Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Los cubanos acuden en masa a Guyana a comprar.

Ahora hay otras razones y también oportunidades

 

Doreen Hemlock, Especial para The Miami Herald

 

GEORGETOWN, GUYANA.- Frank Álvarez pasa sus días en esta nación de habla inglesa en Sudamérica ayudando a sus compatriotas a comprar. Emplea su español en una tienda pequeña, donde los cubanos, en un flujo constante, pueden comprar camisetas baratas, zapatos y otros productos hechos en Asia que llevarán a la isla.

 

Este mes los compradores comenzaron a cambiar.

 

Desde principios de junio, el gobierno de Estados Unidos realiza entrevistas en su embajada de Guyana a los cubanos que buscan visas de inmigrantes estadounidenses, y los solicitantes ahora se han unido a los compradores. Al solicitar sus visas, algunos consideran que también pueden hacer compras y revenderlas en Cuba para así poder pagar sus viajes.

 

"Con las entrevistas de visas para Estados Unidos, creo que vendrán muchos más cubanos, y habrá más vuelos a Guyana", dijo Álvarez, oriundo de Santiago de Cuba, que vino a Georgetown a comprar y se quedó para ganar dinero extra que le pagan los comerciantes.

 

Guyana ocupó los titulares a finales de marzo cuando funcionarios estadounidenses dijeron que transferirían el procesamiento de visas de inmigrantes para cubanos de Colombia a esta antigua colonia británica de unos 750,000 habitantes. Muchos cubanoamericanos en el sur de la Florida buscaron mapas para ubicar a Guyana, que está justo al este de Venezuela.

 

Pero Álvarez y miles de isleños ya estaban familiarizados con esta nación multicultural y con uno de sus principales atractivos para los cubanos: no necesitan visas para visitarla. En los últimos dos años, Guyana se ha convertido en un destino principal para los compradores cubanos, uniéndose a Panamá, conocida por su zona franca, y a Miami, con los cubanoamericanos y sus muchas opciones de compras.

 

Los funcionarios estiman que en los últimos meses entre 600 y 700 cubanos han venido semanalmente a comprar. Se volcaron a Guyana después de que Ecuador y otras naciones endurecieron los requisitos de visa para los cubanos en el 2015 y después de que la aerolínea EasySky de Honduras fuera la pionera en el servicio Habana-Georgetown a fines del 2016.

 

Actualmente, los vuelos llegan diariamente desde Cuba en aerolíneas que incluyen Copa, Caribe y Aruba. El comprador típico se queda de cuatro a seis días y gasta entre $2,000 y $3,000 en una visita, incluyendo compras, alojamiento, comida y otros conceptos básicos. Los funcionarios locales estiman que eso aporta al menos $85 millones anuales a la economía de Guyana, una suma significativa para una nación cuyo presupuesto gubernamental asciende a $ 1,300 millones este año.

 

De hecho, los cubanos ahora se encuentran entre las principales fuentes de visitantes no guyaneses a esta nación del tamaño del estado de Idaho que tiene poco turismo: "Ningún otro grupo compra como los cubanos en Guyana, ninguno", dijo el piloto guyanés Gerry Gouveia, cuyo grupo de viajes Roraima ofrece servicios variados para vuelos y pasajeros procedentes de Cuba.

 

Con las entrevistas para la visa de Estados Unidos en marcha, se espera que muchos más cubanos vengan semanalmente a Guyana.

 

Estados Unidos había estado emitiendo mensualmente más de 800 visas de inmigrantes a los cubanos antes de que la administración de Trump recortara el personal consular de Estados Unidos en La Habana el año pasado, citando presuntos "ataques" contra diplomáticos estadounidenses allí y la incapacidad de Cuba de proteger al personal estadounidense de misteriosos incidentes que causaron pérdida de audición, mareos y síntomas similares a los de una conmoción cerebral.

 

Las autoridades estadounidenses inicialmente cambiaron el procesamiento de las visas a la embajada de EEUU en Bogotá, Colombia, luego de retirar a la mayoría de su personal en La Habana. Pero los cubanos enfrentaban obstáculos allí porque necesitaban una visa colombiana.

 

Para los cubanos que buscan visas para Estados Unidos, el viaje a Guyana no es rápido ni barato. Un vuelo entre La Habana y Georgetown dura casi cuatro horas, pero la mayoría de las aerolíneas incluyen una parada, lo que hace que el viaje sea más largo. Los vuelos de ida y vuelta a menudo cuestan entre $800 y $1,200, aunque algunos cubanos encuentran gangas por debajo de los $700.

 

Los solicitantes de visa también requieren un examen médico en Guyana que puede costar alrededor de $90 por adulto, dijeron funcionarios de EEUU.

 

Los solicitantes de visas por lo general necesitan alrededor de dos semanas en Georgetown para su entrevista y otros trámites. Los costos de alojamiento varían ampliamente, pero un grupo privado cubano en Guyana anuncia habitaciones para que las familias compartan a $70 por noche. Además, hay que contar con el transporte, incluido el viaje de aproximadamente 45 minutos entre el aeropuerto y el centro de la ciudad, además de las visitas a la embajada de EEUU. Todos esos costos se elevan a cientos de dólares.

 

Sume todo eso y el viaje le puede costar fácilmente a un solicitante de visa entre $2,000 y $3,000. Además, muchos cubanos de la isla vienen acompañados por familiares que viven en Estados Unidos, que también gastan miles de dólares en sus viajes.

 

Para Guyana, el procesamiento de las visas presagia una mayor e inesperada ganancia, probablemente decenas de millones de dólares más por año. Pero hay un obstáculo a corto plazo: los insuficientes vuelos. Con las reservaciones tempranas de los solicitantes de visa, algunos compradores cubanos no pueden encontrar asientos para viajar a Georgetown en muchas semanas.

 

El ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, dice que la decisión de Washington de manejar el procesamiento de visas en su país es "una decisión de Estados Unidos", pero él es claramente amistoso con Cuba y los cubanos.

 

Guyana y Cuba tienen "relaciones muy estrechas", dijo Greenidge, refiriéndose a la historia que comparten de colonialismo y de la intervención estadounidense en sus políticas internas para luchar contra el comunismo. Desde que Guyana se independizó de Gran Bretaña en 1966, Cuba ha proporcionado personal médico y ha entrenado a médicos guyaneses. Recientemente, Cuba también ayudó a fundar un centro de capacitación en Georgetown para trabajar con personas discapacitadas en toda la Comunidad del Caribe, dijo Greenidge.

 

Por supuesto, la afluencia cubana ha planteado preguntas. Algunos residentes guyaneses se preocupan de que a los cubanos se les pague mal en los trabajos y que sean explotados. Les gustaría que el gobierno emita permisos de trabajo a los cubanos.

 

"Incluso si están empleados, tienen que pagar alquileres exorbitantes", dijo el taxista Amir Rahim, quien aprecia a los cubanos como hermanos caribeños. "Por una habitación les piden $200 por mes. Solía ser la mitad”.

 

Algunos cubanos también han sido víctimas de robos, ahora que se corrió la voz de que los compradores llevan efectivo para pagar por sus compras. Desde su taxi, Rahim recientemente vio a asaltantes golpear en la cara a una cubana e intentaron huir con sus maletas. La policía y un ciudadano intervinieron, "pero la pobre mujer no quiso presentar cargos", por lo que los hombres fueron liberados, dijo Rahim.

 

Guyana también tiene una posición cercana a Estados Unidos hoy en día, dijo el embajador de Estados Unidos en Guyana, Perry Holloway. Eso se debe en parte a la migración, gran parte de ella en los años setenta y ochenta durante el período socialista de Guyana.

 

Actualmente, más guyaneses y sus descendientes viven en Nueva York, Florida y otros lugares de EEUU, que los que viven en Guyana: aproximadamente 800,000, dijo Holloway. Los guyaneses en Estados Unidos, Canadá y otros países envían cientos de millones de dólares cada año, lo que representa casi el 25 por ciento de la economía guyanesa.

 

"En este momento Guyana es el país más pro estadounidense que he visto en mi vida, y yo he vivido en todo el mundo. Incluso he vivido en Colombia cuatro veces, y Colombia a menudo se considera muy favorable a Estados Unidos”, dijo Holloway.

 

Sin embargo, la geopolítica no es lo más importante. Los compradores cubanos eligen entre las camisetas Nike por $4 o elegantes chancletas por $2 en las tiendas de Regent Street, en el centro de Georgetown. Agradecen la ayuda de sus compatriotas, que a menudo reciben de $70 a $100 por semana de tenderos por sus servicios en español. Los cubanos que visitan Guyana pueden quedarse por meses y renovar su estatus.

 

"Este tráfico está creando pequeños emprendedores cubanos en Guyana", dijo el empresario guyanés Gouveia. "Están construyendo pequeños hoteles, restaurantes y trabajando en tiendas como traductores".