Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Cerrada la puerta de EEUU, los cubanos van de compras a Panamá y México

 

El pasado 18 de marzo el Gobierno estadounidense redujo de 5 años a tres meses la validez de la visa B2

 

Luz Escobar, La Habana, en 14YMEDIO

 

El anuncio de EE UU de sustituir la visa B2 de cinco años por una de apenas tres meses ha caído como un cubo de agua fría sobre los propietarios de pequeños comercios que solían viajar al extranjero para abastecer al sector privado cubano con todo tipo de productos, desde el queso parmesano y las especias hasta los jabones para las casas alquiladas a los turistas.

 

"Tengo una visa de cinco años a la que solo le quedan tres meses para que caduque y ahora ya sé que no voy a poder obtener otra", explica a 14ymedio Lorenzo Pardo, de 48 años, y administrador de un local de venta de comida a domicilio.

 

El pasado 18 de marzo el Gobierno estadounidense redujo de 5 años a tres meses la validez de la visa B2 (turismo y visitas familiares) para ciudadanos cubanos. Ahora solo se les permite una entrada a EE UU. "He estado viajando hasta cuatro veces al año a visitar a mi familia a Miami y también para traer productos", cuenta.

 

Prado cargaba en sus maletas con especias secas, especialmente ajo y cebolla, que muchas veces no se encuentran en la Isla o tienen precios elevados. "También traía cubiertos desechables y otros productos que me sirven mucho en mi negocio de llevar comida a las casas", agrega.

 

A pesar de los inconvenientes, Prado no se siente totalmente desanimado. "Ahora haré lo mismo pero a través de Panamá o México", precisa. "El dinero que antes dejaba en Miami ahora lo dejaré en Cancún o en la Ciudad de Panamá".

 

Las autoridades panameñas no han querido desaprovechar la ocasión y, apenas unas horas después del anuncio de Washington comunicaron su intención de ahondar en la flexibilización de su política migratoria hacia la Isla. Si desde octubre pasado los cubanos podían obtener una tarjeta de compras, ahora ya tienen acceso a una visa de múltiples entradas durante 5 años.

 

Para Camilo Condis, también relacionado con la gastronomía y los alojamientos para turistas, la nueva limitación trasciende el tema de los negocios privados.

 

"Excepto en 2016, que traje una computadora, nunca he hecho importaciones, ni vengo cargado de cosas para negocios", aclara. Condis considera que quien quiera ir de compras "lo tiene fácil en Panamá" y prefiere centrarse en lo que llama "el costo familiar". "Mi familia está allá y está en peligro el poder vernos regularmente", lamenta.

 

A Tamara Rodríguez le duele lo mismo. "Es cierto que he aprovechado los viajes a Miami no solo para visitar a mis dos hijos que viven allí, sino también para traer productos básicos como jabón, champú y hasta ropa de cama que me ha ayudado mucho en este negocio", dice esta cuentapropista que regenta varias habitaciones para turistas en la zona costera de Guanabo, al este de La Habana. "Hace dos años tengo la visa mexicana y ahora me voy a enfocar en lograr la panameña para que esto no me afecte demasiado", dice conforme.

 

Rodríguez asegura que muchos cubanos ya sospechaban que iba a ocurrir algo así. "En los últimos años se han dado pasos atrás a todo lo que se logró con los viajes en el tiempo de Barack Obama". Hace tres años estaba con la vista fija en el televisor mientras transmitían el discurso del presidente estadounidense en el Gran Teatro de La Habana.

 

"Parecía que solo iban a venir más ventajas, aperturas y un contacto más estrecho entre ambos países, pero en lugar de eso lo que ha ocurrido es todo lo contrario", lamenta. Rodríguez piensa que las autoridades cubanas deberían abrir más los visados a los estadounidenses. "Quizás haga que Donald Trump vuelva a abrir a la visa de cinco años para nosotros", opina.

 

Pero los problemas van más allá de lograr un visado de cinco años y múltiples entradas.  Estados Unidos ha incumplido el acuerdo migratorio firmado con Cuba en 1996 que garantizaba la entrega de 20.000 visas anuales. También ha puesto limitaciones a los viajes a la Isla para los ciudadanos norteamericanos. Y, además, los cubanos deben viajar ahora a terceros países para solicitar un visado.

 

Pese a los desmentidos del Gobierno cubano sobre su implicación en los hechos, la mayor parte del personal de la embajada de EE UU en La Habana fue retirado de la Isla tras los "ataques sónicos" que afectaron a más de una veintena de funcionarios y sus familias.

 

"Ahora se hará más complicado todo y es probable que los consulados de Panamá y México estén con una mayor demanda de solicitudes de visa", reflexiona Wilfredo Pérez, otro trabajador por cuenta propia que se beneficia aún de su visado de cinco años para visitar a su familia en New Jersey. "Se me vence en 2021, así que ahora mismo no tengo un gran problema", explica a este diario.

 

Pérez considera que la nueva situación puede encarecer algunos productos en el "mercado negro”, especialmente medicamentos, suplementos nutricionales, alimentos y electrodomésticos que llegaban cada semana desde EE UU a la Isla. A pesar de los inconvenientes, se le nota optimista. "La gente se irá adaptando a la nueva situación y empezará a sacarle más partido a importar desde otros países".