Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

¿Pueden los estadounidenses visitar Cuba?

Esto es lo que debes saber tras nuevas limitaciones impuestas por Trump

 

A partir de este miércoles, los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla tienen más limitaciones debido a normas impuestas por el gobierno de Trump para endurecer la política hacia los regímenes de La Habana y Caracas. Sin embargo, todavía es posible ir a Cuba bajo ciertos parámetros que acá se detallan.

 

UNIVISIÓN y AP

 

Desde el año 2016 un total de 142,000 personas provenientes de Estados Unidos viajaron a Cuba, tras las medidas de alivio del embargo que implementó la administración del expresidente Barack Obama. Pero este martes, el gobierno de Donald Trump, al dar marcha atrás a aquella política, impuso nuevas restricciones a los viajes de ciudadanos estadounidenses a la isla.

 

El Departamento del Tesoro señaló en un comunicado las limitaciones a los viajes de estadounidenses en cruceros, o que forman parte de grupos por motivos educacionales, recreacionales y culturales. Los cruceros, así como los yates recreativos y de placer también tienen prohibido salir desde EEUU en viajes temporales a Cuba, a partir de este miércoles.

 

En efecto, las nuevas restricciones impuestas por EEUU han hecho más difícil, pero para nada imposible que los estadounidenses visiten la isla. Estas son algunas respuestas a las dudas relacionadas con la nueva política de viajes a Cuba.

 

LO QUE SE PUEDE Y LO QUE NO

 

PREVISTO EN LA LEY

 

La ley de Estados Unidos prohíbe a sus ciudadanos viajar a Cuba, salvo en 11 casos específicos: visitas familiares; negocios de gobierno; actividad periodística; investigación y reuniones profesionales; actividades educativas; actividades religiosas; presentaciones artísticas y exhibiciones; apoyo al pueblo cubano; proyectos humanitarios; actividades de fundaciones privadas; e importaciones y exportaciones.

 

Los viajeros deben elegir una de esas categorías de un menú que les es presentado cuando compran su boleto con una aerolínea.

 

Antes de los cambios más recientes de Trump, muchos estadounidenses venían en grupos cuyo propósito era la interacción de “persona a persona” con cubanos ordinarios. Esa categoría, con requisitos relativamente fáciles de cumplir con un viaje normal, fue eliminada.

 

 

POR QUÉ SE IMPONEN MÁS LIMITACIONES

 

POLÍTICA EXTERIOR

 

El gobierno de Trump dice que desea cortar el flujo de dólares al gobierno de Cuba para obligarlo a que suspenda su apoyo al gobernante venezolano Nicolás Maduro.

 

La Habana sostiene que Trump quiere reducir la exposición de los estadounidenses al país porque cuando regresan invariablemente se oponen al embargo estadounidense contra la isla que está vigente desde hace 60 años.

 

OTRAS FORMAS DE VIAJAR A LA ISLA

 

VISAS DE TURISTA

Las principales aerolíneas, como American, JetBlue y Delta, continúan cubriendo un itinerario completo de vuelos relativamente asequibles a La Habana y otras ciudades cubanas. La mayoría parte de Miami y Fort Lauderdale, pero hay vuelos diarios desde otras ciudades estadounidenses.

 

En cuanto a Cuba, los visitantes estadounidenses son bienvenidos como turistas y el país intenta facilitar su llegada. Las visas de turista están disponibles para compra inmediata si ya se cuenta con boleto de avión o cuando el pasajero se registra para un vuelo a Cuba. La visa cuesta alrededor de 50 dólares.

 

¿PUEDEN PENALIZAR A QUIENES VIAJEN?

 

PRECAUCIONES IMPORTANTES

 

La legalidad de los viajes de Estados Unidos a Cuba ha funcionado durante años sobre un sistema de honor. La supervisión fue prácticamente nula durante la presidencia de Barack Obama y no hay casos registrados de que se haya investigado el itinerario de algún viajero desde que Donald Trump asumió la presidencia.

 

Eso podría cambiar en cualquier momento. De acuerdo con las normativas estadounidenses, los viajeros deben conservar registros de su viaje a Cuba, un diario de sus actividades por ejemplo, durante al menos cinco años.

 

Otro aspecto que complica los viajes a Cuba es un requisito de Washington de que los estadounidenses eviten una lista de establecimientos administrados por agencias del gobierno vinculadas al ejército y los servicios de inteligencia. Cerciorarse del cumplimiento de este punto es prácticamente imposible en muchos casos.

 

ACTIVIDADES PERMITIDAS

 

APOYO DIRECTO AL PUEBLO CUBANO

 

Los defensores de los cambios de Trump, como el senador de Florida, Marco Rubio, afirman que los estadounidenses deberían viajar ahora a Cuba en la categoría de apoyo al pueblo cubano.

 

El gobierno estadounidense define lo anterior como apoyo a las actividades de organizaciones de derechos humanos y otros grupos que fomentan la democracia y la “actividad independiente dirigida al fortalecimiento de la sociedad civil en Cuba”.

 

Hay decenas, sino no es que cientos, de actividades relacionadas con los viajes que a la vista podrían considerarse como dentro de esa definición. Las compañías de viaje de Cuba comenzaron el miércoles a reorganizar recorridos para hacer que se ajusten al criterio de “apoyo al pueblo cubano”, fomentando actividades como paseos culinarios, enrollado de puros y buceo.