Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Visita del Papa en buen clima

 

Patricia Grogg, Inter Press Service Cuba

 

La visita del Papa a Cuba fortalecerá el clima de diálogo entre el gobierno y la Iglesia Católica, coincidieron analistas tras conocerse este jueves 10 el anuncio de que Benedicto XVI estudia viajar a este país y a México "en la primavera" boreal de 2012.

 

"Es un gran motivo de alegría y esperanza", dijo a IPS el secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC), José Félix Pérez Riera, quien consideró además que el paso del Papa por esta nación caribeña hará más fuerte "el sentimiento de unidad y conciliación entre todos los cubanos".

 

A su vez, el profesor adjunto de historia de las religiones Enrique López Oliva calificó de muy relevante la visita del jefe de los católicos, porque "puede abrir una nueva etapa en las relaciones entre el Estado y la Iglesia", luego del inédito diálogo sostenido el pasado año entre el presidente Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega.

 

Los obispos cubanos recibieron el anuncio, hecho en Roma por un portavoz del Vaticano y confirmado en la Habana por la jerarquía eclesiástica, como "regalo de la Virgen de la Caridad, Madre de todos los cubanos", que desde agosto de 2010 es llevada por todo el país en un recorrido que se prolongará hasta el 30 de diciembre.

 

La romería es parte de los festejos con que el catolicismo cubano conmemora los 400 años del hallazgo de la imagen de la "madre y patrona" de Cuba, que culminan en 2012 con un año jubilar (año santo) convocado en todas las diócesis, durante el cual se espera la visita de muchos peregrinos tanto del país como del extranjero hasta el Santuario del Cobre.

 

En la basílica de esa localidad, distante 12 kilómetros de Santiago de Cuba, la ciudad ubicada 861 kilómetros al este de La Habana, está expuesta al culto público la imagen original, encontrada en 1612 por los hermanos Juan y Diego de Hoyos y el negro libre Juan. Según la leyenda, en una tablilla sobre la cual descansaba la figura decía: "Yo soy la Virgen de la Caridad".

 

"Estamos muy contentos sobre todo por la ocasión del año jubilar. Será una bonita oportunidad para que el Santo Padre venga como peregrino", dijo Pérez Riera. Para este sacerdote, el recorrido de la Caridad del Cobre ha contribuido al despertar de la fe y a un clima propicio para una nueva visita papal.

 

Benedicto XVI sucedió a Juan Pablo II (1978-2005), quien visitó en enero de 1998 esta isla, donde fue atendido personalmente por el entonces presidente Fidel Castro y tendió valiosos puentes de diálogo en las no siempre fáciles relaciones entre el Estado y la Iglesia Católica.

 

Que se recuerde, el líder cubano cursó al menos dos invitaciones a Benedicto XVI antes de caer enfermo en 2006 y retirarse de todos sus cargos oficiales. El camino de la distensión fue retomado por Raúl Castro, electo presidente del Consejo de Estado en febrero de 2008 por la Asamblea Nacional (parlamento unicameral).

 

El menor de los hermanos Castro y el cardenal Ortega, acompañado del presidente de la COCC, Dionisio García, sostuvieron en mayo de 2010 una extensa entrevista para tratar "temas de interés común" y el "favorable desarrollo de las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado cubano".

 

Ese diálogo desembocó en la excarcelación de más de un centenar de presos por motivos políticos, entre ellos 52 del grupo de 75 opositores encarcelados y sentenciados a duras penas en 2003 bajo cargo de conspirar con Washington con fines subversivos. La mayoría de los liberados aceptaron abandonar el país.

 

En su informe central al sexto congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), el mandatario atribuyó a los jerarcas católicos los "laureles" de aquella operación. También resaltó el "respeto mutuo, lealtad y transparencia" en que se llevó a cabo el intercambio con los religiosos.

 

"Con esta acción hemos favorecido la consolidación del más preciado legado de nuestra historia y del proceso revolucionario: la unidad de la nación", indicó Castro. Según analistas, al dejar plasmadas sus apreciaciones en su informe al PCC, el gobernante refrendó la política a seguir en las relaciones con la Iglesia Católica.

 

En declaraciones a IPS, López Oliva consideró al respecto que con su visita, el Papa respaldará esa gestión del cardenal, "fortaleciendo su posición dentro de la Iglesia Católica y en la interlocución con las autoridades". Al cumplir 75 años y como dispone el código de derecho canónico, Ortega presentó en octubre su renuncia como Arzobispo de la Habana, la que fue rechazada por el Vaticano.

 

El experto recordó que el cardenal ha sido blanco de críticas desde sectores de oposición de dentro y fuera de Cuba, que lo acusan de mantener una actitud "demasiado conciliadora" con el gobierno de Castro. "Pero el viaje de Benedicto XVI estaría indicado que cuenta con su apoyo", insistió el especialista.

 

En este sentido, López Oliva espera "una nueva actitud" entre católicos de la emigración cubana, muchos de los cuales se espera que viajen a Cuba el año próximo para peregrinar hasta la basílica de El Cobre.

 

"Eso podría crear un nuevo marco de relaciones con la emigración cubana, especialmente la radicada en Estados Unidos", opinó.

 

Para el cardenal Ortega, el Papa ha dado "prioridad" a Cuba al elegirla junto a México para su segundo viaje a América Latina, luego de su visita a Brasil en 2007.