Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Raúl Castro es el partido

 

Jaime Suchlicki, Director, Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos, Universidad de Miami.

 

El Partido Comunista de Cuba celebrará su VII Congreso en abril, 2016. El evento ocurrirá en el medio de una de las peores crisis económicas en medio siglo. Los precios del níquel y azúcar están a niveles de la depresión; Venezuela está reduciendo la cantidad de petróleo para Cuba; hay crisis en las siembras de tabaco; y tanto Brasil como Venezuela parecen tener cada vez menos recursos para pagarle a Cuba por los doctores que manda, el renglón más importante de la economía cubana. La infraestructura del país necesita miles de millones en reparación y mantenimiento para compensar por tantos años de negligencia. Los problemas económicos son tan graves que ni el turismo o remesas pueden aliviar el empobrecimiento del pueblo cubano.

 

Estos desalentadores problemas resultan un desafío para un liderazgo intransigente que incondicionalmente rehúsa modernizar o abrir el país. El Partido, la fuerza principal de la isla, es una maquinaria que aprueba y apoya las decisiones de su Politburó. El Politburó, con 8 miembros militares y 6 civiles, es donde reside el verdadero poder, encabezado por el General Raúl Castro. Ellos están firmes en no abrir el proceso político y en mantener el sistema económico centralizado y planificado, aun cuando fracasó en Europa del Este y en Cuba.

 

¿Qué se puede esperar?

 

1. Ningún cambio político y continua represión

 

2. La redefinición del modelo económico con un enfoque centralizado y planificado pero con una implementación descentralizada.

 

3. La reducción de subsidios; salarios estatales; pequeñas y limitadas aperturas para atraer capital extranjero y empresas privadas.

 

4. El retiro de viejas figuras y la promoción de nuevos líderes que garanticen una estable sucesión una vez que la gerontocracia desaparezca.

 

5. Dos líderes, en particular, van a ser resaltados como garantes del sistema: General Luis Alberto López-Callejas, cuñado de Raúl Castro y encargado de GAESA S. A., el conglomerado de compañías más grande de la isla, y Alejandro Castro Espín, hijo de Raúl Castro y actual coronel a cargo de coordinar los servicios de inteligencia y militar de la isla.

 

6. El General Raúl Castro, quien prometió retirarse del poder en el 2018, probablemente sea reelegido Secretario General del Partido. Para garantizar la continuidad del régimen seguirá también jefe de las Fuerzas Armadas. Miguel Díaz-Canel nombrado por Raúl Castro como futuro Presidente será confirmado como una figura ceremonial.

 

Los cubanos verán en confusión y decepción este VII Congreso del Partido, y entenderán que la situación difícil por la cual atraviesan no desaparecerá. La desilusión se incrementara así como el deseo de salir del país.