Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Ojo: Cuba no va a cambiar

 

Ignacio Serrano, ESPN Deportes

 

El comisionado Juan Francisco Puello Herrera anunció la creación de una comisión que estudiará, una vez más, el ingreso de Cuba a la Serie del Caribe.

 

La Liga Venezolana de Beisbol Profesional espera que los antillanos y algún otro país (Panamá, Colombia o Nicaragua) estén presentes en Margarita, en febrero de 2014, para disputar el primer clásico de la región con seis países.

 

Periodistas de influyente opinión exigen una pronta expansión del torneo. México y Venezuela apoyan que el crecimiento, de ser necesario, ocurra por la vía rápida, a través de invitaciones, sin que los nuevos participantes sean miembros de pleno derecho de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe.

 

En el medio de este panorama refulge Cuba, el viejo cofundador de la serie, hace más de medio siglo; la nación que varias veces ha ganado el título mundial, medallas olímpicas y Juegos Panamericanos; el circuito que cautiva por el talento allá existente y por las limitaciones que impiden a sus peloteros medirse libremente contra jugadores profesionales.

 

Tomen nota todos los interesados: la posición cubana no va a cambiar.

 

O lo toman o lo dejan.

 

Puello, con su habitual mano zurda y buscando conciliar las diferencias, habló hace días de un comité que evalúe con las autoridades de la isla la posibilidad de que la gran antilla esté presente en Margarita.

 

Las ligas de Puerto Rico y República Dominicana se oponen a que haya protagonistas de la Serie del Caribe como meros invitados. Todos los que tomen parte, dicen sus directivos, deben ser miembros de pleno derecho, con todas las responsabilidades que eso implica.

 

¿Y qué dicen en Cuba? Autoridades de ese país han expuesto varias veces que no van a integrarse a la justa caribeña sino como equipo convidado, por los costos que hay que pagar cuando toca organizar el tope.

 

Pedro Cabrera, director de Relaciones Internacionales y Comunicación del INDER cubano, fue el más explicito de todos, al hablar para el portal Cuba Debate, días atrás.

 

"La confederación establece en sus estatutos que para ser miembro, con todos los derechos, la liga tiene que pagar una cuota anual de 20.000 dólares y está obligada a asumir los costos de la organización, cada 3 ó 4 años", explicó Cabrera. "El país sede tiene que asumir los costos de viáticos, transporte aéreo, alojamiento, transportación terrestre, energía, pago de árbitros, estadios, su acondicionamiento y todo tipo de gastos que genera. Esto asciende a más de un millón 300.000 dólares. Todo el presupuesto del INDER este año para eventos deportivos asciende a un millón 600.000 dólares".

 

Un veterano directivo del béisbol venezolano avaló la cifra dada por Cabrera. Un alto ejecutivo de la región, con experiencia en la organización de la justa, fue un poco más allá: "Organizar la serie requiere dos millones de dólares. Sólo el dinero que se entrega a los cuatro equipos alcanza un millón. Los hoteles, traslados, alimentación y logística, todo eso suma un millón más".

 

José Grasso, presidente de la LVBP, vertió a través de su cuenta en Twitter, este domingo, lo que ya había expuesto el miércoles, al conocerse la decisión de Puello, que dejó fuera a Cuba de la Serie del Caribe Hermosillo 2013.

 

"No debemos descartar la posible participación de Cuba en 2014, ojalá se pueda lograr", expresó Grasso. "Una Serie del Caribe que incorpore a Cuba, Colombia, Panamá y Nicaragua sería un gran clásico".

 

Volvamos a las palabras de Cabrera: el INDER asegura que el presupuesto anual de esa entidad deportiva es comparable a lo que significa organizar la competencia regional. ¿Es realista pensar que el gobierno cubano estará dispuesto a cargar con todos los costos del torneo? No lo están hoy. Es altamente improbable que lo estén en el futuro.

 

El alto ejecutivo consultado para esta nota agregó un detalle: "Sólo Dominicana ha realizado un estudio económico de lo que significa incluir a Cuba. México y Venezuela, aunque están a favor de ampliar la convocatoria, no han presentado ningún estudio económico que la respalde".

 

Se presume que la investigación quisqueyana dice lo obvio: si cuatro países tienen que correr con los gastos de montar un torneo de cinco, tendrán que invertir más dinero que si el campeonato se sigue organizando con cuatro elencos.

 

Son muchos los que creen que la Serie del Caribe sólo se salvará si puede renovarse y adaptarse a los nuevos tiempos.

 

Habrá que conformarse con el rediseñado sistema de competición, que ahora incluye la disputa de una final.

 

Es altamente improbable que Cuba acepte el precio de organizar la cita, y ya está visto que no tiene mayoría en la confederación la idea de permitir países invitados.