Cubanálisis El Think-Tank

REPRODUCCIÓN DE UN ARTÍCULO SOBRE CUBA

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Texto del informe de Carter sobre su viaje a Cuba

 

Informe de viaje del ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter a Cuba, Marzo 28-30, 2011

 

1 de abril 2011

 

Por invitación del presidente Raúl Castro, Rosalynn y yo visitamos La Habana en nombre del Centro Carter, junto con John Hardman, Jennifer McCoy, Robert Pastor, Melissa Montgomery, John Moores, y Diane Rosenberg.

 

Los objetivos del viaje fueron los siguientes:

 

a. familiarizarse con el presidente Raúl Castro para determinar sus objetivos inmediatos y a largo plazo para Cuba. El Congreso del Partido se realizará en abril (en el 50 aniversario de Bahía de Cochinos) y los cubanos adoptarán planes de reformas económicas y sociales;

b. explorar ideas sobre cómo podrían mejorarse las relaciones Estados Unidos-Cuba;

c. visitar las figuras clave en los sectores gubernamental e independiente; y

d. conocer lo más posible sobre los casos de los Cinco Cubanos presos en los EE.UU. y Alan Gross en Cuba.

 

Antes del viaje tuve conversaciones con la Secretaria de Estado Clinton, el asesor de Seguridad Nacional Donilon, y Judy Gross.

 

Existe una incompatibilidad fundamental entre las políticas de Cuba y EE.UU., basada en más de medio siglo de esfuerzos de los líderes en Washington para desestabilizar y provocar cambios en el régimen comunista de Fidel y Raúl Castro.

 

Un embargo económico continúa contra Cuba, codificado por la Ley Helms-Burton, aprobada durante la administración Clinton. Actividades o fondos empleados bajo sus auspicios, según lo expresado oficialmente en la ley, y también asumida por los cubanos, se limitan a los programas de promoción de la democracia diseñada para debilitar y derrocar al régimen de Castro. Estas actividades de EE.UU. están autorizadas por la ley estadounidense y son consideradas un delito contra el Estado por la ley cubana.

 

A excepción de ciertas causas familiares (académica, periodística, o religioso) y las familias cubanoamericanas, los ciudadanos estadounidenses se ven privados del derecho a visitar Cuba.

 

Los cubanos saben que, como presidente, levanté todas las restricciones de viaje y di grandes pasos hacia la normalización de relaciones diplomáticas. Esto incluía el establecimiento de secciones de interés en La Habana y Washington, a través de las cuales podría conducirse un mínimo de intercambio diplomático.

 

Una grave preocupación

 

Fuimos recibidos en el aeropuerto por el canciller Bruno Rodríguez, Jorge Alberto Bolaños, jefe de la Sección de Intereses de Cuba, y Jonathan Farrar, jefe de Misión de EEUU en La Habana. Llegué a nuestro hotel con el ministro de Relaciones Exteriores, quien reconoció algunas medidas positivas adoptadas por el gobierno de Obama (que yo enumeré en detalle), pero mantuvo que el impacto global de las políticas recientes han sido muy perjudiciales para Cuba, sobre todo debido a un endurecimiento de la las transacciones financieras a través de bancos extranjeros. Además, el programa “promoción de la democracia” a través de la Ley Helms-Burton, que es una estrategia de cambio de régimen financiado con $20 millones, sigue siendo una fuente de grave preocupación.

 

Nuestra primera sesión de información fue en la Sección de Intereses de EE.UU., donde también hablé con el personal asignado (en español e inglés). Nos sorprendió el tamaño de la plantilla -50 estadounidenses y 270 cubanos. Parece que hay un contacto directo mínimo entre diplomáticos estadounidenses y altos funcionarios cubanos.

 

A continuación tuvimos una visita muy agradable a los líderes de la comunidad judía en Cuba. Aunque no existe un rabino en Cuba, los 1,500 judíos cubanos tienen un programa festivo religioso y social. Ellos dicen que tienen plena libertad de culto y la comunicación por internet adecuada con el mundo exterior, y que no tuvieron contacto sustancial con Alan Gross.

 

Nuestra siguiente reunión fue con el cardenal Jaime Ortega, quien explicó el procedimiento por el cual el gobierno cubano permitió la liberación de los restantes 52 prisioneros políticos del  grupo original de 75 encarcelados desde marzo de 2003, además de un adicional grupo de 74 en los últimos seis meses. A doce de ellos se les permitió permanecer en Cuba y los otros fueron enviados como exiliados a España. El Cardenal también nos brindó una breve charla sobre la situación de los diversos grupos religiosos en Cuba.

 

Rosalynn, Jennifer y yo tuvimos una extensa reunión privada con el canciller Rodríguez, que repitió gran parte de nuestra conversación anterior y se concentró en el caso de Alan Gross, quien fue detenido, juzgado y condenado en su quinta visita a Cuba por “actos contra la independencia del Estado. “En virtud de un subcontrato de USAID, que estaba en posesión de equipos diseñados para mejorar la comunicación por internet, supuestamente en beneficio de la comunidad judía cubana, utilizando fondos bajo la Ley Helms-Burton. (Yo había sido informado por los cubanos que el prisionero estadounidense Alan Gross no sería puesto en libertad durante mi visita, pero creo que esta es una posibilidad después de que su proceso de apelación se haya completado.)

 

La lista del terrorismo

 

En nuestro desayuno con los embajadores de España, Canadá, Hungría, México, Naciones Unidas, la Unión Europea, Suecia, Brasil y Colombia, ellos reafirmaron lo que el Ministro de Relaciones Exteriores había dicho acerca de los efectos adversos en sus bancos y sus movimientos de fondos hacia Cuba como resultado de la de las recientes restricciones bancarias más severas que ha impuesto EE.UU.

 

Planteamos una pregunta sobre la lista de terroristas, y los embajadores de España y Colombia dijeron que no estaban preocupados por la presencia de miembros de las FARC, la ETA, y el ELN en Cuba. De hecho, sostienen que esto aumenta su capacidad para tratar más eficazmente con estos grupos. De hecho, los miembros de ETA están allí a petición del gobierno español.

 

Después tuvimos una amplia exposición sobre la política económica cubana a cargo de Osvaldo Martínez, Presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional. Describió los problemas actuales de Cuba y destacó las medidas adoptadas o previstas para “el progreso prudente” hacia la reducción de control del Estado sobre la agricultura, el comercio y los servicios. Ahora, por ejemplo, sólo alrededor del 50 por ciento de la tierra cultivable se utiliza, y las tierras ociosas se pondrán a disposición de las familias privadas en arrendamientos por “tiempo indefinido”. Cientos de miles de otros ciudadanos están siendo alentados a adoptar los medios privados de empleo.

 

Después de visitar un enorme centro para la tercera edad, tuvimos un almuerzo con el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, quien describió los objetivos del próximo Congreso de alrededor de 1,000 personas. Dijo que más de 2/3 de los párrafos propuestos se ha modificado para dar cabida a las sugerencias de los ciudadanos.

 

Una promesa de Clinton

 

A continuación, nos reunimos con dos madres y tres esposas de los “Cinco Cubanos”, que han sido encarcelados por más de doce años. El juicio en el altamente cargado clima político de Miami se consideró sesgado por un Tribunal de Apelación, pero las apelaciones posteriores les han sido negadas. Altos funcionarios cubanos afirman que contaban con una garantía personal del Presidente Clinton de que no habría vuelos de avionetas sobre La Habana, y que EE.UU. fue advertido de que no se permitirían más “violaciones de la soberanía de Cuba”. A pesar de esto, una avioneta [sic] reiteró su misión y fue derribado [en realidad fueron tres aviones los que volaron ese día y dos fueron derribados. N.E.]. Estos funcionarios afirmaron que el miembro de los 5 cubanos que fue condenado por el asesinato de la tripulación del avión no estuvo involucrado en el incidente.

 

Rosalynn, Jennifer y yo tuvimos luego una extensa reunión con el presidente Raúl Castro, donde cubrimos de nuevo muchos de los mismos problemas económicos y políticos. El presentó un panorama general de la revolución cubana, los sucesos de Bahía de Cochinos, la relación a menudo de confrontación con la Unión Soviética, la participación de sus fuerzas armadas en Angola y otros lugares, su relación con Fidel, y una descripción de la intervención que realizará en el Congreso del Partido. Recibió bien mi sugerencia de que él y sus ministros tengan acceso más fácil y más frecuente con los diplomáticos extranjeros. Todos los miembros de nuestro grupo se unieron a otros altos funcionarios cubanos en una cena ofrecida por el presidente.

 

El miércoles por la mañana nos reunimos con un grupo de disidentes activos, los blogueros y otros, y con 10 de los 12 prisioneros políticos recientemente liberados y sus esposas, quienes informaron que siguen insistiendo en que a sus compañeros exiliados en España se les permita regresar a Cuba. Ellos se quejaron de la dificultad para obtener documentos de identidad y renovación de licencias de conducir.

 

Con Alan Gross y Fidel Castro

 

Rosalynn y yo hicimos una larga visita a Alan Gross en un hospital militar donde está confinado. Él expresó pesar por estar siendo tratado mucho mejor que sus compañeros de prisión (después del tratamiento anterior más pobre) y dijo que tenía comunicación adecuada con su esposa y familia.

 

Luego visitamos a Fidel en su domicilio particular y lo encontramos vigoroso, alerta y particularmente dedicado a monitorear los voluminosos informes de los medios de comunicación acerca de su lista de temas prescritos. Su principal preocupación de salud en cuestión es la rodilla izquierda y el hombro derecho, gravemente dañados en una caída durante una ceremonia en honor del Che Guevara en el 2004.

 

Antes de salir de La Habana, tuve una conferencia de prensa, una entrevista de televisión, y otra breve reunión con el presidente Castro, quien me recibió en el aeropuerto, donde repetí mi petición de que el señor Gross sea puesto en libertad y trasladé las preocupaciones recibidas de los grupos disidentes. Se comprometió a investigar los problemas e informarme personalmente sobre sus decisiones.

 

En resumen, creo que los objetivos básicos del Centro Carter se cumplieron durante la visita.

 

Algunas notas sobre la visita: Raúl, Fidel y otros líderes están completamente familiarizados con nuestro sistema político y las presiones especiales de una decreciente pero todavía poderosa minoría de cubanoamericanos. Ellos saben que la Ley Helms-Burton no puede ser derogada y son expertos en la autoridad que el presidente estadounidense puede ejercer.

 

Tanto en privado como público continué abogando por el fin de nuestro bloqueo económico contra el pueblo cubano, el levantamiento de todos los viajes, el comercio y las restricciones financieras, la liberación de Alan Gross y los Cinco, y el fin de la política de EE.UU. para señalar que Cuba promueve el terrorismo. Y por la libertad de expresión, de reunión y de viajar en Cuba, y el establecimiento de relaciones plenas entre los dos países. En el aeropuerto, Raúl le dijo a la prensa, “Estoy de acuerdo con todo lo que el presidente Carter dijo”.

 

 

Traducción: CAFEFUERTE