Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Una crisis regional

 

Alejandro Armengol, Cuaderno de Cuba

 

Bastan las cifras. En 2013 entraron sin visa en Costa Rica 2,549 cubanos. En 2014 el número ascendió a 5,114. Entre enero y septiembre de este año ya son12,166. México calcula que para cerrar 2015 unos 13,000 inmigrantes procedentes de la isla pasaran por su frontera rumbo a Estados Unidos, luego de atravesar Centroamérica. Y el éxodo no se detiene, todo lo contrario. El gobierno costarricense acaba de advertir que espera que más de 300 cubanos llegaran diariamente a la frontera entre Costa Rica y Panamá, procedentes de Ecuador. Hace unas semanas eran alrededor de 40 al día.

 

El fenómeno no alcanza las dimensiones de la oleada de inmigrantes procedentes de Siria que tratan de llegar a Europa, pero ya se ha convertido en una crisis regional.

 

San José estudia denunciar a Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por la agresión militar contra los cubanos. Nicaragua acusó el domingo a Costa Rica de provocar una crisis humanitaria. Por su parte, San José también está solicitando a los otros nueve países involucrados -Ecuador, Colombia, Panamá, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, México y Estados Unidos- que acepten abrir negociaciones para hallar una solución, incluso el establecimiento de un cordón humanitario a lo largo de esos países, supervisado por los Estados, para facilitar el paso de los cubanos. Y mientras tanto en Cuba, el país donde se origina el problema, el gobierno de La Habana aguarda en silencio a la espera de sacar dividendos políticos y económicos de la situación. Los dos principales periódicos oficiales del país -Granma y Juventud Rebelde- no traen la noticias. En sus páginas internacionales prefieren mencionar que “la mayoría de los desplazados en la cuenca del lago Chad son nigerianos“.

 

El flujo de migrantes cubanos que intentan llegar a Estados Unidos se ha incrementado en los últimos meses.

 

Si hay un aspecto que hasta el momento puede señalarse como fallido, en el enfoque de la administración Obama respecto al gobierno cubano, es el objetivo de reducir el incesante tráfico migratorio desde la isla.

 

Durante los nueve primeros meses del año fiscal 2015 (octubre 2014 - junio 2015) entraron en Estados Unidos 27,296 cubanos, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU. Ello implica un aumento del 78% respecto al mismo periodo del año pasado.

 

En los últimos dos años han entrado por puntos fronterizos, mayormente por el borde mexicano, 67,437 cubanos. Se incluye en esta cifra los “cubañoles” y quienes llegan al Aeropuerto Internacional de Miami y piden refugio, los cuales suman 14,708 en los períodos fiscales 2014 y 2015, de acuerdo a Café Fuerte.

 

La esperanza de que un acercamiento entre Washington y La Habana iba a mejorar las cosas en Cuba ha quedado suplantada por la realidad de aprovechar el momento para escapar.

 

El alza en las salidas responde fundamentalmente al temor de que la normalización de vínculos entre ambos países pondrá fin a la Ley de Ajuste Cubano, que otorga un trato especial a los cubanos.

 

Para los griegos el destierro era el peor de los castigos, incluso por encima de la pena de muerte, porque existía la posibilidad de que se arrastrara por toda una vida. No así para los cubanos, sobre todo para quienes abandonaron la isla tras los primeros años, ya que a partir de entonces significó el comenzar una nueva existencia, cerrar un capítulo y ampliar horizontes.

 

Más allá del hecho fortuito de haber nacido en aquel lugar -algo intensificado notablemente por el gran número de inmigrantes, especialmente españoles, que hasta 1959 formaron la nación-, poco  hay que agradecer, envidiar o reafirmar en una definición de cubanía a partir de la revolución. En primer lugar porque el castigo se trasladó del exterior al interior del país.

 

En la antigua Grecia el ostracismo era la fórmula mediante la cual se podía desterrar, durante cierto tiempo, a un ciudadano que se consideraba no grato o peligroso. Era un grave deshonor para el desterrado, ya que suponía fallas en la virtud republicana, tan apreciada por todo ciudadano griego. Sin embargo, desde 1959 la virtud ciudadana cubana, en el ejercicio cotidiano que han seguido millones, se convirtió en una farsa.

 

A partir de que el régimen cubano comenzó a imponer diversas formas de ostracismo a sus ciudadanos, el exilio perdió el carácter de castigo y se convirtió en esperanza y anhelo. Ninguna patria que perder, porque nunca había existido. Los cubanos continúan abandonando el país.