Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Despilfarro, desidia y la sequía dejan a media Cuba sin agua

 

Las tuberías rotas, los salideros y la falta de gestión del gobierno para solucionar el problema están entre las razones por las que la escasez de agua se ha convertido en un problema nacional.

 

Martínoticias

 

La sequía y la falta de gestión de los organismos encargados de hacer llegar el agua potable a la población figuran entre las causas de la escasez del líquido en varias ciudades de la isla.

 

Hasta finales de abril reportes de prensa en Cuba señalaban que en 10 provincias del país los embalses están por debajo del 50 por ciento de llenado, y más de un millón de personas podrían estar severamente afectadas.

 

En Santiago de Cuba, la segunda ciudad más importante del país y una de la provincias mas golpeadas por la sequía, "las lluvias que cayeron en los últimos meses no han sido suficientes para el abasto a la población”, dijo a Martí Noticias Yanara Martínez, especialista en Atención a la Población de la empresa provincial de Acueducto.

 

"El porciento de agua que recuperó la presa no es suficiente para el abasto a la población”, subrayó la funcionaria. Sin embargo, el activista Ovidio Martín no está de acuerdo con ese argumento.

 

A juicio de Martín, el problema mayor no es la sequía, sino “la mala distribución del liquido y el deterioro en que se encuentran las redes de abastecimiento, lo que provoca el despilfarro en todas partes, porque en el pasado no se hizo bien el arreglo del acueducto de Santiago de Cuba".

 

"No repararon bien las tuberías y “el agua se derramaba en exceso”, por eso ahora la población está “pagando muy caro la negligencia", agregó.

 

Mirtha Pérez, quien reside en el centro de la ciudad de Santiago de Cuba, donde están los principales hoteles y la sede del gobierno, dijo que ella no ha sentido los rigores de la escasez porque casi nunca falta el agua, mientras que a Nordelia, del reparto Sueño, regularmente “les llega” y ellos la almacenan para los horarios en que no hay por las tuberías.

 

En Bayamo, provincia Granma, los ciudadanos culpan al gobierno de no escuchar sus reclamos, según dijeron a reporteros de Palenque Visión.

 

Las tuberías rotas, los salideros y la falta de gestión del gobierno para solucionar el problema están entre las razones por las que la escasez de agua se ha convertido en un problema nacional, señalaron los entrevistados.

 

En Ciego de Ávila, la prensa provincial precisó el pasado mes de mayo que en ese territorio en lo que va de año se han eliminado unos 5.600 salideros de agua.

 

La Habana no escapa al problema

 

Los capitalinos también sufren los rigores de la escasez de agua y las dificultadas para adquirirla. A pesar de las intensas lluvias semanas atrás el abastecimiento pudiera agravarse en los meses siguientes, destacó la prensa oficial.

 

Los repartos Eléctrico, La Güinera, El Calvario, entre otros asentamientos de Arroyo Naranjo y de otros municipios cercanos, como Cotorro y Boyeros, que son abastecidos por la Cuenca Sur, se encuentran actualmente afectados por los recortes en la distribución de agua potable, señala un reporte del periodista Ernesto Pérez Chang publicado en Cubanet.

 

Los capitalinos califican de "verdadero tormento" lo que enfrentan por el pésimo abastecimiento. Al municipio Habana del Este se le suspendió el bombeo, de modo que la distribución de agua se realiza actualmente mediante carros pipa, con frecuencias de servicio que oscilan entre uno y siete días, e incluso hasta muchos más, explica Pérez Chang.

 

“En algunos barrios casi nunca llega el agua”, dijeron vecinos consultados por Palenque Visión, mientras que otros responsabilizaron a los directivos de la estatal Aguas de La Habana “por no buscar solución ante tantas roturas y salideros en las redes hidráulicas.

 

“Hay mucha desorganización, y las roturas en las llaves donde cogemos el agua para las pipas están rotas”,dijo un chofer que apenas puede “cargar su carro una vez al día".

 

El valor del contenido de un carro cisterna, que antes podía oscilar entre los 20 y 30 dólares, en estos momentos ha superado el precio de los 100 dólares en algunas regiones de la capital, precisó Pérez Chang.

 

A principios de este año, el Instituto de Recursos Hidráulicos y el Centro de Estudios del Clima, señalaron en un informe que esta ha sido la sequía más severa de los últimos 115 años en el país, y se estima que afecta a una cifra cercana al millón de cubanos, y al 63 por ciento del territorio nacional.