Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Se dispara el número de visas que EEUU otorga a cubanos

 

Se otorgaron 19.500 visas en la primera mitad del año fiscal 2014, lo que constituye un incremento del 27% en relación con el mismo período del año anterior

 

Wilfredo Cancio Isla, Diario Las Américas

 

Estados Unidos otorgó la cifra récord de 19.500 visas para visitas familiares y viajes profesionales o de negocios durante la primera mitad del año fiscal 2014, según estadísticas del Departamento de Estado.

 

De acuerdo con un reporte de la Oficina de Intereses de Estados Unidos (USINT) en La Habana, el número de visas de no inmigrante constituye un incremento del 27% con relación al mismo período del año anterior. El presente ciclo fiscal comenzó el 1ro de octubre de 2013.

 

La Sección Consular de la USINT también concedió -hasta el 31 de marzo- 11.250 visas de inmigrante a ciudadanos cubanos como parte de los acuerdos migratorios bilaterales, establecidos entre La Habana y Washington en 1994 y 1995.

 

“Respecto al procesamiento de visas de inmigrantes estamos muy por encima del ritmo necesario para cumplir con la cifra de 20.000 anuales fijada por los acuerdos migratorios”, dijo un portavoz de la USINT a DIARIO LAS AMÉRICAS.

 

Las autoridades consulares revelaron además que de las visas otorgadas para visitas, más del 90% recibieron un documento para entradas múltiples a Estados Unidos por cinco años, una categoría que la USINT comenzó a conceder a los cubanos en agosto de 2013.

 

La mayoría de las visas de no inmigrantes son para visitas familiares (B2), pero una porción significativa (identificadas como B1) se destinan para viajes de negocios o por razones profesionales como exhibiciones artísticas, conferencias y eventos académicos y culturales.

 

Las cifras de visados en ambas categorías en el 2014 marcan un alza sin precedentes para ciudadanos cubanos en la última década, con más de 30.750 documentos concedidos al término del primer semestre fiscal.

 

El otorgamiento de visas estadounidenses a cubanos se ha flexibilizado gradualmente en la administración de Barack Obama. Desde el 2009, Washington ha concedido más de 133.000 visados de visitantes y ha cumplido estrictamente con la entrega de al menos 20.000 visas para inmigrantes, en cumplimiento de los acuerdos establecidos con Cuba.

 

Pero a la vez, las solicitudes de cubanos para viajar a Estados Unidos se han disparado desde enero del 2013, luego que el gobierno de Raúl Castro puso en vigor una reforma migratoria que elimina los permisos de salida a los ciudadanos nacionales.

 

“En la medida que Estados Unidos y Cuba flexibilicen el flujo normal de personas, es lógico que se establezca un puente continuo de visitantes e inmigrantes”, consideró Juan Antonio Blanco, experto en relaciones internacionales y profesor del Miami Dade College (MDC).

 

Blanco consideró que la política de la administración Obama ha sido acertada en “no perder el tiempo” en la normalización de relaciones con el gobierno cubano, mientras proyecta cada vez más su acercamiento con la población de la isla.

 

“En realidad, ha habido una mejoría de las relaciones con la nación cubana, no así con el gobierno cubano”, indicó el académico. “Esta política de acercamiento diferenciado la ha aplicado esta administración con mucha claridad”.

 

Pero para el analista Sergio Comas, la normalización de las relaciones migratorias es aún una quimera.

 

“Hay que preguntarse por qué a pesar de que Cuba quitó el permiso de salida y Estados Unidos ha abierto más las compuertas para inmigrantes legales y visitas de todo tipo, la gente sigue saliendo en balsas o entrando por la frontera mexicana”, opinó Comas.

 

Las nuevas regulaciones migratorias cubanas permiten a los viajeros permanecer hasta 24 hasta 24 meses en el extranjero sin perder sus derechos ciudadanos, lo cual deja abierta la opción a quienes visitan Estados Unidos a acogerse a la Ley de Ajuste Cubano y obtener residencia legal antes de retornar a la isla.

 

Comas cree que la precaria situación económica de la isla impone la emigración a muchos cubanos en busca de dinero que luego revierten en ayudas familiares o inyectan a negocios privados.

 

“Las facilidades de poder tener una visa múltiple y venir en visita familiar o como artista, son supertentadoras”, enfatizó.