Cubanálisis El Think-Tank

REPRODUCCIÓN DE UN ARTÍCULO SOBRE CUBA

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Viaje a lo desconocido

 

Alberto Méndez Castelló, Las Tunas, en Diario de Cuba

 

Tras 50 años de formación de una mentalidad sumisa: ¿Qué pasará en Cuba en los próximos meses?

 

Fidel Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba, presidente del Consejo de Estado y de Ministros y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas durante más de cuatro décadas, dirigía en Cuba desde el ordeño de la vaca Ubre Blanca hasta la distribución de caramelos a las tropas enviadas a África.

 

Posee en su récord el haber ordenado el desmantelamiento de los centrales azucareros, el cese de la roturación de los cañaverales y la construcción de hoteles en apartados parajes naturales, a los que se debe suministrar el agua con camiones cisterna y la energía eléctrica con derrochadoras plantas diesel.

 

Recientemente, Fidel Castro declaró a un periodista norteamericano —aunque luego se retractó— algo así como que las cuentas de su libro de haber y saldo no se correspondían.

 

Más recientemente, en la clausura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el general Raúl Castro, en posesión de casi todos los cargos de su hermano menos el principal (primer secretario del PCC), dijo que nadie debía llamarse a engaño, pues el rumbo es hacia el futuro socialista, y la planificación y no el libre mercado será el rasgo distintivo de la economía, que no permitirá la concentración de la propiedad.

 

"Más claro ni el agua, aunque no hay peor ciego que el que no quiere ver", afirmó el general, haciendo que no pocos cubanos se preguntaran quiénes son los que no quieren ver.

 

Poco antes, en su discurso, el general pronunció un guirigay que, aunque oscuro, se corresponde con la realidad pasada, presente y, hasta donde se ve, futura del país. "Si bien hemos contado con el legado teórico marxista-leninista, donde científicamente está demostrada la factibilidad del socialismo, y la experiencia práctica de los intentos de su construcción en otros países, la edificación de la nueva sociedad en el orden económico es, en mi modesta opinión, también un trayecto hacia lo ignoto, hacia lo desconocido", dijo.

 

Cuidador de baños por cuenta propia

 

El gobierno asegura que "actualiza" su modelo económico. El listado de actividades autorizadas para el ejercicio del trabajo por cuenta propia, publicado por el periódico Granma el pasado 24 de septiembre, incluye en el número 29 un empleo que ha propiciado bromas dentro y fuera de Cuba: "cuidador de baños públicos". Pero, cuidado, no es cosa de risa.

 

De la Terminal de Ferrocarriles de Camagüey parten camiones y ómnibus hacia todos los municipios de la provincia y hacia las dos provincias colindantes, Ciego de Ávila y Las Tunas, aglomerándose cada día allí cientos de personas en un ir y venir constante y enloquecedor por todas las carencias conocidas. A los viajeros les falta de todo, desde agua potable hasta un sillón de espera para un itinerario azaroso.

 

En Camagüey fue donde el general Raúl Castro anunció los famosos "cambios estructurales y de concepto" el 26 de julio de 2007. Si este diciembre hubiera llegado a la terminal camagüeyana, habría podido conocer que, lejos de "ignoto" y "hacia lo desconocido", la edificación de la nueva sociedad cubana bajo la teoría marxista-leninista marcha como un inodoro atascado, con cuidador y todo.

 

Frente a un único y promiscuo baño, dotado con dos baterías de retretes sólo separadas por una improvisada cortina de sacos de nylon, dos prolongadas colas —una de hombres y otra de mujeres, junto a niños y niñas— aguardaban para hacer sus necesidades. Mientras, en la puerta del local, con guantes de cirujano y cobrando 20 centavos por soltar aguas o liberar el vientre, el cuidador de baño, dotado de flamante patente de trabajador por cuenta propia, a los apurados pedía paciencia "porque no hay espacio para tanta gente".

 

"¿Usted cree que esto es justo, hombres, mujeres y niños haciendo sus necesidades casi sin privacidad? ¿En qué país estamos viviendo?", comenta un viajero junto a su hija adolescente, en tránsito hacia Ciego de Ávila.

 

"Es que la terminal está en reparación", justifica el cuidador de baño.

 

"No jorobe, llevo viajando por todo el país y en cualquier terminal se encuentra una basura como esta y eso cuando los baños no están clausurados. Y si quiere ver asquerosidades, en algunos hospitales las hay peores que esta", dice iracundo un chofer. "Vaya, camine para que vea".

 

Camagüey es la provincia ganadera del país. Poco más allá de la Terminal de Ferrocarril, en la calle República, se encuentra la fábrica de monturas.

 

En Camagüey se elaboraban las sillas de montar más famosas del país. Hoy la fábrica es un enorme galpón con grandes mesas de trabajo desiertas.

 

"No tenemos cuero para trabajar. Exportamos algunas monturas y reparamos otras, pero ya se nos agotó el material", dice el administrador a DIARIO DE CUBA, aunque añade que, "por 3.500 pesos, cierto talabartero particular fabrica unas monturas fuertes y elegantes".

 

"La corrupción ya no la para nadie en Cuba. El delito de robo y robo con violencia tiene tendencia a subir, y usted verá cómo el de hurto y sacrificio de ganado no tarda en dispararse", dice un policía.

 

"Gratuidades y paternalismos"

 

Según un anciano de 84 años, que vive con su esposa, también octogenaria, a quienes les retiraron una pensión de asistencia social de 158 pesos, ahora son una carga para su hijo que, además de mantener su hogar, debe sostener el de ellos. "Hasta el refrigerador que me obligaron a cambiar —porque yo no quería cambiarlo— ahora nuestro hijo tiene que pagárnoslo, y todo por una gran injusticia, porque yo trabajé 23 años con el Estado y no me retiraron porque dicen que me faltan dos años de trabajo".

 

"El caso es que, si yo le debo dos años a la caja de retiro, ella me debe 23 años a mí. ¿Quién le debe a quién? ¿Para qué trabajé?", dice el viejo.

 

¿Qué pasará en Cuba en los próximos meses? Dados 50 años de formación de la mentalidad sumisa al punto del esclavismo, es una pregunta sin respuesta.

 

Ya sin mecenas, el castrismo revisa los términos "gratuidades" y "paternalismos", prebendas que utilizó a cambio del aplauso. Estos son conceptos erróneos en tanto el grado de sometimiento retribuido por la población cubana, sólo comparable con la esclavitud.

 

Pero, quiérase o no, el dueño de una dotación de esclavos sólo tiene dos opciones: o los alimenta, viste, calza y adiestra para que trabajen —en este caso, entiéndase para que aplaudan—, o les da la libertad para que ellos mismos se ganen la vida.

 

En la Cuba del siglo XXI libertar no debería significar otorgar patentes como la de cuidador de baños públicos, sino construir surtidores para lavar más de medio siglo de servidumbre. Así, tal vez, las descendientes de la vaca Ubre Blanca podrán conseguirse un ordeñador, y Fidel Castro y su hermano el general dedicarse a otros empleos o retirarse luego de tantos años buscando el camino del socialismo, donde la justicia social para los cubanos cada vez parece alejarse más del punto de partida.

 

Irrevocable, calificativo que han añadido los Castro a su socialismo, es un término absoluto. Dice un proverbio indio: si no sabes para dónde vas, regresa para que sepas de dónde vienes.