Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Vivir sin tener dónde

 

Cientos de miles de personas sin vivienda y locales estatales subutilizados o en desuso. El Estado debería censarlos y considerarlos para ayudar a la población.

 

Martha Beatriz Roque Cabello, La Habana, en Diario de Cuba

 

Son cientos de miles de personas las que están afectadas por la situación de la vivienda. Algunas no tienen dónde vivir y se encuentran deambulando por las calles, otras están recogidas en casa de familiares y un grupo considerable reside en albergues, sin las condiciones necesarias para la convivencia.

 

Sin embargo, si usted camina por las calles de algunos barrios, no solo en la capital, sino en cualquier municipio cabecera de provincia en el país, podrá encontrar una casa e incluso un edificio destinado a una empresa o unidad empresarial, que en la práctica subutilizan una buena parte del inmueble.

 

Si hubiera voluntad política para solucionar la grave crisis habitacional que tiene el país, habría que comenzar precisamente haciendo un levantamiento a lo largo y ancho de la Isla para determinar los locales subutilizados o en desuso que pertenecen a diferentes entidades del Estado. Una vez hecho el censo se podrían hacer pequeñas inversiones para transformar en viviendas aquellos en que existan las posibilidades.

 

Hay algunos lugares que tienen valores patrimoniales, pero si no se recurre con urgencia a un proceso de conservación constructiva, también se perderían en poco tiempo.

 

Hay que considerar que con la reestructuración administrativa que está haciendo el Estado en la actualidad, debido a las limitaciones económicas y a la reducción de plantillas, se fusionarán y cerrarán algunos establecimientos.

 

En todo este proceso, hay pequeños hoteles y casas de visitas de ministerios que no se están explotando al máximo. Pudieran ponerse de acuerdo y hacer uno central en cada provincia para los funcionarios que las visitan, ya que el dinero que reciben en dieta es tan ridículo, que no alcanza ni remotamente para pagar la estancia en un hotel de turismo, como antes se hacía, o para poder alquilar una habitación a un particular.

 

Se reportan de diferentes lugares del país fábricas, talleres y unidades de servicio que se cierran, a los que se le pudiera dar un cambio de uso; porque si hubiera una correcta contabilidad y un verdadero afán de ser rentable, ningún organismo tendría en su haber algo que no rindiera ganancias, pues todo lo que está en desuso tiene depreciación y desde el punto de vista de los registros constituye un gasto.

 

Pero la historia de la economía castrista está llena de faltas de eficiencia, y quienes dirigen las empresas le restan importancia a cualquier activo que tengan en inventario sin utilizar, generando gastos.

 

Durante muchos años se adquirieron en el exterior (en particular, cuando la ayuda de la extinta Unión Soviética) medios que no se utilizaban, algunos por estar en demasía y otros por ni siquiera tener uso en las entidades que los adquirían. Se convirtieron en inventarios obsoletos, pero de forma general se mantenían en los libros de las empresas, y todos los meses distorsionaban los balances contables que muestran la eficiencia empresarial. Nunca a esto se le dio importancia, como tampoco en estos momentos se le da a los activos fijos generadores de gasto.

 

En algunas provincias, debido a la doble subordinación, se hace más difícil poder llegar a obtener resultados de un análisis de los inmuebles que sobran y se pueden entregar a la población para resolver algunos de los lamentables problemas de derrumbes, paso de ciclones, etc. Al estar bajo el mando de un organismo nacional, el Consejo de la Administración Provincial no puede tomar decisiones al respecto y, como todos los procedimientos entre instancias gubernamentales son tan lentos, no fluyen con la agilidad necesaria y se mantiene una cantidad de capital inmobiliario como si estuviera hipotecado.

 

Sería beneficioso para la población, que entre los cambios que se propone el régimen, le prestara atención a la posibilidad de llevar a cabo el traspaso de inmuebles estatales ociosos, con el fin de solucionar problemas críticos de vivienda que existen el todo el país.