Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

¿Postcastrismo con casinos?

 

Una posibilidad: la transformación de La Habana en un emporio del juego.

 

Jorge Olivera Castillo, La Habana, en Diario de Cuba

 

En su mente, el empresario estadounidense Steven Dudash, ha transformado a La Habana en un remedo de Las Vegas.

 

Sus ideas sobre la reconversión de la capital cubana en un emporio de los juegos de azar, fueron plasmadas recientemente en la revista Forbes.

 

Los agrietados muros del embargo y las ojerizas del general-presidente frente a cualquier intento de acelerar el ritmo de los cambios económicos, son obstáculos que impiden la materialización del proyecto en plazos razonables.

 

De todas formas es una posibilidad no descartable en los escenarios que se irían construyendo a partir de la jubilación o muerte biológica de las principales figuras del poder.

 

El cubano de a pie se asoma a esos mundos con inusitada frecuencia. Antes o después de las marchas de reafirmación revolucionaria y las reuniones de rendición de cuentas presididas por los delegados de cada circunscripción, se ocupa de dictarle los números de la lotería al apuntador.

 

En casi todos los barrios capitalinos hay bancos y gente dispuesta a probar suerte en un juego que es ilegal, pero por motivos inexplicables, tolerado.

 

Los dígitos ganadores se conocen a través de Telemundo y Univisión, las dos televisoras hispanas más importantes de Estados Unidos, cuya recepción en la Isla también es ilícita.

 

Sin embargo sobran distribuidores y clientes dispuestos a pagar por una señal que incluye cuatro canales.

 

Así que el proletariado que la revolución educó en los principios del marxismo-leninismo no llegaría desprovisto de habilidades a un entorno similar al de la llamada Ciudad del Pecado.

 

El entrenamiento recibido durante más de medio siglo tal vez no sea suficiente, pero su utilidad para salir airoso frente a las máquinas tragaperras, el bingo, la quiniela y la ruleta, se da por descontado.

 

Para cerrar con broche de oro el proyecto que da vueltas en las neuronas del señor Dudash, están disponibles miles de prostitutas que por el momento deben conformarse con pagos simbólicos o en especie, de eventuales clientes foráneos o nacionales que aprovechan los desbalances del mercado.

 

De aquí a que el propósito del presidente de la compañía con sede en Chicago, IHT Wealth Management, trasponga los límites de la quimera y comience a estructurarse en algún punto de la geografía de la urbe capitalina, la disponibilidad de ninfas criollas dispuestas a vender al mejor postor sus servicios, tiende a superar los estimados más conservadores.

 

Aunque se carece de datos fiables sobre las mujeres y hombres que han hecho de tales prácticas un modo de vida, es fácil colegir que se trata de un fenómeno sociológico de gran envergadura.

 

Nadie que viva en Cuba y con un mínimo de sentido común podría objetar que la disponibilidad para vender placeres carnales va cuesta arriba.

 

En el diseño esbozado a grandes rasgos por Dudash en Forbes, ya están los potenciales apostadores y varias legiones de "chicas alegres", dispuestos a trabajar con todo el empeño del mundo.

 

Solo falta que caigan las talanqueras del embargo y que el heredero de Raúl Castro dé su consentimiento con un sí rotundo o haciéndose el disimulado.

 

Al menos para la segunda condición hay que esperar hasta el 2018. Año en que el General de ejército abandonará la presidencia.

 

¿Se arrogaría Raúl Castro el derecho al veto detrás del trono?

 

Es posible que sí.

 

Frente a tales conjeturas estaría bien moderar las expectativas de que La Habana llegue a estrenarse como la segunda Capital del Entretenimiento Mundial, antes que concluya el 2020.