Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Un juicio público en una ciudad tranquila

 

Fernando Ravsberg, BBC MUndo

 

El cónsul de España en Cuba, Tomas Rodríguez, describió el juicio contra su compatriota Ángel Carromero como "limpio, abierto y procesalmente impecable", asegurando que el acusado recibió un buen trato y que "la defensa ha estado muy bien".

 

Cuando lo periodistas extranjeros oímos esta síntesis respiramos tranquilos porque si nos hubiera tocado hacerla a nosotros nos acusarían de procastristas. Rodríguez, en cambio, representa a un gobierno de derecha políticamente enfrentado a La Habana.

 

Lo cierto es que dentro de la sala el acusado estuvo acompañado del Cónsul de su país y de un abogado enviado desde España por su familia para asesorar a la letrada cubana que -coincido con el diplomático- llevó el caso con mucha habilidad.

 

En otra sala estábamos los periodistas. Nos prohibieron entrar grabadoras, laptop, cámaras y teléfonos pero en cambio nos permitieron seguir todo el juicio en directo por un monitor de TV, mientras nuestros colegas gráficos esperaban lograr una imagen en la puerta del tribunal.

 

Según mis recuerdos no teníamos semejantes facilidades desde el proceso contra los salvadoreños que colocaron bombas en hoteles turísticos, a finales de los años 90.

 

Ojalá que este cambio se convierta en política para que los juicios sean verdaderamente públicos.

 

La primera impresión al ver a todos vestidos con pesadas togas negras fue la de haber entrado en una película de Harry Potter pero pronto pudimos comprobar que tanto los jueces como la fiscal y la abogada defensora eran muy rigurosos en su trabajo.

 

La fiscalía se empeñó de demostrar que el accidente fue responsabilidad de Ángel Carromero por su temeridad, imprudencia y falta de habilidad al conducir. Se apoyó en todo tipo de peritaje, incluso el de un biólogo que determinó la dureza del árbol contra el cual chocaron.

 

Con el evidente fin de conmover a la sala presentó a un médico forense que describió y mostró fotos del estado en que quedó el líder disidente Oswaldo Payá: cráneo dividido en cinco partes, casi decapitado, el corazón atravesado y los riñones convertidos en "papilla".

 

La abogada defensora parecía solo interesada en el mal estado de la carretera, la ubicación de las señales de advertencia y la certeza de las pruebas periciales. En la sala de prensa se oían suspiros impacientes cada vez que volvía a interrogar a los peritos sobre estos puntos.

 

Finalmente mostró todas sus cartas cuando en base a esos interrogatorios pudo desestimar parte de los peritajes, dejando ver que las cosas podrían haber ocurrido de forma muy diferente y responsabilizando a la mala señalización de la carretera por la catástrofe.

 

No sé qué efecto habrá tenido entre los jueces pero a los periodistas logró sembrarnos la duda y entonces comprendimos que esa había sido su estrategia desde el principio. Yo apunté su nombre, si algún día necesito un abogado en Cuba me gustaría que fuera ella.

 

Finalmente pidió la absolución de su cliente pero desde el principio mencionó la posibilidad de una reducción de la solicitud fiscal de 7 años de condena por una pena de prisión domiciliaria a cumplir en la casa del cónsul de España en La Habana.

 

Al día siguiente la viuda de Oswaldo Payá hacía declaraciones a la prensa extranjera en el lugar del accidente insinuando la tesis del complot para el asesinato de su esposo. "No sé si algún día sabré exactamente la verdad de las cosas", decía junto al árbol que lo mató.

 

Inicialmente la oposición y la familia manejaron la tesis de que el automóvil fue empujado fuera de la carretera por otro vehículo. Sin embargo, el propio Carromero lo desmintió asegurando que en el momento del siniestro solo vio venir un tractor en sentido contrario y a más de 200 mts.

 

La viuda y los hijos fueron trasladados hasta Bayamo en un vehículo que, aparentemente, pertenece a la Iglesia Católica. Resulta una paradoja dado que, antes de su muerte, Oswaldo Payá denunció al clero por aliarse al gobierno para marginar a la disidencia.

 

La presencia de la familia Payá fue la única nota política del juicio. La fiscalía no utilizó la confesión de Carromero y el sueco Modig, donde reconocen que viajaron a Cuba para entregar dinero y asesorar a la disidencia en la creación de grupos juveniles de oposición.

 

Del juicio pocos recuerdos quedan a los bayameses, tal vez los más enterados hayan sido los vecinos del tribunal porque las autoridades locales les repararon y pintaron las fachadas de sus viviendas para dar una mejor imagen de la ciudad a los periodistas extranjeros.

 

En la mañana del siguiente día, la ciudad de Bayamo continuaba con su ritmo habitual de coches de caballo y bicicletas. La gente caminaba por el boulevard y la única aglomeración se produjo en una tienda de la calle Saco donde estaban vendiendo chancletas de baño.