Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Los orientales no comen papa

 

Eliecer Palma Pupo, San Germán, en Diario de Cuba

 

El Gobierno auguró una buena cosecha de papa, pero el tubérculo solo llegó hasta la provincia de Ciego de Ávila, como reconocieron medios oficiales. Los orientales repitieron la película de los últimos años: muchos solo vieron la vianda por televisión.

 

"Yo ya la aparté de mis viandas preferidas porque hace años que a mi municipio no llega, ni siquiera normada", dice Caridad Benítez Aldana, una anciana de 73 años residente en San Germán, Holguín. "Cuando le pregunté al administrador de la placita donde compro mis productos, dijo que rondan los siete años que no la reciben".

 

Si bien dice el refrán que "la esperanza es lo último que se pierde", los orientales la desecharon por completo en febrero cuando, en declaraciones al diario Juventud Rebelde, el director de Ventas Minoristas del Comercio Interior (MINCIN), Yosvani Pupo Otero dijo: la región "desde Camagüey no se beneficiará de esta venta controlada, ante la falta de transporte especializado para el traslado del preciado producto".

 

"Esto quiere decir que la papa sí está disponible o, mejor dicho, estaba, porque hace apenas unos días dijeron en el noticiero que la que se está cosechando en estos momentos irá para los frigoríficos para utilizarla como semilla en la próxima campaña y que el país no tenga que importarla", comenta el ingeniero agrónomo Rolando Almaguer, de 67 años.

 

"Yo recuerdo que en Holguín la cooperativa José Ávila Serrano cultivaba papa y tenía buenos rendimientos, al punto de que abastecía a la provincia y sobraba para otros territorios. No sé por qué en nuestro territorio se dejó de sembrar", añade.

 

"Cuando se refieren a la papa en la televisión, cambio el canal para no molestarme aún más", dice irritado Rogelio Barroso.

 

Un vendedor ambulante de productos agrícolas cuenta que logró llevar papa a Holguín al inicio de la temporada pagando a "1.200 pesos el quintal".

 

"Por lo tanto, tenía que vender la libra a 15 pesos", justifica el carretillero. "Ahora que ya estamos a finales de cosecha, la oferto a 10 pesos porque esta vez la cogí de primera mano y la pagué a 700 pesos, pero reconozco que es un abuso".

 

"Tengo que pagar la transportación y cuidarme de los inspectores porque nosotros tenemos prohibido venderla", explica. "Me molesto cuando la prensa habla de falta de transporte especializado para el traslado cuando todo el mundo sabe que antes venía en tren. Yo mismo lo usé en dos ocasiones y por suerte llegaron en buen estado".

 

Alina Medina Cruz, madre de una niña de cinco años, recuerda que cuando era estudiante y tenía que pasar la escuela al campo, la mandaban "a la recogida de papa en la granja productora de viandas y hortalizas nombrada Sabanilla".

 

"Hoy es una granja del Ministerio de Interior (MININT) que solo cosecha plátano burro para las cárceles de la provincia", dice la joven. "No recuerdo haberle hecho nunca puré de papa a mi hija", lamenta.

 

Los medios de prensa informaron que Ciego de Ávila y La Habana son las únicas provincias dedicadas a la siembra del tubérculo.

 

"Cuando a mí me movilizaban para la recogida de papa, sin chistar me subía al camión, hacía mi norma y al terminar la jornada traía mis papitas para la casa. Sin embargo ahora solo han dejado una opción: el que pueda que la compre en los famosos DI TÚ en divisas", dice Armin Álvarez Estrada, un fregador de autos ya retirado.

 

Para muchos holguineros, como Héctor Naranjo Nieves, "la distribución de este alimento ha dividido al país porque solo se encuentra en las provincias centrales y occidentales. Para Oriente, ni papa".