Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Una banca diferente

 

Fernando Ravsberg, BBC Mundo

 

Recién llegado a Cuba mi esposa permutó su casa por una más céntrica. Cuando ya estaba casi todo listo nos enteramos que la otra familia no tenía en sus manos la propiedad de la vivienda porque el banco la mantenía retenida.

 

El asunto no me gustó ni un poquito y mi desconfianza aumentó al llegar a la sucursal bancaria y enterarme que nuestra contraparte no había pagado ni un centavo del préstamo recibido 2 años antes para adquirir la casa.

 

Nos atendió la gerente y, después de una larga explicación sobre la necesidad de pagar las deudas, nos entregó la propiedad diciendo que esperaba que a partir de ahora empezarían a saldar las cuotas de su préstamo.

 

Yo alucinaba, no podía creer que un banco se limitara a "regañar" a los clientes que no pagan. No sé qué efecto habrá causado la apelación moral en los deudores pero gracias a eso pudimos hacer la permuta y mudarnos.

 

Recordé la historia hace unos días al leer una entrevista con Ileana Estévez, presidenta del Banco de Crédito y Comercio, BANDEC, encargado de otorgar créditos para financiar a los cubanos que reciben tierras de labranza desde el año 2008.

 

La Sra. Estévez explica que analizan detenidamente cada caso antes de otorgar un crédito porque si el beneficiado no paga su deuda, la "legislación cubana no le da a los bancos ni a ninguna institución de esta índole potestad para despojar a una persona de sus bienes".

 

A pesar de todo BANDEC ha entregado créditos a 13 mil agricultores, tras estudiar si es posible que obtenga "el nivel de producción que está exponiendo y que lo hará con una calidad que le genere el nivel de ingresos que está estimando".

 

La funcionaria afirma que el monto total de los préstamos es millonario aunque, siguiendo una tradición cubana, no da una cifra específica. El interés que deben pagar los beneficiados es del 5% durante los primeros 2 años y crece después a un máximo del 9%.

 

Curiosamente son pocos los que no pagan la deuda, "le puedo decir que los préstamos por concepto del 259 (producción agrícola) tienen un nivel de cumplimiento muy apropiado. Solo el uno por ciento muestra algún tipo de incumplimiento".

 

La entrevista me golpeó más fuerte porque acabo de llegar de España, donde los bancos están desalojando de sus casas a miles de familias que no pueden pagar la hipoteca, para lo cual reciben el apoyo del aparato judicial y policial del Estado.

 

Lo peor es que con el fin de la burbuja, se redujo el precio de los inmuebles a menos de la mitad por lo que el banco no solo se queda con la vivienda sino que reclama a la familia desalojada que siga pagando la deuda original.

 

Los bancos cubanos no son tan rentables como los de otros países pero tampoco tienen tanto poder sobre la gente. A pesar de todo, con las reformas su actividad crece rápidamente, de un año a otro las solicitudes de créditos casi se han duplicado.

 

Se corresponde con que 146 mil cubanos han recibido tierras durante los últimos 2 años, la mitad de los cuales son nuevos agricultores, es decir que recién se inician en la actividad y por ende necesitan del crédito para despegar.

 

Pero nada de esto es nuevo, mis amigos cubanos recuerdan con nostalgia la época en la que podían comprar muebles o electrodomésticos gracias a créditos bancarios cuyo pago se les descontaba después directamente del salario.

 

Más tarde vinieron los tiempos de la crisis de los 90, cuando no había dinero para prestar ni nada que comprar. La gente común vació sus cuentas porque necesitaba cada centavo y los bancos se dedicaron a pagar jubilaciones.

 

Las reformas de los últimos años abren una nueva perspectiva para la banca cubana. Ojalá opte por apoyar el desarrollo productivo de los ciudadanos y no caiga en esas tentaciones de nombres extraños que tantos problemas han traído al mundo.