima de los $100,000. Cuarenta y tres se refieren a propiedades que superan el medio millón de dólares, la mayoría en La Habana.

 

Varios anuncios en Porlalivre emplean el adjetivo “capitalista” para indicar que la construcción del inmueble precedió a 1959, lo que le agrega valor a la propiedad, por considerársele de mejor calidad constructiva.

 

“Es un apartamento capitalista en un 1er piso, por la avenida L, a media cuadra del Habana Libre”, indica un anuncio publicado el 2 de agosto. Sus dueños piden $100,000.

 

Un clasificado sobre una casa en esa misma zona incluye instrucciones precisas sobre el pago: “Dinero en Canadá, 400,000 dólares en EEUU, 200,000 CUC en Cuba y $200,000 dólares [en] Cuba”.

 

Estos precios exorbitantes no aparecen en los contratos de venta finales, en los que los compradores y vendedores usualmente se ponen de acuerdo para poner una cifra cercana al valor nominal de la propiedad que aparece en su título.

 

El año pasado, el gobierno fijó valores referenciales mínimos para la venta de casas, a partir de su ubicación y otros criterios, con el fin de recaudar más impuestos. Pero aún así, la diferencia entre los valores fijados por el gobierno y los precios reales en el mercado son enormes.

 

María Rodríguez, una agente inmobiliaria o “gestora de compraventa”, como se le conoce en Cuba, dijo que los dueños de las propiedades millonarias que se ofertan a través de internet son cubanos, pero que los compradores de este tipo de propiedad son extranjeros o “repatriados”.

 

Una venta de este tipo de propiedad puede tomar “meses y años”, dijo en una conversación telefónica desde La Habana.

 

Los “repatriados” son cubanos emigrados que han regresado a vivir a Cuba. Muchos no residen realmente en la isla pero han adquirido la residencia permanente para recuperar derechos como la posesión de viviendas.

 

El gobierno cubano declara como “emigrados” a los cubanos que residen por más de dos años en el extranjero, quienes pierden su residencia permanente en el país y varios derechos sobre la propiedad, civiles y políticos. Este proceso puede revertirse a través de un trámite conocido como “repatriación”.

 

Los cubanos que retornan, aquellos que reciben remesas de familiares en el extranjero, cubanos con prósperos negocios así como artistas y deportistas, han conformado una nueva clase que, junto a los extranjeros, está provocando un proceso de gentrificación en la capital, señala García Pleyán.

 

El proceso se hace más evidente en zonas como La Habana Vieja, en las que este tipo de compradores se ha hecho incluso de edificios enteros, con el objetivo de convertirlos en Airbnbs y hostales para turistas, pese a leyes que lo prohíben.

 

El gobierno, cuyos hoteles compiten por los viajeros con estos hostales privados, respondió recientemente con más regulaciones para la compraventa de casas en zonas turísticas como La Habana Vieja y Varadero. Las medidas, publicadas en la Gaceta Oficial, tienen como objetivo controlar el “incremento poblacional” pero también controlar la competencia del sector privado para que no se “afecten los programas de desarrollo turístico”.