Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Yoenis Céspedes: de la bicicleta en Cuba al Lamborghini en EEUU

 

En su propia casa, con su propio ganado, y a punto de firmar un contrato de $75 millones, Céspedes está viviendo el verdadero sueño americano en mucho mejor forma de lo que nunca pensó.

 

Martínoticias

 

Un par de semanas después de llevar a  los Mets a la Serie Mundial, Yoenis Céspedes invitó a sus amigos y familiares para una fiesta de barbacoa en su rancho de $1.85 millones y 88 acres en Vero Beach, Florida.

 

El pelotero cubano mató una vaca de 800 libras para la especial ocasión, publica este domingo el New York Post.

 

En su propia casa, con su propio ganado, y a punto de firmar un contrato de $75 millones, Céspedes está viviendo el verdadero sueño americano en mucho mejor forma de lo que nunca pensó.

 

En su tierra natal, Cuba, matar su propio ganado sin un permiso emitido por el gobierno comunista tiene una pena de 18 años de cárcel. La libertad nunca supo tan bien para alguien.

 

¿Hay alguien que pueda disfrutar de la vida más que Yoenis Céspedes? El jonronero estacionó en el campamento de entrenamiento primaveral de esta semana en un coche diferente cada día. Ayer, fue un negro y azul Polaris de $ 68.000 luciendo un trébol de cuatro hojas y la inscripción "Live Lucky" en el capó.

 

A los 30 años de edad, lleva generalmente collares de oro con grandes medallones - uno tiene su número 52 -, pendientes de diamantes y relojes de diseño. Tiene siete barcos y una mansión de $ 2 millones además del rancho.

 

De la pobreza al lujo extremo

 

Es un exceso de riqueza y confort para un hombre que creció compartiendo una casa de cuatro habitaciones con ocho miembros de la familia en una nación comunista.

 

Su madre fabricó su primer bate de la rama de un árbol silvestre del campo.

 

En 2011, Céspedes dejó a su hijo de 2 años atrás y huyó de la isla de los hermanos Castro con su madre y cinco familiares. Abordaron una lancha rápida que en 23 horas los llevó a la República Dominicana.

 

Llegó a EEUU después de firmar un contrato de $36 millones de dólares con los Atléticos de Oakland, en febrero de 2012.

 

Alquiló una casa en Nueva Jersey la temporada pasada, pero Florida es su base de operaciones. Y mientras sus barcos y coches parecen estar a la derecha del filme "Miami Vice", su estilo de vida no lo es.

 

Al principio se alquiló una casa en un canal en el faro de la punta, y cuando sus familiares llegaron a la Florida se trasladaron allí.

 

"Él es muy consciente del bienestar de su familia", dijo Gerard Maccioli, que alquiló la casa de cinco dormitorios a Céspedes. El cubano, que ama pescar, suele atracar un barco en el patio trasero. Su flota está formada por un yate Bertram de 54 pies y varios barcos de pesca más pequeños.

 

El sueño americano se hace realidad

 

En junio de 2014, compró el rancho, no muy lejos del campo de entrenamiento de los Mets en Port St. Lucie.

 

La entrada bordeada de encinas conduce a una casa de 2.400 pies cuadrados con tres estanques (dos de ellos con peces). La propiedad incluye un establo de 6.300 pies cuadrados y un granero de 2.200 pies cuadrados. Además de un gimnasio.

 

Allí tiene Céspedes por lo menos 40 cabezas de ganado, varios caballos y muchas gallinas. Al igual que con los autos de lujo, sigue comprando más vacas.

 

Unos meses después de adquirir el rancho, compró la mansión de $1.85 millones para que fuera su hogar. La mansión amarilla de 10.000 pies cuadrados cuenta con seis dormitorios, 7 baños y medio y un garaje para cuatro coches con un compartimiento para un carrito de golf.

 

El jugador mantiene algunos de sus coches de lujo en Boca Ratón y algunos en el rancho.

 

El jonronero cubano es dueño de al menos seis automóviles, incluyendo un Alfa Romeo de $ 250.000 y un Lamborghini Aventador 2015.

 

En Cuba, Céspedes usaba una bicicleta para trasladarse.

 

"En Cuba nunca pensé que iba a estar aquí en los Estados Unidos", dijo Céspedes al Post. "Después de que llegué aquí, vi que puedo tener lo que quiera, por lo que he trabajado muy duro para ello", concluyó.