Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cinco claves para la política económica

 

Yoandy Izquierdo Toledo, Revista Convivencia, Pinar del Río, Cuba

 

Si bien es cierto que el éxito de la gestión económica depende de múltiples factores, quisiera referirme a cinco de ellos que pueden ejercer una enorme influencia. Es válido aclarar que la conjunción de todos no garantiza de forma inmediata la eficacia total de la política económica, porque siempre aparecerán otros elementos de interferencia aunque sea con una influencia mínima. Sin embargo, está demostrado que las economías que ponen en práctica estas cinco claves, tienden al crecimiento económico y hacen sostenibles los ciclos de desarrollo, producción y generación de ingresos.

 

El Estado de Derecho: toda política económica está indisolublemente asociada a los intereses políticos de cada nación, lo que se evidencia en la elección del modelo a seguir. Bajo un verdadero Estado de Derecho se verán protegidos los derechos económicos de propiedad, asociación, intercambio, inversiones, entre otros. Las leyes de empresas, de la propiedad, de inversión extranjera directa y de inversión nacional protegerán a las personas, y se combinan con el desempeño adecuado del Estado como institución reguladora de los bienes y servicios estratégicos, en la búsqueda del bienestar social.

 

La propiedad privada: el desarrollo de la propiedad privada puede asociarse al aumento de las inversiones, la introducción y desarrollo de nuevas tecnologías con el componente innovador, del que carecen en ocasiones los modelos estatales menos creativos. Se deben reconocer y proteger todas las formas de propiedad, no solo la privada, sino también la cooperativa, mixta, pública, estatal, estableciendo el marco jurídico que las garantice a través de una Ley de Propiedad, y leyes complementarias que permitan el desarrollo y protección de las pequeñas y medianas empresas.

 

Poder judicial independiente: la independencia de los tres poderes permitirá la aplicación imparcial del Estado de Derecho, ya que se promulga la salud del sistema y no la respuesta a los intereses del partido que ejerce el poder. No confundir, ni mezclar el poder judicial, con la administración pública contribuye a que la administración sea eficiente, transparente y ágil, con órganos o entidades reguladoras independientes que permitan una justicia eficaz y que incentiven el desarrollo de las fuerzas productivas.

 

Como resulta en la experiencia cubana, un Estado de partido único que pretende mantener el imperio de la ley, restringe con mucha frecuencia las libertades personales en determinados ámbitos de la actividad social.

 

Precios del mercado libre: resultan indicadores para opinar sobre los niveles de abundancia o escasez de los bienes y servicios, y dan idea también del trabajo, el capital, los niveles de empleo y los ingresos que tienen lugar bajo determinado modelo económico.

 

Estabilidad monetaria: el mantenimiento de los precios indica estabilidad y permite, a su vez, una planificación segura del presupuesto del Estado y los niveles de gastos de los consumidores. Las políticas monetarias centran su objetivo en torno a la inflación con vistas a su disminución.

 

Queda claro que el éxito de toda política económica dependerá de las realidades no solo económicas, sino políticas y sociales de todos los Estados, de su interacción con otros países en el marco de unas relaciones internacionales recíprocas y transparentes y, sobre todo, de una conducción eficiente por el camino del bien común.