Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Remesas y pequeños negocios disparan consumo en Cuba

 

Carlos Batista, AFP

 

LA HABANA -- Cuando la compañía suiza Victorinox abrió su tienda de cuchillería en La Habana muchos pensaron que estaban locos, pues nadie compraría sus productos a precios tan elevados, pero 14 meses después acusa una gestión exitosa.

 

“No sólo compran turistas rusos, chinos, mexicanos, venezolanos, pues dicen que los precios son menores que en sus países, sino también muchos cubanos, de los ‘paladares’ (restaurantes privados) y personas con ingresos”, comentó un empleado a la AFP.

 

La tienda, en una calle adoquinada de La Habana Vieja, vende cuchillos y otros artículos que valen desde cuatro pesos convertibles o CUC (igual en dólares) hasta varios cientos.

 

No se trata de un caso aislado en un país donde el salario promedio es de $18 mensuales y la gente se queja de que “no hay dinero” porque casi nadie llega a fin de mes con su sueldo, a pesar de tener educación y salud gratuitas y una canasta básica de alimentos subsidiada.

 

Al igual que otras capitales latinoamericanas, La Habana tiene ahora locales de cadenas internacionales como Mango, Benetton, Adidas y Victorinox, y tiendas estatales que venden una variedad de artículos electrónicos y electrodomésticos.

 

Además, restaurantes de más de 100 sillas, como “Castropol”, de una sociedad de descendientes españoles, y el estatal “Palenque”, están generalmente llenos y, a diferencia de años atrás, sus comensales son mayoritariamente cubanos.

 

Cualquier economista recién desembarcado quedaría desconcertado: según cifras oficiales, los cubanos tuvieron ingresos en el 2010 de unos 39,500 millones de pesos ($1,600 millones) y gastaron un poquito más.

 

Las reformas económicas del presidente Raúl Castro, que sustituyó en el mando a su hermano enfermo Fidel en el 2006, han abierto espacio a negocios privados, lo que ha incrementado los ingresos y consumo de muchas familias.

 

Se suman una mayor flexibilidad de Estados Unidos para que los cubano-estadounidenses envíen remesas a sus familias en la isla y los numerosos profesionales cubanos (médicos principalmente) que trabajan en misiones en el exterior y ganan en divisas.

 

En el 2011 los cubanos se convirtieron en el segundo grupo en los hoteles de turismo, después de los canadienses, con gastos de $41 millones en el primer semestre, según cifras oficiales.

 

Ya en el 2010, tres millones de cubanos se hospedaron en hoteles: 93,400 en instalaciones cinco estrellas, donde una habitación cuesta más de cinco veces el salario promedio mensual, y 465,000 en hoteles cuatro estrellas.

 

El principal comentarista económico del país, Ariel Terrero, dijo que “se están reestructurando sectores en la sociedad” a partir de los diferentes “ingresos” que tienen ahora las familias cubanas, luego de cinco décadas de políticas que propiciaban el igualitarismo.

 

Identificó cuatro grupos: “uno que tiene baja capacidad de ingreso, uno que tiene una capacidad de ingreso media, media alta y alta”.

 

“En dependencia de estos cuatro niveles se van formando estructuras en el mercado y tendencia de precios en el mercado”, dijo Terrero en la televisión estatal el jueves.

 

Raúl autorizó la compraventa de casas y autos, liberó la venta de materiales de la construcción, restituyó los créditos bancarios y estableció subsidios para arreglar casas, lo que está dando también cierto dinamismo a la construcción.

 

En algunos barrios, la descolorida capital comienza a renacer de sus ruinas. Albañiles acarrean bloques, ladrillos y arena en carretillas por sus agujereadas calles y cada mañana una casa sorprende a los vecinos con su renovado esplendor.

 

Una parte considerable de los recursos que se destinan al floreciente consumo proviene del exterior: Cuba recibió $2,000 millones remesas familiares en el 2010, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

 

“Se está produciendo una lenta redistribución de la riqueza. Profesionales que vivían apretadamente de su salario, venden el viejo auto soviético y de pronto tienen 8,000 ó 10,000 CUC en sus manos. De inmediato arreglan su casa, compran alimentos y hasta celebran modestamente algún aniversario”, comentó a la AFP una economista de un organismo oficial, que pidió mantener el anonimato.

 

En la provincia de Las Tunas (este) Griselda Velasco, jubilada, arregló su apartamento con los ahorros de su hija dentista que trabajó varios años en una misión en Venezuela. En Ciego de Ávila (también en el este) Juan Rodríguez compró una casa con sus propinas acumuladas como barman en un hotel.

 

Sin contar a los músicos y pintores, considerados los de mayores ingresos en Cuba, otros grupos disponen de dinero que, con las reformas, han puesto en movimiento, aunque buena parte de los cubanos sigue al margen del nuevo consumo.