Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Esta es la nueva política de Trump

 

Diario de Cuba, España

 

Washington.- Los principales cambios de la nueva política de Washington hacia La Habana incluyen fomentar las transacciones económicas con el sector privado (y no con los militares) y aumentar las restricciones en los viajes turísticos.

 

En cuanto a los derechos humanos, el Gobierno de EEUU "exigirá informes periódicos sobre el progreso de Cuba (si es que existe) hacia una mayor libertad política", detalla la Casa Blanca en una hoja informativa.

 

1. La nueva política canaliza las actividades económicas fuera del monopolio militar Grupo de Administración Empresarial (GAESA), incluyendo la mayoría de las transacciones relacionadas con viajes, a la vez que permite a las personas y entidades estadounidenses desarrollar vínculos económicos con el sector privado y de pequeñas empresas en Cuba. La nueva política deja claro que el principal obstáculo para la prosperidad y la libertad económica del pueblo cubano es la práctica de las Fuerzas Armadas cubanas de controlar prácticamente todos los sectores rentables de la economía. Los cambios de política del presidente Trump fomentarán el comercio estadounidense con negocios cubanos libres y presionarán al Gobierno cubano para que permita al pueblo cubano expandir el sector privado.

 

2. La política refuerza las restricciones de viaje para hacer cumplir mejor la prohibición estatutaria del turismo de Estados Unidos a Cuba. Entre otros cambios, los viajes para fines educativos no académicos se limitarán a los viajes en grupo. Se prohíbe el viaje individual autodirigido permitido por el Gobierno del expresidente Barack Obama. Los cubanoamericanos podrán seguir visitando a su familia en Cuba y enviarles remesas.

 

3. La política reafirma el embargo estatutario de Estados Unidos contra Cuba y se opone a las convocatorias en las Naciones Unidas y otros foros internacionales a que se termine. La política también exige informes periódicos sobre el progreso de Cuba (si es que existe) hacia una mayor libertad política y económica.

 

4. La política aclara que cualquier mejora adicional en la relación Estados Unidos-Cuba dependerá totalmente de la voluntad del Gobierno cubano de mejorar la vida del pueblo cubano, incluyendo la promoción del estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y tomar medidas concretas para fomentar libertades políticas y económicas.

 

5. El memorando instruye a los Departamentos del Tesoro y Comercio a iniciar el proceso de emisión de nuevas regulaciones en los próximos 30 días. Los cambios de política no tendrán efecto hasta que los departamentos hayan finalizado sus nuevas regulaciones, un proceso que puede tardar varios meses. El Departamento del Tesoro ha publicado unas preguntas y respuestas que proporcionan detalles adicionales sobre el impacto de los cambios de política en los viajeros y empresas estadounidenses.

 

Asimismo, la Casa Blanca detalla que el presidente Donald Trump cambiará la política hacia La Habana para alcanzar cuatro objetivos:

 

• Mejorar el cumplimiento de la legislación de Estados Unidos, en particular las disposiciones que rigen el embargo a Cuba y la prohibición del turismo.

 

• Responsabilizar al régimen cubano de la opresión y los abusos de los derechos humanos ignorados bajo la política de Obama.

 

• Fomentar la seguridad nacional y los intereses de la política exterior de Estados Unidos y los del pueblo cubano.

 

• Establecer las bases para empoderar al pueblo cubano para desarrollar una mayor libertad económica y política.

 

Respuestas a las interrogantes del cambio

 

Trump mantiene el fin de la política 'pies secos/ pies mojados'

 

Dentro de la nueva política de Washington hacia La Habana anunciada este viernes por el presidente Donald Trump en Miami, no se incluye ningún cambio a la retirada de la política "pies secos/ pies mojados" que hizo el expresidente Barack Obama, según precisó el Departamento del Tesoro de EEUU.

 

"La Aduana y Protección Fronteriza de los Estados Unidos continuará promoviendo la migración segura, legal y ordenada de Cuba bajo nuestros Acuerdos de Migración y disuadiendo a la migración peligrosa e ilegal de Cuba", señaló el Departamento de Seguridad Nacional.

 

Cualquier cubano que intente ingresar ilegalmente a EEUU está sujeto a remoción, será "tratado de la misma manera que todos los demás extranjeros de otros países".

 

La nueva orden tampoco incluye modificaciones en cuanto al envío de remesas autorizadas, que se mantendrán "tal como hasta este momento".

 

Estos cambios tampoco afectarán a las compañías aéreas estadounidenses que están autorizadas a volar a la Isla, que podrán continuar prestando sus servicios como hasta ahora.

 

Acuerdos comerciales con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR)

 

Todos aquellos acuerdos firmados antes de la orden ejecutiva de este viernes no serán revocados. Por lo tanto, cualquier acuerdo comercial establecido con antelación que incluya transacciones directas con entidades relacionadas con los militares cubanos, los servicios de Inteligencia y de Seguridad, será permitido.

 

El Departamento de Estado publicará próximamente una lista de entidades cubanas con las cuales no estará permitida cualquier transacción en el futuro.

 

Asimismo, los viajes de ciudadanos de EEUU a Cuba que incluyen transacciones directas con entidades relacionados con militares cubanos serán permitidos en caso de haberse iniciado previamente a la nueva orden.

 

Los viajes de estadounidenses a la Isla 'deberán apoyar a la sociedad civil y ayudar a la libertad de los cubanos'

 

En cuanto a los viajes de intercambio "pueblo-a-pueblo" planificados ya, de individuos o grupos, "tendrán cierta permisividad", pero deberán apoyar a la sociedad civil en la Isla o promover la independencia del pueblo respecto a las autoridades cubanas.

 

Todos aquellos ciudadanos de EEUU que hayan comprado pasajes aéreos para Cuba antes de la orden de este viernes podrán viajar.

 

Todos estos cambios específicos se harán efectivos, durante los próximos meses, mediante enmiendas a la orden firmada este viernes.