Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cuba: cuando un negocio privado pasa a manos del Estado

 

Redacción de CiberCuba

 

La famosa discoteca Galaxia, de Matanzas, cerrada por las autoridades cubanas en mayo pasado por prostitución, tráfico de drogas, corrupción y lavado de dinero, ha sido sustituida por el centro recreativo La Atenas de Cuba, un negocio estatal que languidece en el antiguo cine Bahía, de Peñas Altas.

 

Según publica Cubanet,  uno de los trabajadores del centro ideado por las autoridades matanceras cree que "una mejor propuesta para la juventud cubana", pero que le falla lo principal: la oferta cultural. Si antes actuaban en Galaxia Yomil y el Dany, Habana de Primera o Los Ángeles, ahora se ha reducido un 99% la presentación de grupos nacionales porque no hay dinero para pagarles el caché. Los empleados proponen programaciones a sus jefes, pero se las echan para atrás por falta de presupuesto y no se arriesgan a contratar por su cuenta por temor a que los despidan.

 

Si antes Galaxia era la discoteca más concurrida de Matanzas, ahora La Atenas de Cuba es el local con menos atractivo de la zona. Sólo se llena los domingos. El resto de días no le hace sombra a La Salsa y Tropicana, otros dos establecimientos matanceros.

 

Yaneisi, una joven asidua de Galaxia, reconoce que ese centro nocturno ya no es lo que era. "Esto nunca volverá a ser como antes. Ahora que pertenece al Estado la música es malísima y las ofertas escasean en el bar. Preferimos La Salsa, que se llena a tope", dice.

 

En la misma línea, Ibis Pérez, otra ex clienta de Galaxia, cree que el mayor problema para esta discoteca fue alcanzar popularidad porque las autoridades le echaron el ojo. Ella asegura que cuando frecuentaba este local nunca vio ni prostitución ni drogas. Es más, cree que lo que en realidad ocurrió es que las discotecas estatales se quedaron sin recaudar porque Galaxia se había quedado con todo el mercado y por eso la desmantelaron para desactivar la competencia.

 

Otro joven de la zona, Osniel Valdivieso, dice que Galaxia ha sido el mejor centro nocturno que ha tenido la ciudad de Matanzas. "En los meses de vacaciones había actividades infantiles para los niños, con payasos y podías reservar el local para cualquier celebración. Ahora que pasó al Estado ya no es así", explica.

 

Marlén Pimentel, por su parte, se queja de que los centros estatales con aceptación de público son los que están destinados al turismo extranjero. En su opinión el Estado sólo cree que puede recaudar prestando servicio a los turistas, sin embargo, los emprendedores cubanos sí prestan atención al público nacional y hacen que sus locales sean, incluso, más rentables.