Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Proyecto constitucional flexibiliza algunos derechos a los cubanos,

pero preserva al régimen castrista

 

El texto menciona la propiedad privada, no pone al comunismo como meta de la sociedad y abre la puerta al matrimonio gay.

 

Erika Lüthers Gamboa, El Mercurio, Chile

 

Cuba está empezando a dejar atrás su herencia soviética con una reforma a la Constitución de 1976 que mantiene el sistema político de la isla, pero introduce cambios en el funcionamiento del régimen y flexibiliza algunos derechos económicos, jurídicos y civiles. El proyecto incluye, por primera vez, el derecho a la propiedad privada, elimina la meta de construir una "sociedad comunista" y abre la puerta al matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

El borrador comenzó a elaborarse en 2013, bajo el liderazgo de Raúl Castro, y fue  aprobado en julio por la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento). El texto definitivo será sometido a referendo el 24 de febrero de 2019.

 

Para el analista cubano Eugenio Yáñez, "era absurdo seguir mencionando el comunismo porque, tan desprestigiado como está, ya ninguna persona sensata cree en él. Hay que ver ahora cómo manejarán lo del nombre del Partido, porque un Partido Comunista que no persiga llegar al comunismo parece algo incoherente", dijo a "El Mercurio".

 

Estos son los principales puntos.

 

Propiedad privada Entre las formas de propiedad, el texto incluye la privada, pero se le establecen tantas limitaciones, que no avanza mucho más allá de lo que ha logrado hasta ahora. El artículo 22 lo deja claro: "El Estado regula que no exista concentración de la propiedad en personas naturales o jurídicas no estatales, a fin de preservar los límites compatibles con los valores socialistas de equidad y justicia social".

 

El concepto de propiedad privada fue eliminado en la Constitución de 1976, aunque en la práctica había quedado relegado en 1968, cuando Fidel Castro radicalizó su apuesta por el modelo comunista.

 

"Lo verdaderamente escandaloso es que se establece la propiedad 'de organizaciones políticas, de masas y otras formas asociativas', lo que significa que se reconoce que todos los activos del aparato político no son ni del Estado ni de privados", comenta Yáñez, editor del sitio especializado Cubanálisis.

 

Ese tipo de propiedad incluye oficinas, casas, locales, salones, teatros, casas de visita, alojamientos, automóviles, camiones, motocicletas, imprentas y demás recursos del Partido Comunista, Unión de Jóvenes Comunistas, sindicatos, comités de defensa de la revolución, pioneros, asociaciones de periodistas, de juristas, de artistas, de combatientes, por mencionar algunos.

 

Comunismo. Si bien la nueva Constitución refuerza al sistema unipartidista al establecer al Partido Comunista como "la fuerza rectora de la sociedad cubana", eliminó una cláusula que contenía la anterior Carta Magna en la que se estipulaba que la meta era construir una "sociedad comunista". En el nuevo texto se lee que ahora la meta es "desarrollar valores éticos, morales y cívicos".

 

El presidente de la Asamblea Nacional cubana, Esteban Lazo Hernández, aclaró que omitir la referencia al comunismo no quiere decir que el liderazgo político renuncie a sus ideas. "En nuestra visión, pensamos en un país socialista, soberano, independiente, próspero y sostenible", afirmó.

 

El tema dio hasta para la ironía. El diario digital opositor 14ymedio tituló: En Cuba no habrá transición... Ni siquiera al comunismo.

 

Estructura del Estado El proyecto restituye las figuras de Presidente de la República y de Primer Ministro, que existieron hasta 1976, cuando fueron fundidos en uno solo: Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, que es ocupado hoy por Miguel Díaz-Canel.

 

Según los analistas, con esto se quiere dar una imagen de separación de estas dos funciones, pero eso solo se podrá apreciar cuando esté en práctica. En todo caso, ambas figuras quedan subordinadas a las órdenes del primer secretario del Partido Comunista de Cuba, puesto que ocupa ahora Raúl Castro.

 

"El Presidente mantendrá el control de Relaciones Exteriores, Defensa, Interior, Economía, y quién sabe si Salud Pública, Educación y Cultura, por la importancia propagandística de estos. El Primer Ministro llevaría el día a día, pero no tiene verdadero poder político desde ese cargo, pues no puede nombrar ni destituir ministros. Debe ser un tecnócrata bien preparado, para lidiar con todos los enredos diarios", dice Yáñez.

 

El nuevo texto también fija un límite de dos mandatos seguidos de cinco años para el Presidente de la República, el que será elegido por la Asamblea Nacional del Poder Popular de entre sus diputados. El candidato no podrá tener menos de 35 ni más de 60 años para ser elegido para el primer período.

 

"El objetivo de ese mecanismo es evidente: mantener una constante renovación generacional en la cúpula, luego de décadas de anquilosamiento de la generación histórica, y poner a circular a las nuevas élites, de manera muy parecida a como sucede en China y Vietnam. Bajo un partido único, la alternancia se asume desde la lógica del relevo generacional, y no tanto de las facciones internas de la institución hegemónica", según el historiador Rafael Rojas.

 

Matrimonio igualitario En un país donde después de la revolución los homosexuales fueron mandados a los campos de trabajos forzados para que "modificaran su conducta desviada", el proyecto constitucional es una buena noticia.

 

El nuevo texto define al matrimonio como la unión concertada entre dos personas, y no exclusivamente entre un hombre y una mujer, allanando legalmente el camino para el matrimonio homosexual.

 

Sin embargo, Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado, dijo que ese reconocimiento del matrimonio igualitario requeriría más cambios legales. La propuesta enfrenta la oposición de pequeños grupos religiosos que ya han estado cabildeando en contra. Pero a su favor tienen a la hija de Raúl Castro, Mariela, una reconocida sexóloga que este año fue elegida diputada y que ha encabezado en la isla los movimientos a favor de esa comunidad, siempre y cuando no sean disidentes.

 

Libertades Aunque el artículo 60 reconoce a los ciudadanos la libertad de prensa, los medios seguirán siendo controlados por el Estado. "Los medios fundamentales de comunicación social, en cualquiera de sus soportes, son de propiedad socialista de todo el pueblo, lo que asegura su uso al servicio de toda la sociedad", dice la nueva Constitución.

 

Luego, el texto especifica que los medios deben abstenerse de utilizar un "lenguaje sexista, vulgar y obsceno, que prime la pornografía y la violencia, o cualquier otro contenido que infrinja las disposiciones legales que regulan el normal desarrollo de nuestra sociedad en materia cultural".

 

Finalmente, estipula que "el Estado establece los principios de organización y funcionamiento para todos los medios de comunicación social".

 

DEBATE.- Desde mañana y hasta el 15 de noviembre se someterá a debate en las organizaciones del Estado el proyecto de nueva Constitución en Cuba.