Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Peregrinos de Miami a Cuba, ¿Acto de fe o respaldo al gobierno?

 

Jorge Álvarez, DPA

 

"Viajamos en solidaridad con la iglesia en Cuba y a compartir con ellos este histórico evento", dijo el arzobispo Thomas Wenski

 

Miami, EU.- Miami está nuevamente polarizada con el viaje de cientos de peregrinos a Cuba, que participarán en las actividades de Benedicto XVI del 25 al 27 de marzo en La Habana y Santiago de Cuba.

 

Un total de 380 feligreses católicos integrarán el grupo, organizado por la Arquidiócesis de Miami tras una invitación de las autoridades eclesiásticas de la isla, aunque las solicitudes sobrepasaron el millar, de acuerdo con fuentes cercanas al proyecto.

 

"Viajamos en solidaridad con la iglesia en Cuba y a compartir con ellos este histórico evento", dijo el arzobispo Thomas Wenski, que encabezará la peregrinación con motivo del Año Jubilar Mariano 2012 y para celebrar los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, en las aguas de la Bahía de Nipe, en el oriente del archipiélago.

 

Wenski reconoció que existen críticas dentro del exilio, que insisten en que se trata de un viaje con fines turísticos y de "respaldo a la dictadura de los hermanos Castro".

 

"En esta comunidad siempre hay alguna crítica, no importa de qué lado se ponga uno", dijo Wenski, que era obispo auxiliar en 1998, cuando tuvo lugar la anterior visita de Juan Pablo II. "Muchos de los opuestos (a la peregrinación) hace 14 años después se arrepintieron".

 

Uno de los integrantes de la comitiva será el doctor cubano-estadounidense Andy Gómez, catedrático en la Universidad de Miami e investigador en el Centro de Estudios sobre Cuba.

 

"Es un momento histórico que el Santo Padre vaya a Cuba", dijo a dpa Gómez en su oficina del recinto universitario. "Y la presencia del Papa es una oportunidad inigualable para crear puentes entre el exilio y el pueblo cubanos".

 

Gómez, quien emigró del archipiélago cubano en 1961 cuando tenía cinco años y regresó a un encuentro académico en 2000, señaló la importancia de su visita a la isla para la labor que desempeña en la institución de estudios sobre Cuba.

 

"Además el viaje me permite conocer de primera mano la realidad cubana. Comprender cómo piensa y viven los residentes en la isla, algo que va mucho más allá de lo que aparece en los manuales o en los testimonios de otras personas", añadió.

 

Por su parte, Mariana O'Naghten, quien asiste diariamente a la iglesia El Apóstol Santo Tomás, es otro de los fieles que presenciará las misas de Joseph Ratzinger en la oriental Santiago de Cuba el 26 de marzo y el 28 en la capital cubana.

 

"Hay tentación de ver este viaje con ojos políticos, pero yo lo veo como algo espiritual", dijo O'Naghten, miembro de la Asociación Cubana de la Orden de Malta, en Miami. "Viajo para apoyar la Iglesia de Cuba".

 

Pero otros representantes católicos e integrantes del exilio cubano insisten en que viajar a la isla es darle un espaldarazo al régimen cubano, sobre todo en momentos en que arrecian los ataques contra los opositores y agrupaciones de derechos humanos.

 

"Soy católica y devota de la Virgen de la Caridad del Cobre, pero bajo ningún concepto viajaría a la isla", enfatizó Angélica Martínez, de 79 años, en las afueras de la iglesia católica San Brendan, en el suroeste de Miami. "Venero al Santo Padre y respeto de su decisión, pero no creo que tras su partida mejore el sufrimiento del pueblo cubano".

 

"Aunque he perdonado la persecución y el acoso de Fidel Castro a nosotros los católicos en la década de los 60, no puedo olvidar todo lo que sufrimos los que teníamos creencias religiosas", añadió Martínez, quien salió de Cuba con sus dos niñas pequeñas en 1979.

 

En idéntico sentido se pronunció Sylvia G. Iriondo, presidenta de la organización Madres y Mujeres Anti-represión (M.A.R Por Cuba), una figura crítica a la posición de la Arquidiócesis y en particular de Wenski.

 

"Nuevamente enfrentamos las acciones de una jerarquía católica en Miami, representada por el Arzobispo Wenski, que se empeña en servir como agente de viaje y catalizador de la falsa proyección de normalidad en una país donde el poder permanece arbitrariamente en manos de un ilegítimo régimen comunista que continúa violando todos y cada uno de los derechos de los ciudadanos", dijo Iriondo en un comunicado.

 

También la cubana Ninoska Pérez Castellón, fundadora de la organización Consejo por la Libertad de Cuba (CLC) calificó la peregrinación como "un viaje turístico" que degrada a todos los cubanos porque "deben pedir permiso para entrar a su propio país".

 

Pérez Castellón añadió que como prueba de la manipulación que efectúa el gobierno cubano con la visita de Benedicto XVI, se negó la entrada a los medios hispanos de radio y televisión del sur de Florida, con excepción de canal Univisión.

 

Informaciones señalan que los residentes en Miami tendrán que seguir las misas y actos papales a través de medios en inglés, pues no recibieron autorización de las autoridades cubanas los canales Telemundo, América TeVE y Mega, así como la emisora WQBA y el diario "El Nuevo Herald", que tienen una gran repercusión dentro de la comunidad cubana.