Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

EEUU fue alertado por expertos médicos sobre severidad

de ataques a diplomáticos en Cuba

 

Rolando Cartaya, Martínoticias

 

En la evaluación médica han colaborado, además de la Universidad de Pennsylvania otras prestigiosas instituciones como el Centro Walter Reed , los Institutos Nacionales de la Salud y el Centro para el Control de Enfermedades, dijeron funcionarios d ela cancillería durante una audiencia congresional.

 

Dos de los testigos que se presentan este jueves en una audiencia del Subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes de EEUU señalan en su exposición que fueron médicos estadounidenses los que, basándose en exámenes “altamente especializados", alertaron al Departamento de Estado sobre el peligro que estaban corriendo sus diplomáticos en Cuba en relación con ataques a su salud todavía inexplicados.

 

En una declaración conjunta, el Subsecretario de Estado Adjunto interino para Asuntos del Hemisferio Occidental Kenneth H. Merten, y el coordinador del Grupo de Trabajo para Respuesta a Incidentes de Salud, Peter Bodde, recuerdan que la cancillería estadounidense tuvo conocimiento de los reportes de sus funcionarios sobre afectaciones a su salud, así como de un incremento en el hostigamiento cubano contra ellos, a finales de diciembre de 2016.

 

Sin embargo, precisan los testigos, “no fue hasta meses después, una vez que fueron realizados y analizados por los expertos los exámenes médicos altamente especializados, cuando empezamos a comprender el espectro de severidad de los efectos para la salud, y a confirmar su alcance”.

 

“Tal confirmación indicaba que estos incidentes iban más allá del hostigamiento rutinariamente experimentado antes por los diplomáticos de EEUU en La Habana”, subrayaron.

 

Merten y Bodde señalan más adelante que médicos profesionales del gobierno de EEUU han colaborado estrechamente en el caso con íconos de la excelencia médica en el país, como el Centro para Lesiones Cerebrales y su Reparación de la Universidad de Pennsylvania (donde fueron evaluados 21 de los 26 diplomáticos y familiares afectados) el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

 

“También hemos pedido al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) su participación pericial a fin de entender lo que sucedió en La Habana”, agregan los autores.

 

Merten y Bodde aseguran a los congresistas del Subcomité que el Departamento de Estado continúa sus esfuerzos para movilizar todas las capacidades gubernamentales, médicas, investigativas, científicas y de inteligencia a fin de responder las preguntas más urgentes en torno a los ataques.

 

Los expertos buscan identificar y comprender el mecanismo que causó las lesiones, el móvil de los ataques y la identidad de los perpetradores.

 

Respuesta de EEUU a incidentes en Cuba

 

Según la declaración del director en funciones de Asuntos Internacionales y Comercio de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, Brian M. Mazanec, los diplomáticos estadounidenses y sus familiares sufrieron lesiones graves, incluido daño cerebral y pérdida de la audición.

 

Mazanec se refirió en su testimonio al proceso seguido por el Estado para la convocatoria de una Junta de Revisión de Responsabilidad (ARB), sobre lo cual señaló que "el Estado enfrentaba un desafío al garantizar que su oficina responsable fuera consciente de los incidentes que pueden cumplir los criterios para convocar a un ARB".

 

Según Mazanec, las observaciones preliminares se centraron en "los desafíos de gestión relacionados con los incidentes en Cuba a través de nuestra revisión de documentación del Estado y entrevistas con funcionarios estatales competentes, aquí en Washington DC, con funcionarios de la embajada durante nuestro trabajo de campo en La Habana, Cuba, y con el personal afectado y miembros de la familia".

 

El experto señaló que la junta proporcionó un borrador de esta declaración al Estado para su evaluación técnica y una revisión sensible.

 

"Llevamos a cabo el trabajo en el que se basa esta declaración desde noviembre de 2017 a agosto de 2018, de acuerdo con los estándares de auditoría generalmente aceptados por el gobierno", indicó Mazanec.

 

Mazanec señaló que la revisión de la respuesta del gobierno federal a los incidentes en Cuba continúa, y planean concluirla en una fecha futura.