Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

“No es porque escribas en ‘OnCuba’, es por lo que escribes”,

le dicen a un profesor universitario

 

Mario J Pentón, en 14YMedio

 

"No es porque escribas en OnCuba, es por lo que escribes", esas fueron las palabras que utilizaron autoridades de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana para decir a Juan Antonio Fernández Estrada que no podía continuar su contrato como profesor universitario. Esta medida "le puso la tapa al pomo" y provocó la reacción del docente, que, asegura, no se quedará callado ante este nuevo atropello.

 

"Yo no quiero hacer un show mediático de esto. Estoy llevando las reclamaciones por los caminos pertinentes y esperando las respuestas que corresponden a una situación que considero injusta", dijo Fernández telefónicamente a 14ymedio después que un correo electrónico que compartió con amigos explicando su situación se hizo viral dentro de los servidores nacionales. Aclaró además que nunca había pedido a nadie que compartiera o hiciera pública esa comunicación que tenía un uso privado.

 

Desde marzo de 2012, el profesor colaboraba con la revista norteamericana OnCuba, una publicación con corresponsalía en Cuba que es ampliamente difundida a través de las redes informales en la Isla.

 

El magazine es permitido por el Gobierno y refugio de periodistas y universitarios que ven en sus colaboraciones una manera para incrementar sus pobres ingresos en el sector estatal. Fernández ha publicado una veintena de columnas en las que alterna opinión, historia, política y otros temas de interés ciudadano.

 

"Me informaron de que mi contrato como profesor de los cursos por encuentros en la Facultad de Derecho no se podía mantener porque al haber pedido la baja yo de mi centro de estudios -el Centro de Estudios de Administración Pública (CEAP)- lo estaba haciendo de toda la Universidad de La Habana (UH). Yo les dije que otros docentes pedían la baja de la plantilla de la UH y seguían como profesores, pero me explicaron que aunque mi baja del CEAP había sido por problemas personales, la Universidad consideraba que era por mis escritos en OnCuba, sobre todo por uno sobre la visita del presidente Obama a Cuba", se puede leer en el email que Fernández envió a sus amigos.

 

El artículo al que hace referencia es No quiero saber nada de Industriales ni de Obama, publicado a inicios de abril de este año, tras la visita del presidente norteamericano a Cuba. En esa columna de opinión, Fernández arremetió contra "los alaridos que nos avisan de los engaños de Obama" y poniendo el dedo en la llaga asegura: "Nosotros, el pueblo, no fuimos quienes nos acercamos a Estados Unidos, ni como soberanos conversamos durante más de un año en secreto con aquel Gobierno, ni invitamos al presidente Obama a Cuba, ni lo llevamos a hablar en vivo por la televisión nacional".

 

Ante la imposibilidad de ser contratado, el profesor les dijo que el ejercicio de la docencia era su único trabajo, pero los funcionarios, impertérritos, le espetaron que "debía haberlo pensado antes de escribir esas cosas".

 

"Yo les cuento esto a ustedes porque mi silencio se ha terminado esta vez", dice Fernández en su correo electrónico. "La Universidad no ha respetado mi silencio durante tantos años. Me fui sin reclamar en 2008, sin reclamar me fui en 2012, pero esta vez no pueden eliminarme sin que yo hable y replique".

 

Las presiones de las autoridades cubanas para que periodistas y académicos no colaboren con la prensa privada y las emergentes plataformas digitales ha arreciado durante el último año. A comunicadores de emisoras de radio y televisión se les dijo en una circular transmitida verbalmente que quedaban prohibidas las colaboraciones. Según un testigo de aquellas reuniones, se les recordó que "dentro de la Revolución todo, pero fuera de la Revolución nada", lo que motivó desde cartas de protesta hasta las continuas deserciones a la prensa independiente.

 

"La confusión de algunos ha estado en pensar que todos mis problemas en la UH han sido por errores -concluye Fernández- por ingenuidad, por falta de pragmatismo, pero no es así, mis problemas han sido por decir la verdad, por ser digno y honesto, por defender el socialismo y criticar a los oportunistas y a los desvergonzados. Estos son mis crímenes y los seguiré cometiendo".