Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

El IRS le cae encima a Pastores por la Paz por caravanas a Cuba

 

Nora Gámez Torres, El Nuevo Herald

 

Durante años, Pastores por la Paz desafió el embargo estadounidense con “caravanas” de ayuda a humanitaria enviadas a Cuba. Su fundador, el pastor Lucius Walker, era recibido en la isla como un héroe.

 

Aunque la organización nunca solicitó una licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) para llevar la ayuda a la isla, no enfrentó mayores represalias aunque en alguna ocasión las autoridades estadounidenses intentaron retener los cargamentos en la frontera con México. Pero ahora Pastores por la Paz se enfrenta al temido Servicio de Rentas Internas (IRS): la organización perderá su estatus de organización caritativa exenta de impuestos por no declarar esos envíos.

 

Interreligious Foundation for Community Organization Pastors for Peace (IFCO) estaba siendo auditada por el IRS desde hace siete años y considera que la medida, comunicada la semana pasada, está “políticamente motivada”.

 

“En particular, el IRS argumenta que nuestro trabajo para llevar ayuda humanitaria y construir amistad con el pueblo cubano se hizo en violación de la ley de Comercio con el Enemigo del Departamento del Tesoro”, indica un comunicado publicado el martes por IFCO. La organización cuestionó la capacidad del IRS de llegar a esta conclusión, pues considera que es un asunto que debe tratar la OFAC.

 

“La OFAC, completamente informada de nuestras caravanas anuales que no aceptan licencias gubernamentales, nunca nos ha perseguido. ¿Cómo es que el IRS tiene el derecho de arrebatarnos nuestro estatus exento de impuestos?”, se cuestiona.

 

Pero el coordinador del programa de ayuda a Cuba, Manolo Enrique de los Santos, reveló en declaraciones a el Nuevo Herald que la organización “nunca había declarado [la ayuda al IRS] porque no habíamos solicitado licencia”.

 

Una vocera del IRS declinó comentar sobre el caso citando leyes federales sobre privacidad y confidencialidad.

 

Desde 1992, las caravanas han llevado más de 4,000 toneladas de ayuda humanitaria a Cuba en útiles escolares y medicinas, así como 300 autobuses. En el 2009, cuando comenzó la auditoría, la organización había donado ocho autobuses escolares y dos camiones a “iglesias, escuelas, hospitales y ONGs, así como más de 100 toneladas de suministros médicos que llegaron a centros de todo el país”, señala el comunicado.

 

De los Santos comentó que probablemente IFCO habría recibido las licencias especiales requeridas por el Departamento del Tesoro si las hubieran solicitado pero “posiblemente nos pudieran haber limitado qué podíamos llevar y a quién se lo podíamos entregar y nosotros no hubiéramos permitido que el gobierno norteamericano hubiera limitado nuestra misión cristiana de ayudar al pueblo de Cuba... OFAC consistentemente ha ido limitando cómo se debe entregar la ayuda y a quién”. Por ejemplo, señaló que “es más fácil entregar ayuda a una cooperativa privada que a una escuela”.

 

Según el coordinador, los cargamentos, son entregados a un “comité ecuménico” con integrantes de varias denominaciones protestantes encargadas de su distribución, la cual “no es coordinada con el Estado”, aseguró. La más reciente caravana recorrió 45 ciudades de Estados Unidos y llegó a Cuba en julio con medicamentos, sillas de ruedas y andadores, precisó.

 

Durante una conferencia de prensa en La Habana, la hija del reverendo y actual directora ejecutiva de la organización interreligiosa, Gail Walker, destacó el respeto que sentía su padre por Fidel Castro, “con quien tuvo una amistad que duró para siempre”. Asimismo, dijo que con la nueva edición de la caravana estaban “saludando” el cumpleaños 90 del ex gobernante, según publicó la prensa local. En entrevista con EFE, la activista calificó al “bloqueo” de “política anticristiana y antihumanitaria”.

 

De los Santos aseguró que la organización continuará la batalla legal con el IRS y continuará enviando ayuda a Cuba “sin pedir permiso del gobierno”.

 

“La intención de esta medida es querer paralizarnos. Seguiremos haciendo el trabajo por otras vías”, dijo.

 

La organización ha cuestionado en su sitio digital las acciones del IRS en un momento de cambio de la política hacia la isla.

 

Actualmente, OFAC ha expandido las actividades humanitarias que pueden realizarse con una licencia general (sin pedir autorización especial), que incluyen las donaciones médicas y aquellas destinadas a cubrir “necesidades humanas básicas”.