Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cinco preguntas acerca de la escasez de medicamentos

 

Dimas Castellanos, La Habana, en Diario de Cuba

 

Un trabajo acerca de la escasez de medicamentos en Cuba, de la periodista Lisandra Fariñas, apareció en el diario Granma el pasado viernes. Basado en conversaciones con tres funcionarias, estas plantearon lo siguiente:

 

Teresita Rodríguez Cabrera, vicepresidenta de BioCubaFarma, aseguró en diciembre de 2015 que habían elaborado "las demandas de medicamentos para los próximos meses". La elaboración del plan incluía el plan de necesidades desde los materiales de repuesto hasta piezas para la industria.

 

Ahora, en octubre de 2016, Teresita explica que en la primera mitad de este año comenzaron a agotarse muchos recursos porque "oportunamente no se contó con el financiamiento necesario para pagar las deudas contraídas y así lograr la estabilidad del suministro, a pesar de tener todas las materias primas, recursos y materiales de envase contratados". Por esa razón, según la vicepresidenta, "los proveedores comenzaron a declinar, demorando las entregas, modificando las formas de pago, elevando los precios, y en otros casos llegando a no ofertar las materias primas y materiales de envases necesarios".

 

Rita María García Almaguer, directora operativa de BioCubaFarma, explicó que "el Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmacéutica constituye una organización empresarial que produce medicamentos, equipos y servicios de alta tecnología, con destino al mejoramiento de la salud humana, la generación de bienes y servicios exportables y la producción de alimentos con tecnología de avanzada", y por ello constituye una industria estratégica, con elevados estándares de sus productos y servicios y un sólido posicionamiento internacional.

 

Rita María añadió que "si bien en otros momentos como el 2015 ocurrieron dificultades de contratación, hoy lo que pasa es que no contamos con el financiamiento de manera oportuna para poder pagar la deudas, y que el proveedor pueda seguir entregando". Dijo también que "todas nuestras materias primas y materiales de acondicionamiento se importan... porque para estar posesionado en el mercado el estándar de los materiales que usted va a utilizar también tienen que tener esa alta tecnología". Por tanto, dijo: "Si no se paga oportunamente toda esta cadena se retrasa".

 

Cristina Lara Balanzuri, jefa de Planificación y Análisis de Medicamentos del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) sostuvo "que hoy es una prioridad también la lucha contra las ilegalidades en el sistema de salud, y no hay impunidad ante el desvío y las ventas ilícitas de medicamentos u otros recursos que se detecte".

 

Los planteamientos de estas tres funcionarias sugieren preguntas que estuvieron ausentes en la conversación con Granma, como son las siguientes:

 

1- Si desde la fabricación de medicamentos hasta la producción azucarera los planes elaborados no se cumplen,  ¿para qué sirve  el sistema de planificación? ¿Cómo es posible que con tal inutilidad el sistema de planificación socialista se continúe considerando la vía principal para la dirección de la economía nacional?

 

2- ¿Cómo una industria de alta tecnología puede funcionar eficientemente si la materia prima y los embalajes para la producción del 63% de los fármacos que conforman el cuadro básico de medicamentos hay que adquirirlos en el mercado internacional y el país carece de una economía eficiente que permita la solvencia mínima para pagar a los proveedores?

 

3- Si en 2015, cuando la situación financiera era más favorable, hubo dificultades de contratación y ahora no se cuenta con el financiamiento oportuno para pagar a los proveedores, ¿se trata de una situación coyuntural o una situación endémica de la economía cubana?

 

4- ¿Cómo es posible calificar a BioCubaFarma de industria estratégica y de poseer un sólido posicionamiento internacional, si por falta de solvencia resulta incapaz de garantizar los medicamentos más elementales para la población de su país, incluso los llamados controlados como son los productos para las crisis de asma, la hipertensión arterial y la diabetes, como puede apreciarse con las colas en las farmacias el día en que entran los medicamentos?

 

5- Si hoy es una prioridad la lucha contra las ilegalidades en el sistema de salud y no hay impunidad ante el desvío y las ventas ilícitas de medicamentos, ¿cómo se puede explicar el tráfico de fármacos en el país?

 

Esas preguntas nos retrotraen a lo siguiente:

 

En marzo de 2012, Marino Murillo Jorge, dijo que el Ministerio de la Agricultura "presenta un estado económico-financiero desfavorable por varios años, el cual influye negativamente en la gestión empresarial" y demostró "que han sido insuficientes las acciones y medidas adoptadas hasta la fecha para revertirlo". Y en mayo de 2013 expresó: "Las medidas que durante décadas se han puesto en práctica en la forma de gestionar la tierra, no han conducido al necesario aumento de la producción".

 

La más reciente evidencia de esa crisis tuvo lugar en en el primer semestre de 2016 cuando el PIB cayó al 1%. Por ese hecho, el pasado 8 de julio, el presidente Raúl Castro expresó: "Es preciso reducir gastos de todo tipo que no sean imprescindibles, fomentar una cultura del ahorro y de aprovechamiento eficiente de los recursos disponibles". A lo que el entonces Ministro de Economía añadió: "Si el problema que tenemos es de capacidad de liquidez, lo primero que hay que hacer es restringir los pagos en divisas del país...  Con la divisa que tenemos lo que hay que respaldar es la materia prima para la actividad principal, o el gasto que lleva la actividad principal en cada lugar".

 

Esas palabras dejan claro que la disminución de importaciones para no generar nuevas deudas tenía que reflejarse en nuevas disminuciones de la producción, que es lo que está ocurriendo con los medicamentos.

 

El problema, por tanto, no radica en las "inestabilidades en la entrega de medicamentos al sistema de salud nacional". No se trata tampoco de problemas externos o coyunturales, sino internos y permanentes, de una crisis crónica del modelo económico cubano.