Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cubanos y venezolanos, entre los extranjeros

que más son detenidos y expulsados de Panamá

 

Mario J Pentón, El Nuevo Herald

 

Más de 100 cubanos han sido expulsados de Panamá en lo que va de año, según cifras del Servicio Nacional de Migración a las que el Nuevo Herald tuvo acceso, lo que ubica a Cuba en el quinto puesto por naciones en el número personas expulsadas, deportadas y retornados voluntariamente.

 

La isla es hasta el momento superada en esta posición solo por países como Venezuela, Colombia, Nicaragua y República Dominicana.

 

“La deportación de ciudadanos cubanos se mantiene de forma ascendente en los meses de mayo (13), junio (17), julio (18) y agosto (27), mientras que la mayor cantidad de expulsiones de los isleños en lo transcurrido del 2018, se dio durante el mes de mayo”, según explicó precisó el Servicio Nacional de Migración a este diario.

 

Las autoridades sostienen que entre las principales causas de las expulsiones de ciudadanos cubanos están la estadía y permanencia irregular en el país y el vencimiento de sus visados.

 

“El extranjero que haya sido deportado no podrá ingresar al país en un lapso de 5 a 10 años”, indicó el Servicio Nacional de Migración.

 

Durante este año han sido arrestados 298 cubanos que permanecían de manera irregular en Panamá. Cifras oficiales indican que en cuanto a la cifra de detenciones los cubanos ocupan el segundo puesto, siguiendo los pasos a Colombia, un país fronterizo, y de Venezuela, que vive un éxodo sin precedentes.

 

Tanto Panamá como Costa Rica son países que han servido de tránsito a miles de cubanos que cada año llegan a la frontera de Estados Unidos para pedir refugio.

 

Ambas naciones fueron el epicentro de una crisis migratoria en el 2016, después que Nicaragua cerró el paso y miles de cubanos quedaron varados en medio de la travesía por la región con la intención de pisar suelo estadounidense.

 

Un acuerdo regional que incluyó a México y otros países, así como la ayuda económica de Estados Unidos, permitieron que más de 9,000 cubanos fueran transportados en dos puentes aéreos hasta la frontera sur estadounidense.

 

Poco antes de terminar su mandato, en enero de 2017, el presidente Barack Obama puso fin a la política de pies secos/pies mojados, en virtud de la cual los cubanos eran acogidos y recibían beneficios migratorios excepcionales al llegar a Estados Unidos.

 

Pese a que el fin de esta política disminuyó drásticamente la llegada de cubanos, todavía muchos no han perdido la esperanza y continúan llegando a la frontera para pedir asilo político. Otros prefieren no aventurarse y han girado la brújula hacia el sur, por lo que algunos países latinoamericanos han experimentado un rápido aumento de la emigración cubana.

 

Panamá, que otorga unas 1,000 visas estampadas cada mes a ciudadanos de la isla, es también uno de los principales destinos de cubanos conocidos como “mulas”, quienes viajan legalmente para comprar productos y revenderlos luego en el mercado negro. En lo que va año se contabilizan más de 25,600 entradas a Panamá provenientes de Cuba.