Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Otro freno al trabajo por cuenta propia

 

Karina Gálvez Chiú, Revista Convivencia, Pinar del Río

 

En agosto del pasado año fue detenido el otorgamiento de licencias para 27 actividades. Después de un año y 4 meses se abrirá otra vez, pero con regulaciones nuevas.

 

En la polémica entre los interesados en que la realidad de Cuba cambie para bien, han existido muchas posiciones. Ninguna de ellas defiende que todo se quede igual. Ni siquiera la oficial, que apunta por una “actualización del modelo”, reconociendo que el viejo modelo no se ajusta a las nuevas condiciones, ni puede mantenerse sin cambio.

 

Con respecto al trabajo por cuenta propia, el Estado cubano se propuso como objetivos descentralizar algunas actividades, mejorar los ingresos de los cubanos y aliviar los efectos del desempleo que genera el cierre de empresas quebradas o muy ineficientes.

 

Además de la posición oficial, se han distinguido claramente, aunque cada una con matices, dos opiniones: los que creen que la apertura a estos oficios de forma privada, atentan contra el cambio necesario en la Isla, porque lo retardan; y los que creemos que esta apertura podría ser la puerta por donde podría empezar Cuba a salir del inmovilismo de una forma gradual, ordenada y pacífica.

 

La polémica podría continuar e incluso, si se aprovechan las ideas viables, ayudar al desarrollo del trabajo por cuenta propia. Una buena polémica siempre contribuye a obtener logros. Pero la polémica se cierra cuando el objeto de la misma deja de ser lo que fue. Lo que queda no es lo del principio. Una de las fortalezas del trabajo por cuenta propia de la segunda apertura con relación a la del año 94, es que no se decía que era coyuntural, sino algo que llegaba para quedarse. Sin embargo, las nuevas regulaciones anunciadas constituyen sin lugar a dudas un freno contundente al cuentapropismo en el país.

 

¿Por qué un freno?

 

1. 96 actividades se agrupan en 28.

 

Al reagruparse 96 actividades en 28, la lista de posibilidades disminuye en 78. La integración de varias en una es un freno porque el impuesto a pagar por varias actividades no puede pagarse por realizar  solo una. La licencia para actividades de belleza, que es el ejemplo más socorrido, incluye licencias para embellecer el pelo, las uñas, el cutis, etc. ¿Si una persona quiere una licencia para el arreglo de uñas, debe pagar el mismo impuesto de alguien que hace todas las actividades incluidas en la licencia? Integrar en lugar de diversificar, de atomizar, la empresa privada, es la mejor fórmula para el fracaso de una estrategia económica, según la experiencia del mundo.

 

La integración de varias actividades en una, reduce la cantidad de pequeñas empresas unipersonales. Es un freno para los más pequeños.

 

2. De un total de 201, quedan 123.

 

Si de 201, quedan 123, la diferencia es de 78. Podemos conocer la explicación de 68 de esas licencias, si 96 se han integrado en 28. Las 10 restantes incluyen 5 que han sido eliminadas definitivamente. Aún así quedan 5 licencias que sí están desaparecidas. Si tenemos en cuenta que han aparecido otras 3, la cifra asciende 8, las que no sabemos aún dónde quedaron. De todas maneras, los números no son lo principal.

 

3. Solo se otorgará autorización para ejercer una actividad aprobada por persona.

 

Es decir que no se podrá tener licencia para repasar y al mismo tiempo, de mecanógrafo o para imprimir. O de arrendador de espacio y de panadero dulcero, por ejemplo. Cualquiera que revise la lista de trabajos autorizados puede hacer más combinaciones de patentes que no están reñidas unas con otras. Resulta poco convincente la justificación de que no se pueden realizar dos actividades a la vez, teniendo en cuenta la posibilidad de contratar mano de obra y de dejar representantes en los negocios.

 

Otra razón que se esgrime para no otorgar más de una licencia a una persona es el hecho de que el trabajo por cuenta propia no surgió para que alguien se convierta en dueño de varios negocios. Al mismo tiempo se aclara la intención gubernamental de hacer avanzar el trabajo por cuenta propia. Es claro que de esta forma se logra limitar el ejercicio de la iniciativa personal. Es sabido que mientras existen personas que pueden manejar varios negocios a la vez de forma eficiente, otros no pueden siquiera con uno. El hecho de no dejar que quien tiene la capacidad trabaje o negocie en todo su potencial, frena a la persona y perjudica la economía.

 

Por otra parte, ¿se negará a quien posea varios medios de transporte, adquiridos de forma lícita, rentarlos todos a la vez? ¿Podrá alguien que posee licencia para tener un salón de belleza, utilizar la misma patente para invertir en otro de igual naturaleza?

 

4. No se podrá ejercer en un mismo domicilio más de una actividad de servicios gastronómicos en restaurantes, servicios gastronómicos en cafetería, o servicio de bar y recreación.

 

Otra medida que reduce posibilidades. Si bien es cierto que es difícil encontrar domicilios con condiciones para dos actividades de servicios gastronómicos, hacerlo debe dejarse a la decisión de los habitantes del mismo siempre que encuentren las vías para garantizar las condiciones exigidas por salud pública y planificación física. De todas maneras elimina la posibilidad de que el mismo local pueda ser utilizado por el día como restaurante y por la noche como bar o cafetería.

 

5. Se cierran definitivamente 5 licencias:

 

• vendedor mayorista de productos agropecuarios

• vendedor minorista de productos agropecuarios

• carretillero o vendedor de productos agrícolas de forma ambulatoria

• comprador vendedor de discos

• operador de equipos de recreación (para los equipos rústicos)

 

 Las tres primeras están relacionadas con un servicio muy demandado, puesto que tiene que ver con la alimentación. En los últimos tiempos han sido muy criticados los precios que establecen estos comerciantes sin tener en cuenta que los precios los decide el comprador y el vendedor, según la situación del mercado. Pero lo más interesante es que en una situación de precios altos, reducir las posibilidades de inversión en una actividad contribuirá a un alza de los mismos y acomodará a los que están actualmente en esa actividad porque ya no podrán surgir nuevos competidores.

 

La eliminación de la licencia de comprador vendedor de discos puede entenderse, si pensamos en la violación de los derechos de autor y la práctica de la llamada “piratería”, pero también sabemos que por esa razón no es solo esta licencia la que debe desaparecer.

 

Y en relación con la autorización para operar equipos de recreación rústicos, ¿cuál es la garantía de los que ya existen, como para mantenerlos? Esgrimir la razón de las condiciones tecnológicas y de seguridad, no convence porque perfectamente se pueden revisar y declarar aptos o no, los que se propongan. Bastaría con exigir una certificación emitida por los organismos correspondientes.

 

No hay manera en que no otorgar más licencias en algunas actividades, no sea un freno para la iniciativa privada.

 

6. Desaparecen exoneraciones de impuestos.

 

Las exoneraciones de impuestos en los primeros tres meses de licencia, estimularon el surgimiento de nuevas solicitudes en los primeros tiempos. Es claramente una medida restrictiva eliminar esta ventaja para los que empiezan. Al igual que las condiciones tributarias para la contratación de mano de obra, que eran estimulantes para aumentar el empleo, ahora son menos estimulantes, aun cuando no sean demasiado significativos cuantitativamente, siempre influyen en la mentalidad del empresario.

 

Puesto que no representan una cantidad considerable, se evidencia que el objetivo es frenar la contratación porque los beneficios por concepto de impuesto que recibirá el Estado, no compensan las pérdidas por concepto de nuevas licencias que podría tener.

 

7. Aumenta el burocratismo.

 

Para solicitar la autorización de la licencia se debe contar con: la descripción o un proyecto de la actividad a realizar, declaración jurada del origen de la fuente de financiamiento y las inversiones realizadas (en 13 de las actividades), permisos de Planificación Física y el Ministerio de Salud Pública en lo relacionado con la higiene, así como definir el horario de los trabajadores.

 

8. Se restituye la extensión nacional, provincial y municipal de la licencia de operación del transporte (actualmente todas las licencias existentes en el país tienen extensión nacional).

 

Restricción que habíase superado y ahora vuelve en tiempos más difíciles para el transporte.

 

Estas 8 medidas de cierre contra 4 que pudieran ser de apertura:

 

1. Se transforma el permiso de elaborador de alimentos y bebidas mediante servicios gastronómicos y restaurantes al crearse dos nuevas figuras: servicios gastronómicos y restaurantes, y servicios de bar y recreación y se crean las actividades de panadero-dulcero y de arrendador de medios de transporte.

 

2. Los arrendadores de viviendas, habitaciones y espacios podrán arrendar a personas jurídicas (empresas, organismos, organizaciones), además de naturales.

 

3. En caso de ausencia, por viaje al extranjero u otra causa, el titular de un negocio podrá nombrar a un representante entre los empleados del mismo.

 

4. Se descentralizan las autorizaciones para ciertas licencias, poniéndolas en manos del Consejo de la Administración Provincial (CAP) o municipal.

 

Bienvenidas las nuevas licencias, la apertura al servicio a personas jurídicas y la descentralización aunque sea poca. No obstante es necesario estar atentos a los peligros de estas cuestiones positivas:

 

• El funcionamiento eficiente del mecanismo de pago de las empresas que ya entre ellas tiene problemas de cobros y pagos.

• Que no establezcan diferencias injustas entre los cuentapropistas de algunos territorios con relación a otros.

 

Al mismo tiempo que se reducen las posibilidades de expansión de los negocios, se establece la habilitación de cuentas bancarias fiscales para las licencias de servicios gastronómicos, arrendamiento de viviendas, servicios constructivos y el transporte en la capital y se establece que estos trabajadores por cuenta propia deben operar a través de ellas. Pasar de lo que decimos “cuentas de bodeguero” a cuentas fiscales, es algo útil y bueno cuando los negocios crecen y prosperan. En caso contrario pueden convertirse en una traba financiera.

 

¿Qué pasará en la práctica?

 

La perspectiva es de reducción del trabajo por cuenta propia y por tanto de su efecto beneficioso en la sociedad. Atrás quedan los objetivos de que el trabajo por cuenta propia ayudase a aliviar los efectos de una crisis que no se resuelve con los actuales métodos.

 

Lo positivo de este frenazo es el efecto que produce en la mentalidad social. De no preocuparse por la política a tener una mayor conciencia de que esta determina su estabilidad en los negocios.

 

Nos queda confiar en el poder de recuperación del pueblo cubano y su capacidad de emprendimiento, para que el trabajo por cuenta propia de todas maneras sobreviva a este “frenazo” y no lleguemos al mínimo como en el año 1998. Es lo que puede salvar al país del colapso económico, momento en el cual, seguramente, volverán a abrirse las puertas, esperemos que esta vez, se abran de par en par y para siempre, a la libertad de las fuerzas productivas para trabajar por la prosperidad.