Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Tanto nadar para morir en la orilla

 

Es difícil encontrar en la historia conocida un enfrentamiento multilateral tan intenso y extenso, entre una gran potencia y un pequeño país vecino. ¿Quién podría dudar del antimperialismo y el anti anexionismo de los dirigentes cubanos?

 

Pedro Campos

 

Desde los primeros días de 1959 y en algunos pasajes de la lucha en la Sierra, los principales dirigentes del grupo guerrillero, que capitalizó el triunfo popular contra la dictadura de Batista, mostraron sus posiciones antimperialistas y especialmente antinorteamericanas.

 

Dos hechos previos. En una carta a Celia Sánchez el 5 de junio de 1958, Fidel escribía:

 

“Al ver los cohetes que tiraron en casa de Mario, me he jurado que los americanos van a pagar bien caro lo que están haciendo. Cuando esta guerra se acabe, empezará para mí una guerra mucho más larga y grande: la guerra que voy a echar contra ellos. Me doy cuenta que ese va a ser mi destino verdadero”.

 

Por su parte el Comandante Raúl Castro, Jefe del II Frente Frank País, emitió la Orden No. 30 el 22 de junio de 1958, dando inicio a la “Operación Antiaérea”, la cual consistió en la detención de 50 ciudadanos norteamericanos, en protesta por la ayuda de la Base Militar norteamericana en Guantánamo a los bombardeos de la aviación batistiana contra las posiciones rebeldes.

 

El enfrentamiento entre el gobierno de los hermanos Castro y los diferentes gobiernos norteamericanos, en este medio siglo es asunto que amerita una extensa obra de varios capítulos y tomos.

 

Mencionemos momentos tan álgidos  como la invasión de Girón;  el apoyo de EEUU a la insurrección  en el Escambray; la suspensión de la cuota azucarera por EEUU y las intervenciones de las compañías norteamericanas en Cuba; los múltiples atentados contra los dirigentes cubanos con participación de las Inteligencias de EEUU; el bloqueo/ embargo económico que se extiende hasta nuestros días; la Crisis de Octubre que puso al mundo al borde del holocausto nuclear por la presencia de cohetes atómicos en Cuba; la cooperación de la CIA y demás órganos de inteligencia norteamericanos en el enfrentamiento a los grupos guerrilleros latinoamericanos apoyados desde Cuba, especialmente a la guerrillea de El Che en Bolivia; el conflicto en el Cono Surafricano; la invasión norteamericana a Granada y la llamada crisis de los balseros en 1994.

 

Es difícil encontrar en la historia conocida un enfrentamiento multilateral tan intenso y extenso, entre una gran potencia y un pequeño país vecino.

 

Con toda esa leyenda, casi mitológica ¿quién podría dudar del antimperialismo y el anti anexionismo de los dirigentes cubanos?

 

Desde el fin del campo socialista, los gobernantes criollos no solo ha cambiado su política exterior de “crear dos, tres muchos Viet Nams” y combatir al imperialismo con las armas en la mano en todas partes del mundo, sino que se han visto obligados a introducir una serie de “contramarchas” económicas, para tratar de evitar el hundimiento total de su economía, ampliadas desde la llegada de Raúl Castro a la Presidencia.

 

Hoy, el gobierno cubano no ha podido encontrar un sustituto estable que suministre la ayuda militar, política y económica que proporcionaban la desaparecida  Unión Soviética y el Campo Socialista y con su economía en caída libre, ha tenido que inventarse como conseguir que EEUU eche a un lado todo ese enfrentamiento y su condicionante de que se respeten los Derechos Humanos del pueblo cubano, para consentir que los dineros de sus turistas e inversionistas vengan al rescate del “socialismo cubano”.

 

Dos “operaciones estratégicas” de envergadura y no pocos peligros y oscuras consecuencias están desarrollando los militares raulistas para hacer cambiar la postura del gobierno norteamericano hacia Cuba y desestabilizar el bloque/embargo persistente: La Zona Especial de Desarrollo del Mariel y la nueva Ley de Inversiones Extranjeras.

 

Con El Mariel se aspira a facilitar un corredor seguro, barato y eficiente para el amplio trasiego de mercancías, en doble dirección, entre los puertos del Sur de EEUU y el resto del mundo. Con la nueva Ley de Inversiones Extranjeras se está ofreciendo al capital norteamericano la oportunidad de recuperar sus posiciones históricas en la economía cubana, con muchos beneficios y pocos riesgos.

 

Tanto antimperialismo, tanto anti anexionismo, tantos muertos y sacrificios (no niego que sangro por la herida), para medio siglo después de “construcción socialista”, abrir de par en par las...puertas al capital norteamericano.

 

Un refrán popular me viene a la mente: “Tanto nadar…para morir en la orilla”.