Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Presidente Obama elimina a Cuba de la lista

de los países que patrocinan el terrorismo

 

La medida permitirá al régimen comunista abrir cuentas bancarias en Estados Unidos, entre otras garantías. 

 

Erika Lüters Gamboa, El Mercurio, Chile 

 

El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció al Congreso su decisión de sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, con lo que dio luz verde a una de las exigencias más reiteradas por La Habana durante el proceso de normalización de relaciones diplomáticas. La lista es elaborada anualmente por el Departamento de Estado, y hasta ahora, además de Cuba, figuran en ella Irán, Sudán y Siria.

 

El gobierno de Cuba calificó anoche la decisión como "justa", y reiteró su condena y rechazo a "todos los actos de terrorismo en todas sus formas y manifestaciones", a través de un comunicado leído en la televisión estatal.

 

Retirar a Cuba de esta lista es un paso clave para agilizar el proceso de reapertura de las respectivas embajadas, y al levantar algunas sanciones, puede traer buenos réditos económicos a la isla, que podrá tener más acceso a los mercados, a sistemas de crédito internacionales y a la asistencia por parte de Estados Unidos.

 

Ventaja para Cuba

 

"La primera ventaja para el régimen es que al no estar en la lista, el gobierno de Cuba podrá abrir cuentas bancarias en EE.UU., que las necesita para que opere la sección de intereses en Washington (y futura embajada), la embajada ante la ONU en Nueva York, y los eventuales consulados que se abrirán. Al no estar en la lista, determinadas limitaciones para correo, viajes aéreos, ferries y eventuales créditos o formas de pago más relajadas que las que tiene que cumplir La Habana por los productos que importa, facilitarán las actividades del régimen", comenta a "El Mercurio" el economista cubano Eugenio Yáñez.

 

El analista agrega que además "es muy posible que al no estar en la lista, las restricciones a que los norteamericanos viajen a Cuba se relajen mucho más o que desaparezcan totalmente".

El anuncio de ayer tiene lugar tres días después de que Obama y su homólogo cubano, Raúl Castro, se reunieran por una hora y 20 minutos en el marco de la Cumbre de las Américas de Panamá, en el primer encuentro a ese nivel entre ambos países en más de 50 años.

 

Las razones de Estados Unidos para mantener a Cuba durante todos estos años en la lista apuntaban a su presunto refugio a miembros del grupo separatista vasco ETA y de las rebeldes FARC; además de acoger a fugitivos de la justicia estadounidense, según los Reportes sobre Terrorismo que Washington publicó en 2014.

 

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que sacar a Cuba de esta lista no cambia el hecho de que Estados Unidos tiene diferencias con el gobierno de la isla.

 

"Nuestras preocupaciones sobre un amplio rango de políticas y acciones de Cuba salen de los criterios que son relevantes para rescindir la designación de Cuba como Estado patrocinador del terrorismo", dijo Earnest.

 

En su notificación al Congreso, el Presidente Obama cumplió con las dos condiciones básicas que exige la ley para sacar al país de la "lista negra". Por un lado, "certificó" que el gobierno cubano "no ha proporcionado ningún tipo de apoyo al terrorismo internacional" en los últimos seis meses, y, por otro, que La Habana "ha proporcionado garantías de que no apoyará actos de terrorismo internacional en el futuro".

 

Además, desde hace dos años La Habana es sede del diálogo de paz entre la guerrilla de las FARC y el gobierno colombiano.

 

Veto del Congreso

 

Ahora se inicia un plazo de 45 días en el que el Congreso puede intentar revocar la decisión mediante una resolución conjunta, que puede ser vetada por Obama. Para que la revocación tenga éxito, se necesita de una mayoría de dos tercios en ambas cámaras, lo que a juicio de analistas, es difícil de obtener, pues ya existe un gran número de legisladores, tanto demócratas como republicanos, que apoyan la normalización de relaciones con Cuba.

 

Aunque era una medida esperada desde que se produjo el deshielo entre Washington y La Habana, los analistas tienen sus reparos, porque Cuba -dicen- no entrega nada a cambio.

 

"Es una concesión innecesaria a un régimen que no ha cambiado, que sigue oprimiendo al pueblo de Cuba, que sigue manteniendo en la isla a grupos terroristas de la ETA y de EE.UU., sigue apoyando a grupos radicales como Hezbolá y Hamas y es un aliado de Irán, Venezuela y de Rusia", dijo a "El Mercurio" el profesor Jaime Suchlicki, de la Universidad Internacional de la Florida.

 

Varios legisladores republicanos condenaron la medida, que consideraron "un peligro, porque ese país aún alberga a fugitivos estadounidenses".

 

"La decisión de la Casa Blanca es lamentable, pero no me sorprende", dijo el senador y aspirante a la presidencia por el Partido Republicano Marco Rubio.


 Razones del castigo a la isla

 

La administración Reagan incluyó a Cuba en la lista de los países patrocinadores del terrorismo el 1 de marzo de 1982 porque:

 

América Latina

 

La Habana prestó apoyo en los años 80 y 90 a movimientos insurgentes como las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) de Puerto Rico; el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua. Según el Departamento de Estado, Cuba también amparó a integrantes de grupos guerrilleros colombianos como las FARC.

 

África

Cuba respaldó a guerrillas marxistas en África, por ejemplo en países como Angola, Etiopía y Sudáfrica.

 

Europa

La Habana dio amparo a fugitivos de la banda terrorista vasca ETA.

 

Fugitivos

Prófugos de la justicia estadounidense como Joanne Chesimard, una militante de la organización extremista Ejército Negro de Liberación, acusada del asesinato de un policía en Nueva Jersey, huyeron a Cuba . El FBI cree que Chesimard vive en Cuba bajo asilo político con el nombre de Assata Shakur desde 1979, al igual que otros prófugos.