Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

De mano en mano nace la televisión privada en Cuba

 

Rafael Rosabal, en La Conversación, DPA

 

Un programa hecho ciento por ciento en Cuba” es el eslogan con el que se lanzó MiHabanaTV, uno de los nuevos canales de televisión privada que existen en la isla. Todavía no se pueden ver en las pantallas de las casas de los cubanos pero circula rápidamente todos los meses de mano en mano, por medio del paquete semanal, una red informal pero muy bien organizada de memorias USB, que llegan a los espectadores de todo el país.

 

Durante un año Yenny Ramírez estudió la idea de lanzar un canal de televisión en Cuba, para ello pensó en el público a quien iría dirigido, cómo financiarlo y todo con el objetivo de que el producto final “tuviera un buen rafting”.

 

Junto a Karelis Herrera hicieron un estudio de audiencia y uno de mercado con los principales anunciantes y temas publicitarios, así nació hace unos meses el canal MiHabanaTV.

 

Al principio la idea inició con un programa dirigido a los jóvenes centrado en lo que acontece en el mundo de la farándula y el espectáculo, que no son habituales en los medios oficiales, explican a dpa las creadoras, pero rápidamente el público se fue ampliando y frente al televisor se reunían familias enteras.

 

A los pocos días de sacar el segundo programa en el paquete semanal recibieron una llamada del canal Univisión de Miami, pidiéndoles una entrevista para contar su experiencia. “Ahí tomamos idea del proyecto que estábamos iniciando”, aseguró Yenny Ramírez, directora general de MiHabanaTV.

 

A los cuatro meses se vieron en la “necesidad de producir otro programa, dirigido a un público que ya pasaba los cuarenta años y también estaba necesitado de consumir otras temáticas”, y crearon Añejos de Cuba, donde entrevistan a humoristas, cantantes o pintores que por su trabajo son muy reconocidos en la isla.

 

En Cuba también existe el canal Q’MANÍA TV, el cual busca proyectarse internacionalmente por Youtube y cuenta con espacios para todas las edades.

 

Ofrece el programa Tecnomanía que es más cercano a los adolescentes mientras que TV Manía está centrado en seguirle la pista a los artistas cubanos que están fuera del país “pero que fueron muy populares en la isla y siguen siendo cubanos a pesar de estar lejos” asegura su creador Rolando Lorenzo León.

 

Estos nuevos programas alternativos se alejan de la política y se centran en temas de espectáculos y farándula. Entrevistan al grupo Gente de Zona, famosos por actuar con Enrique Iglesias o Marc Anthony; le celebran el cumpleaños a la popular actriz cubana Blanca Rosa Blanco, o el rockero isleño David Blanco les explica las posibles colaboraciones con músicos norteamericanos.

 

En MiHabanaTV son un pequeño equipo de trabajo y con dos cámaras fotográficas graban los videos en calidad High-Definition de los programas en los que las mismas personas hacen de técnicos de sonido, maquilladores, atrezzistas o lo que pueda surgir durante el rodaje como colocar los sofás donde se sentarán los entrevistados.

 

Este pequeño equipo está formado por graduados del Instituto Superior de Arte y se reúnen cada dos semanas para revisar lo que sucede en el panorama cultural y “el mundo de la farándula cubana”. Muchas veces son los propios televidentes los que les solicitan los temas a emitir.

 

Los estudios de audiencia los hacen por los correos electrónicos o los SMS que les mandan los espectadores, pero además estudian los datos que les aportan las redes sociales como Youtube o Facebook donde sus programas también se pueden ver.

 

Los creadores de estas nuevas ofertas prefieren usar el término alternativo al de privado. El artículo 53 de la Constitución cubana marca que todos los “medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada”.

 

La exclusividad estatal hace que en Cuba todos los canales que se pueden ver en abierto por la televisión dependan del gubernamental Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Mientras los canales extranjeros se ofertan solo por plataformas de cable a delegaciones diplomáticas, hoteles o representaciones de empresas extranjeras.

 

Nosotros no competimos con la televisión cubana, no es nuestro objetivo, nosotros queremos competir con los programas de la televisión internacional”, aseguran los gestores de MiHabanaTV.

 

La televisión cubana en general es muy criticada en la isla por usar formatos y lenguajes antiguos. El espectador cubano prefiere hacer zapping con las memorias USB y ver concursos como Nuestra belleza latina o polemizar con programas de Miami como Caso cerrado.

 

El director de Q’Manía TV asegura que la “televisión estatal cubana está pasando por un mal momento” debido a “los avances tecnológicos y la visible evolución del mundo del entretenimiento que han dejado a la televisión estatal con un nivel de preferencia muy bajo”.