Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Se agudiza la crisis del agua en Cuba

 

La proverbial ineficacia del gobierno cubano ha provocado una crisis del suministro de agua en la Isla.

 

Martinoticias.com

 

El poblado de Cabaiguán, en la región central de Cuba, lleva ocho días sin acceso a agua de acueducto, según informó al programa Cuba al día la periodista independiente Bárbara Viera.

 

Viera asegura que la UNICEF donó dinero para la construcción de un acueducto en Cabaiguán, pero que hasta el momento, las autoridades no han podido echar a funcionar el sistema de agua.

 

Las personas, informa la periodista, tienen que abastecerse de agua mediante cubos cargados a mano o pagando CUC a particulares que traen el líquido en pipas tiradas por tractores.

 

"El gobierno se desentiende de la falta de agua potable en el poblado de Cabaiguán y los vecinos pagan 10.00 CUC (equivalente a 250 pesos en moneda nacional) por 200 litros del agua que los vendedores particulares cargan en pipas desde los pozos de los campesinos hasta el pueblo", detalla Viera.

 

Por otro lado, las autoridades del régimen se han dado a la tarea de bloquear cualquier iniciativita ciudadana encaminada a construir o hacer funcionar pozos artesianos.

 

También en Trinidad la escasez de agua golpea a la población de esa ciudad situada al sur de la provincia de Sancti Spíritus según informes enviados por los activistas Maidin Carretero y René Miranda.

 

Además la falta de agua ha creado crisis en barrios de la ciudad oriental de Guantánamo.

 

​​Las necesidades que se hallan obligados a pasar los cubanos en la isla por la ineficiencia del Gobierno se hacen sentir en todos los aspectos de la vida, pero sobre todo en el abastecimiento de agua potable.

 

Así, hay barriadas guantanameras donde hace más de tres años no reciben servicio de agua corriente, de manera que sólo pueden suplir su falta cargándola en cubos o en tanques tirados por caballos.

 

La población de Guantánamo se ha quejado en múltiples ocasiones a las autoridades del nombrado Poder Popular sin que hayan tenido respuesta alguna.

 

Por otra parte, el suministro de agua en La Habana vive su momento más crítico desde hace medio siglo como consecuencia del deterioro de los acueductos.

 

Más de un millón de habaneros se han visto perjudicados por la escasez, según reportes de la misma prensa oficialista. En la actualidad, alrededor de 106.000 personas en la capital solo reciben agua mediante el uso de camiones cisterna.

 

La Habana cuenta con una red de tuberías de 3.158 kilómetros, pero el 70 por ciento están en mal estado, lo que explica que se pierda durante el trayecto desde la fuente hacia su destino final una parte del agua bombeada.

 

Hay que decir por otro lado que Cuba tiene una formidable red fluvial a lo largo de su territorio y que el suministro de agua no fue nunca un problema para la población antes de 1959.

 

Pero, ya desde el inicio de la revolución castrista, el suministro de agua comenzó a tener grandes dificultades, sobre todo en La Habana y otras ciudades del país.

 

Lo que ocurriría no sólo por la proverbial ineficiencia del sistema comunista, sino también por la visión tecnócrata de la realidad del régimen que llevó a desviar el curso a los ríos, a construir represas sin uso práctico alguno y a la contaminación de buena parte de la red fluvial por cuenta de los desperdicios industriales o la desidia ambiental.