Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Para cada solución, un problema

 

Fernando Ravsberg, BBC Mundo

 

Cuando oigo hablar de burócratas siempre recuerdo a un dirigente de la agricultura al que le planteé mi preocupación por las cosechas perdidas debido a la negligencia de los organismos encargados de recogerlas y distribuirlas a la población.

 

El funcionario me respondió que ellos ya habían solucionado ese asunto, obligando a los campesinos y cooperativistas a asegurar las cosechas, de tal forma que estos cobran aunque sus producciones de alimentos se pudran a la vera del camino.

 

Me volvió el asunto a la cabeza leyendo en el Granma -periódico oficial del Partido Comunista- un artículo sobre una empresa del Ministerio de la Agricultura que, desde hace 6 meses, tiene en sus almacenes 66 sistemas de riego y se niega a venderlos a los campesinos.

 

Casi todos los guajiros que conozco se quejan de la falta de estas bombas de regadío para llevar el agua hasta los sembrados y aseguran que sus producciones podrían crecer mucho más si contaran con el vital líquido en las cantidades necesarias y en los lugares adecuados.

 

Pero para un burócrata lo verdaderamente importante no es la producción de comida sino "gestionar la concreción del nuevo precio de venta de las turbinas", sin importarle que medio año después no "haya obtenido la solución esperada", es decir que sigan sin venderse.

 

La culpa, como siempre, se diluye entre diferentes organismos de los ministerios de Agricultura, Industria y Finanzas, de forma que sea cual sea el daño que provocan a la economía nacional, nunca se podrá hallar a un culpable del desastre.

 

Si la función central del Ministerio de la Agricultura es garantizar que las tierras produzcan, resulta inexplicable que se hayan limitado a esperar 6 meses una respuesta, teniendo la posibilidad de apelar incluso al Presidente de la República si fuera necesario.

 

El periódico asegura que muy cerca de esa empresa, en la zona de Manicaragua, existen unos 80 campesinos que podrían dedicar sus tierras a sembrar frijoles si contaran con sistemas de riego apropiados, como los que duermen en manos de esos funcionarios.

 

De todas formas, por si acaso la Contraloría debería asegurarse de que están todos los sistemas de riego íntegros en los almacenes de esa empresa. No hay que ser desconfiado pero en más de una ocasión "el fallo burocrático" esconde un delito.

 

En el transporte, por ejemplo, la inoperancia para poner en funcionamiento los cientos de autobuses descompuestos protege un jugoso negocio de "canibaleo" de piezas de repuesto. Así, cada vez que importan las que faltaban se encuentran con que le han robado otras.

 

Decía Eduardo Galeano que el burócrata es aquel que para cada solución tiene un problema y se lo podríamos aplicar a los funcionarios agrícolas, los que prohíben importar tractores a los campesinos, les impedían construir casas y ahora se niegan a venderles los sistemas de riego.

 

Pero la burocracia sabe cuidarse las espaldas y el cargo, siempre se "amparan" en las leyes, la de importaciones, las de la vivienda o las de las finanzas. Nadie puede "probarles" nunca que cometen un delito, mucho menos un sabotaje a la economía nacional.

 

Desde hace 50 años, una y otra vez el Ministerio de Agricultura le falla al país repitiendo el mismo discurso de "yo no fui" para eludir sus responsabilidades acusando a los campesinos, a los desastres naturales o a las "dificultades objetivas que provoca el bloqueo".

 

Difícilmente las cosas vayan a mejorar mientras los principales responsables de la debacle agrícola sigan culpando a otros de los fracasos. Contribuiría a encontrar las soluciones de estos problemas que cada uno asumiera lo que le toca y en primer lugar los que dirigen el sector.

 

Pero habría que pensar también cuanta culpa tiene el modelo cubano que creó un ministerio descomunal, compuesto en su mayoría por funcionarios desligados de la producción agrícola pero con potestad para decidir hasta la altura que tendrán las cercas de los campesinos.

 

La descentralización política del país puede llegar a ser el agua y el aire que la agricultura cubana necesita, si finalmente el poder de decisión deja de estar en las oficinas aclimatadas del Ministerio y recae en los hombres y mujeres que sudan en los surcos.