Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Vacaciones en Cuba se deprecian tras anuncio de Trump y paso de Irma

 

Rolando Cartaya, Martínoticias

 

El diario Daily Telegraph menciona “descuentos masivos” para la temporada alta, debido a que en la segunda mitad del año el turismo a la isla podría quedar “en barbecho” por el impacto de dos factores: el cambio de política anunciado por Donald Trump y el paso del huracán Irma.

 

El diario británico Daily Telegraph reporta que agencias de viajes online, cadenas hoteleras y los hostales de Airbnb están ofreciendo “descuentos masivos” para vacaciones en Cuba en la temporada alta que se inicia en noviembre.

 

La razón, explica el Telegraph, es que en la segunda mitad del año el turismo a la isla podría quedar “en barbecho” por el impacto de dos factores: el cambio de política anunciado por Donald Trump y el paso del huracán Irma.

 

El interés por Cuba que despertó el deshielo con Estados Unidos hizo de la Mayor de las Antillas uno de los destinos turísticos más caros del planeta. En febrero de este año una habitación sencilla que dos años antes costaba 110 dólares la noche había subido a 285.

 

La alta demanda y la incapacidad para asumirla, junto con la sed de divisas del gobierno habían motivado a este a subir un poco más la varilla con otro incremento de 25 por ciento planificado en junio de este año para la temporada alta que comienza en noviembre.

 

Pero junio fue el mes en que el presidente de los Estados Unidos anunció en Miami cambios en la política hacia Cuba implementada por su predecesor, Barack Obama. Aunque las modificaciones no fueron ni tan radicales ni tan amplias como sugiriera el mandatario, dos de los más importantes estaban relacionados con el turismo a la isla: rescindir, entre las 12 categorías autorizadas a los estadounidenses para viajar a Cuba, la de las visitas individuales “de pueblo a pueblo”; y prohibir a entidades o personas estadounidenses, salvo a las aerolíneas y cruceros, transacciones con empresas controladas por militares cubanos.

 

Aunque los cambios esperan para entrar en vigencia por las regulaciones del Departamento del Tesoro, que dice no tener fecha todavía para su publicación, el diario británico Daily Telegraph considera que se han conjugado con el paso por la isla del huracán Irma para precipitar grandes descuentos que beneficiarán a los viajeros que están contemplando unas vacaciones cubanas este invierno boreal.

 

El Telegraph precisa que Expedia uno de los colosos de las reservas online, el operador británico Steppes, y los hoteles y hostales cubanos, están entre los que ofrecen ahorros en la isla comunista.

 

Expedia ha lanzado descuentos de hasta el 65 por ciento en hoteles y casas de huéspedes privadas en la isla, mientras que Steppes está dando a los clientes una rebaja de 10 por ciento en todas las vacaciones en Cuba que se reserven antes de fin de año, junto con un vale para una cena gratis en la famosa “paladar” La Guarida.

 

También hay grandes descuentos disponibles para viajeros independientes en hoteles gestionados por firmas extranjeras o por el Estado.

 

La hotelera española Meliá ofrece para todo el año 2018 más del 50% de descuento en sus instalaciones en ciudades de la isla y el balneario de Varadero, si se reserva antes del 20 de noviembre.

 

La menor rebaja la hace el Grupo de Turismo Gaviota, una empresa del grupo militar-empresarial GAESA, que ofrece 15% menos en reservas hasta el 30 de abril de 2018.

 

El Telegraph dice que si los ahorros están disponibles es por la perspectiva de que el turismo cubano termine el año “en barbecho”.

 

La industria parecía estar despegando con decenas de nuevas rutas de vuelo lanzadas a finales del año pasado. Sin embargo, dice la publicación, la reversión de la política de Obama por Trump, así como el impacto del huracán Irma, que afectó a los balnearios situados en los cayos de la costa norte, han reducido la demanda.

 

El reportaje menciona asimismo la advertencia de viajes a Cuba emitida por el Departamento de Estado en presencia de una serie de ataques contra diplomáticos norteamericanos en residencias, hoteles y otros lugares de Cuba.

 

"Este ha sido un año duro desde la declaración de Trump que afectó a los viajeros estadounidenses en junio, y el huracán lo ha empeorado", dijo al periódico Lea Díaz Ramírez propietaria de Suite Havana, afiliada al operador internacional de casas de huéspedes Airbnb. "Hemos reducido nuestros precios en Airbnb, y también los estamos negociando directamente con los clientes", indicó.

 

El turismo fue el único sector de la economía cubana, empantanada por la crisis en Venezuela y otros factores, que tuvo un crecimiento significativo en el primer semestre de 2017. El 25 de julio, 75 días antes que en 2016, llegó a los 3 millones de visitantes foráneos, y parecía que cumpliría la meta de llegar a fin de año con 4,7 millones.

 

Pero los cambios anunciados por Trump, y más recientemente la advertencia de viajes a Cuba del Departamento de Estado y la expulsión de personal cubano de la embajada en Washington podrían afectar sensiblemente la llegada a la isla de viajeros estadounidenses y cubanoamericanos, que totalizaron cerca de 615 mil el año pasado, solo por detrás de los canadienses.

 

El gobierno de Cuba ha priorizado las instalaciones turísticas en las labores de reconstrucción de los territorios arrasados por el huracán Categoría 4.

 

El ministro del ramo, Manuel Marrero, admitió una baja del 50% en las llegadas en septiembre. También restó importancia a los daños que ocasionó Irma en Cayo Coco, Cayo Guillermo y Cayo Santa María, pero trabajadores de los resorts sostienen que fueron graves. Marrero ha prometido que todo estará listo para el inicio de la temporada alta o poco después.

 

El Daily Telegraph anticipa, por otra parte, que pronto deberán ser publicadas las nuevas regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros de la tesorería de EE.UU. que harían efectivas las medidas sobre viajes de estadounidenses a Cuba anunciadas por Trump el 16 de junio.