Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Un paquete de salchichas cada tres meses:

llega el segundo ‘período especial’ a Cuba

 

Mario J Pentón y Jorge A Gómez, en El Nuevo Herald

 

El gobierno de la provincia Cienfuegos, en el centro de Cuba, ha decretado una serie de medidas para paliar el severo desabastecimiento que vive el país, generado en gran medida por el impago a los proveedores y la crisis del gobierno de Nicolás Maduro, el principal aliado y benefactor del gobierno cubano.

 

Según Águedo Madruga Torreira, subdirector del Grupo Empresarial de Comercio en Cienfuegos, a partir de este lunes varios de los productos que se vendían sin restricciones pasarán a estar racionados para evitar el “acaparamiento”.

 

Para distribuir los nuevos productos racionados se utilizará la libreta de “abastecimiento”, una cartilla establecida en 1963 y que durante décadas el Estado ha usado para distribuir alimentos subsidiados, indispensables en la mayoría de los hogares, aunque insuficientes para cubrir las necesidades mensuales.

 

La información se ofreció en el Pleno Provincial del Partido Comunista de esa provincia. Entre los alimentos racionados están los chícharos, que comenzarán a venderse a razón de cinco libras por familia. Cada tres meses una familia de cuatro personas podrá comprar un paquete de salchichas por 15 pesos, moneda nacional. En caso de que la familia sea mayor de cuatro personas podrá adquirir dos paquetes. Las autoridades no explicaron qué tipo de salchichas serán las destinadas al racionamiento.

 

El arroz y los frijoles quedarán racionados en todos los mercados estatales a razón de cinco kilogramos por persona y solo podrán comprarse dos kilogramos de pollo por consumidor en los llamados “Mercados Ideales”. También el aceite se racionará a dos botellas por persona.

 

Según una funcionaria del Ministerio de Finanzas y Precios que accedió a hablar con este diario bajo condición de anonimato, continuarán las ventas liberadas, pero se verá reducido el número de productos en las tiendas, tanto en moneda nacional como en divisas.

 

“Se están tomando estas medidas porque el país está bajo ataque de Estados Unidos. Queremos evitar que las personas con menos recursos se queden sin alimentos. La situación está muy mal y la crisis pudiera empeorar en las próximas semanas”, dijo la oficial por vía telefónica.

 

En Cienfuegos la crisis se extiende a otras esferas de la vida cotidiana. Se pudo conocer que en la reunión del Pleno del Partido Comunista se trató la grave escasez de combustible en la provincia.

 

“El representante de la Refinería Camilo Cienfuegos explicó que están refinando solo el petróleo que tienen de reserva. Nos han llamado a economizar todo el combustible que podamos”, dijo bajo anonimato un asistente a esa reunión.

 

La mayoría de las rutas del transporte público de la ciudad en el centro de la isla tienen en este momento un solo autobús trabajando. A esto se agrega la cancelación de casi todos los viajes intermunicipales y la reducción de las salidas interprovinciales.

 

“Ayer salí a la calle a ver si podía comprar algo de comer, pero no se consigue nada. Dicen que llegó el ‘período especial’, segunda parte, pero yo quisiera saber cuándo se acabó el primero”, dijo Yosbanys Guilarte, un cienfueguero que vive en el reparto de Tulipán.

 

Medidas similares a esta se han tomado en otras provincias del país. Una trabajadora del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN) que labora en el municipio Alquízar, provincia de Artemisa, confirmó que las autoridades distribuyeron un listado entre los empleados de esa entidad estatal con los productos que pasarán a estar racionados. Entre ellos están la pasta dental y los jabones que, aunque se seguirán vendiendo de forma liberada en las tiendas en pesos convertibles, el gobierno “priorizará su distribución por la canasta básica”, explica la fuente.

 

El oficialismo ha prohibido en los medios de comunicación el uso de términos como “período especial”, que evocan la crisis que vivió Cuba tras el fin de los subsidios de la Unión Soviética, valorados en $65,000 millones en 30 años por el economista Carmelo Mesa-Lago.

 

Los empleados de las Tiendas de Recaudación de Divisas también han recibido la “orientación” de llenar los estantes con el mismo producto, “de forma que no se note el desabastecimiento”, dijeron empleados.

 

Según datos oficiales, el gobierno cubano debe a los proveedores de alimentos de la isla alrededor de $1,500 millones. Cuba importa cerca del 80 por ciento de los alimentos que consume.

 

En abril de este año el ministro de Economía de la isla, Alejandro Gil, informó que reduciría las importaciones por la falta de liquidez. Este año la isla dedicará $5,000 millones a compras de alimentos y combustible en el extranjero.

 

A la grave situación de la economía se suman las sanciones de Estados Unidos, recrudecidas con la activación del Título III y IV de la Ley Helms-Burton. El presidente Donald Trump amenazó a la isla con un “embargo total” si no deja de sostener -con inteligencia y militares, según Washington- al régimen de Nicolás Maduro.

 

Este artículo forma parte de un convenio entre 14ymedio y el Nuevo Herald.