Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

El deporte se aleja de las escuelas

 

En Cuba hay 10.700 áreas deportivas con problemas, de las cuales 3.863 están evaluadas de mal o regular, según un informe presentado esta semana ante el Parlamento

 

Marcelo Hernández, La Habana, en 14yMedio

 

"Respiren profundo, tóquense los hombros con las manos", ordena el joven profesor de Educación Física a unos niños que ríen, salen de la fila y de vez en cuando siguen las instrucciones del maestro, mientras juegan un improvisado partido de fútbol con una pelota de balonmano.

 

La escena se desarrolla en la barriada habanera de El Cerro, en una plazoleta con el piso agrietado donde asoma la hierba. Debe de ser una de esas 10.700 áreas deportivas con problemas, de las cuales 3.863 están evaluadas de mal o regular, según el informe presentado esta semana ante la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

 

Este deterioro y el déficit de 1.736 profesores de Educación Física, que señala también el documento, hacen que en muchas escuelas primarias el turno destinado a la asignatura se ha convertido en el horario para corretear o merendar, pero no para hacer deportes.

 

A pesar de que cada año se gradúan cientos de estudiantes en la Escuela Provincial de Educación Física (EPEF), muchos profesores de esta asignatura emigran hacia otras actividades mejor remuneradas y numerosos recién graduados ni siquiera se incorporan a dar clases para cumplir con los dos años de su servicio social. Algunos, terminaron en las aulas de esas facultades más por presiones familiares, para que no estén "en la casa sin hacer nada", que por verdadera vocación.

 

"Empecé con tremendo entusiasmo pero en el camino me di cuenta de que esto es muy duro", cuenta a 14ymedio, Osniel Villafuente, un joven de 23 años que hace un lustro comenzó a impartir clases de Educación Física en una secundaria de San Miguel del Padrón. Pasaron algunos meses y fue perdiendo el gusto por trabajar porque "la falta de recursos limita todo lo que se sueña durante los años en que se aprende esta profesión", explica.

 

En estos momentos, las autoridades del Ministerio de Educación están en un proceso de reformar los programas de la asignatura. Por décadas, en la educación primaria se practicaron dos deportes, pero se espera que tras los ajustes en el programa puedan llegar a ser seis y los profesores elijan la disciplina deportiva que van a impartir, según las posibilidades de cada centro escolar.

 

La estructura metálica de una vieja mesa escolar hace las veces de portería en un área deportiva de la calle Carlos III donde se ejercitan varias escuelas de la zona. Un estudiante ha traído su propia pelota para practicar con sus colegas de aula. El grupo que llegó después no tuvo tanta suerte y solo pudo entrenar haciendo carreras y algunas cuclillas.

 

Para Osniel Villafuente la reforma que las autoridades buscan hacer en la asignatura podría, en lugar de aliviar los problemas, terminar por agravarlos. "Si con dos deportes nos era difícil cumplir el programa de estudios porque hay pocos recursos, tener una pelota es un problema y las áreas donde hacemos ejercicios están en muy mal estado, ¿qué va a pasar cuando se incorporen nuevos deportes?".

 

"Hay que agregar el desinterés de los estudiantes porque nacieron y viven en este siglo, pero están recibiendo una asignatura concebida y diseñada en el siglo pasado que no les resulta interesante", agrega el profesor, que ahora trabaja en un pequeño taller de reparaciones de teléfonos móviles. "Estos adolescentes de hoy han crecido con los videojuegos y los dibujos animados manga, se burlan cuando uno les dice que levanten un brazo o suban una pierna".

 

El presidente del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), Osvaldo Vento Montiller, explicó esta semana a los parlamentarios sobre la necesidad de "convertir la asignatura de Educación Física en una actividad atractiva para los estudiantes". Una urgencia en una era "donde priman la digitalización y los productos informáticos, en la cual la recreación se asocia al sedentarismo".

 

El funcionario reconoció que la Educación Física que se imparte en las escuelas de toda la Isla sigue generando "insatisfacción y no cubre las expectativas de los alumnos". Por otra parte señaló que no se realiza una buena captación de talentos entre los infantes y adolescentes para prepararlos como atletas, una ausencia que está minando las bases del deporte cubano.

 

"Tengo cinco estudiantes de un total de 17 que casi nunca vienen al turno de Educación Física", lamenta una profesora de la asignatura que dos veces a la semana entrena a sus estudiantes en un parque de la barriada de La Timba, cercana a la Plaza de la Revolución. "Otros cuatro alumnos tienen certificados médicos que dicen que no pueden hacer Educación Física, pero todo el mundo sabe que son justificaciones que se inventan con la complicidad de los padres para saltarse este turno".

 

En los centros educacionales donde faltan los profesores, es una práctica común que la asignatura se califique de manera automática con el máximo de puntuación en el expediente de los alumnos. Una situación que incrementa el irrespeto hacia la disciplina.

 

"Mi hija lleva tres cursos sin profesor de Educación Física y en ese horario lo que hacen es salir al patio y ponerse a jugar", lamenta Yanelis, madre de una estudiante de la primaria José Luis Arruñada en el municipio de Plaza de la Revolución. "En varias reuniones con la dirección de la escuela hemos reclamado que se solucione el problema pero nos responden que no tienen maestros, que nadie quiere la plaza".

 

La madre considera que ahora es un buen momento para que se alivie la situación con el aumento salarial anunciado a finales de junio y que beneficiará desde este mes a más de 2,7 millones de trabajadores públicos, incluyendo a los empleados del Ministerio de Educación.

 

"Vamos a ver si eso motiva a muchos de esos graduados a volver a las escuelas y pararse frente a un grupo", comenta la mujer. "Si no es así, no sé cómo puede arreglarse esto porque en la medida en que pasa más tiempo y estos niños no reciben clases de Educación Física menos interés tienen en el deporte; es algo que van a arrastrar para el resto de sus vidas", apunta Yanelis.

 

En las universidades el panorama no es muy diferente. En esos centros de altos estudios la práctica de deportes suele limitarse a los estudiantes que tienen la capacidad de competir y representar a su facultad en los Juegos Universitarios. Los que no tienen talento apenas pueden acceder a las instalaciones donde se entrenan los que ya saben jugar baloncesto, voleibol o beisbol, y entonces deben conformarse con dar vueltas a la pista y hacer un poco de calentamiento.

 

El protagonismo alcanzado por Cuba en el deporte ha decrecido notablemente en los últimos 20 años. Ya se habla con nostalgia de los tiempos en que la Isla tenía asegurado los trofeos en todos los eventos regionales e incluso superaba en las Olimpiadas a países del primer mundo.

 

Yanelis lo tiene claro: “¿Cómo vamos a tener campeones olímpicos si ahora mismo hay niños que se pasan el turno de Educación Física tirándose piedras o jugando con el teléfono móvil?"