Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Nueva encuesta muestra apoyo bipartidista al acercamiento con Cuba

 

Nora Gámez Torres, en El Nuevo Herald

 

Una mayoría de votantes, tanto demócratas como republicanos, apoyaría levantar el embargo a Cuba, según indica una encuesta nacional realizada por las firmas consultoras demócratas Benenson Strategy Group (BSG) y SKDKnickerbocker.

 

Dos tercios de los 1,032 votantes registrados encuestados (64 por ciento) opinan que el Congreso debe levantar el embargo, entre ellos, el 74 por ciento de los registrados como demócratas, el 51 por ciento de los republicanos, y el 64 por ciento de los independientes.

 

El reporte destaca que “mientras el embargo puede ser un tema polémico en el Congreso, existe un acuerdo bipartidista más allá de Washington de que el Congreso debe terminar con el embargo”. La mayoría (72 por ciento) -un 59 por ciento de los republicanos, un 81 por ciento de los demócratas y un 74 por ciento de los independientes- también considera que la actual política de acercamiento a Cuba propuesta por el presidente Barack Obama, a través de la ampliación del comercio, la eliminación de restricciones de viaje y el restablecimiento de relaciones diplomáticas, tiene más posibilidades de mejorar la situación de los derechos humanos en la isla.

 

El 71 por ciento de los votantes cree además que la nueva política responde al “mejor interés de Estados Unidos y del pueblo cubano” frente a un 29 por ciento que considera que “los cambios de política son una concesión unilateral a la dictadura de Castro”, los dos argumentos que podían seleccionar en una de las preguntas.

 

El apoyo de los votantes republicanos a la nueva política varía con la edad y el nivel educativo alcanzado. Por ejemplo, el 74 por ciento por ciento de los republicanos menores de 50 años opina que la nueva política beneficia a Estados Unidos y al pueblo cubano pero el 49 por ciento de los republicanos mayores de 50 años cree que fue una concesión al gobierno de Raúl Castro.

 

Las preguntas sobre Cuba forman parte de un estudio más amplio que incluye otros temas de interés para los estadounidenses y cuyos resultados serán divulgados esta semana. Las entrevistas fueron realizadas específicamente por BSG, entre el 26 y el 27 de febrero.

 

Estas encuestas forman parte de Beyond the Beltway Insights Initiative, un proyecto conjunto financiado por BSG y SKDKnickerbocker “para establecer cómo el público se siente acerca de cuestiones nacionales importantes”, explicó Mike Gehrke, vicepresidente de BSG, en declaraciones a el Nuevo Herald. Los resultados concuerdan con otras encuestas nacionales realizadas por el Atlantic Council (http://www.atlanticcouncil.org/images/publications/ 2014cubapoll/ USCuba Poll.pdf) en febrero del 2014 y Washington Post/ABC (http://www.washingtonpost.com/ blogs/the¬fix/wp/ 2014/ 12/23/ poll¬support¬increases¬for¬lifting¬ cubaembargo¬travel¬restrictions/) tras el anuncio del 17 de diciembre.

 

También arroja resultados similares al Cuba Poll (http://www.elnuevoherald.com/incoming/article2035636.html) realizado por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y publicado en julio del 2014, que encontró por primera vez el apoyo de una mayoría de cubanoamericanos en Miami­Dade al restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba.

 

Según Ric Herrero, director ejecutivo de Cubanow, la presente encuesta “refuerza que los cambios sísmicos que hemos presenciado en la comunidad cubanoamericana también son cada vez más evidentes entre los votantes republicanos e independientes de todo el país”.

 

El sociólogo Guillermo Grenier, profesor de FIU y uno de los autores del Cuba Poll, también consideró que los resultados de la encuesta “al nivel total de la muestra son sólidos” y se alinean con los obtenidos por otros estudios. No obstante, Grenier llamó la atención hacia dos aspectos de la encuesta de BSG y SKDKnickerbocker. Primero, que los entrevistados no fueron escogidos aleatoriamente, como en la encuesta de FIU, sino a través de un panel online en el que ellos mismos optaban por participar en el estudio.

 

Luego fueron seleccionados de modo que fueran representativos del perfil demográfico y otras características de la población nacional de votantes registrados.

 

Los propios participantes declararon su afiliación política: 38 por ciento se identificó como demócrata, 33 por ciento como independiente y 29 por ciento como republicano.

 

Pero el hecho de que los entrevistados sean personas que decidieron voluntariamente participar en el estudio indica que podrían tener opiniones formadas o, por el contrario, total desconocimiento sobre el tema cubano, aspecto a tomar en cuenta a la hora de evaluar los resultados.

 

En su valoración general de la encuesta, Herrero consideró que esta constituye otro ejemplo de cómo “el debate sobre la política hacia Cuba se ha desplazado de un modo fundamental” por lo que “ya no puede volver al siglo 20”.

 

Pero la representante republicana Ileana Ros-Lehtinen argumentó en una declaración obtenida por el Nuevo Herald que “nuestro país debe mantenerse firme en oposición al régimen castrista” y que “levantar el embargo solo le prestará nuevas fuerzas al régimen de los Castro y extenderá la pesadilla que el pueblo cubano ha vivido durante los últimos 56 años”.

 

Y agregó que tenía confianza en que la mayoría de congresistas “apoyarán mantener en vigor el embargo contra el régimen, hasta que el pueblo oprimido de Cuba tenga libertad y democracia”.