Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

¿Qué pueden celebrar los cubanos un año después

del restablecimiento de relaciones?

 

Jorge Enrique Rodríguez, La Habana, en Diario de Cuba

 

Para el ciudadano cubano, el 20 de julio es una fecha casi desconocida. Este martes, en los barrios habaneros, nadie parecía recordar que estábamos en vísperas del primer aniversario de la reapertura de embajadas en La Habana y Washington.

 

"Los cubanos nos acordamos más del 17 de diciembre del año 2014. Creo que los anuncios del restablecimiento por ambos dirigentes (Barack Obama y Raúl Castro) tuvieron más impacto que la propia formalidad de reabrir las embajadas", opinó Reynaldo Falcón, trabajador del sector privado en Altahabana.

 

"Cambios, realmente, casi ninguno. La prensa todavía mantiene el mismo lenguaje hostil al referirse a las relaciones con Estados Unidos. Los beneficios que debían producirse al retomar las relaciones diplomáticas ambos países no han llegado todavía al pueblo cubano", agregó.

 

Lázaro Ferrer, exprofesor de Física y actual "botero", consideró que "apenas se ha notado la diferencia entre embajada y oficina de intereses porque ese 'diálogo bilateral fluido' no se traduce en avances políticos ni económicos reales" en la Isla.

 

"El pueblo cubano sigue sufriendo una crisis económica y social que no se alivió con la normalización del servicio postal, los convenios en las telecomunicaciones y el turismo, ni la entrada de cruceros. Quizás quienes deban celebrar este primer cumpleaños sean las Fuerzas Armadas, porque los humildes de siempre no vemos el cambio".

 

Para Susette Calero, escritora y productora audiovisual, "el 20 de julio no tendrá significado en el calendario ciudadano cubano mientras sigan las restricciones políticas dentro de Cuba".

 

"La crisis migratoria es un indicador de que haber reinstaurado formalidades diplomáticas no implicó cambio alguno en la situación de Cuba. Frente al actual desplome económico, a pesar de que Raúl Castro prometió que no afectará al pueblo, se continúa culpando al 'bloqueo económico norteamericano'. La Administración de Barack Obama ofreció durante este año propuestas concretas, dio pasos, pero el Partido ha ido en retroceso. ¿Qué motivos tenemos entonces los cubanos de a pie para recordar o celebrar un aniversario que en casi nada nos beneficia?".

 

Obama nos visitó… y qué

 

Además de la visita de Barack Obama, el concierto de los Rolling Stones, el desfile de Chanel y el rodaje de escenas para la octava película de la saga Rápido y furioso se cuentan entre los "acontecimientos históricos" que hicieron pensar a muchos cubanos en el advenimiento de cambios reales.

 

"Pero a excepción de la visita del mandatario americano, los demás fueron acontecimientos culturales para la diversión y la recreación. Pan y circo", destacó Julián, presidente de un CDR en la barriada El Canal.

 

"La gente quiere celebrar algo de verdad, quiere celebrar un cambio, quiere celebrar la vida. Eso lo demostraron estos sucesos donde el pueblo fue a participar en masa y sin obligación. Este pueblo ya no quiere celebrar ni el 1 de mayo ni el 26 de julio ni el 28 de septiembre, así que dudo que quiera celebrar el primer aniversario de una restauración que ha resultado en nada para ellos".

 

Maritza, profesora de escuela primaria con 20 años de experiencia, expresó que "no obstante a que fueron eventos importantes, habría que pensar si considerarlos como parte de la reapertura de relaciones entre nuestras dos naciones".

 

"El concierto de los Rolling Stones no se permitió trasmitirlo en vivo. El desfile de Chanel fue muy restringido para la gente. El dinero recibido por las filmaciones de Rápido y furioso nadie sabe su destino final. Más allá de que estos eventos en sí mismos, ni siquiera consolidaron el prometido 'contacto pueblo a pueblo', ¿habría que interpretar que los cambios para Cuba, a partir del restablecimiento de la relaciones con Estados Unidos, estarán sujetos solo a hechos culturales?".

 

"Creo que los muchachones que lograron irse del país en los contenedores de Rápido y furioso fueron los únicos beneficiados en todo este año de haber abierto las embajadas", dijo Alejandro Noa, agente de seguridad en un hotel.

 

"Mira, Obama nos visitó y qué. Que Raúl no haya ido a recibirlo al aeropuerto fue un indicio de que ese restablecimiento de relaciones no es recíproco. Tocaron los Rolling, desfiló Chanel, nos tiramos fotos con Vin Diesel y con las Kardashian… ¿esos son cambios para celebrar o recordar?", cuestionó.

 

"Creer eso es hacerle el juego a lo que dijeron en el Congreso y estar a favor de otro Período Especial que nos toca a la puerta. Personalmente, no creo que ningún cubano de a pie tenga razones para recordar que un año atrás se abrieron las embajadas de Cuba y de Estados Unidos".