Cubanálisis   El Think-Tank

CUBA EN LA PRENSA MUNDIAL

 

En esta Sección se reproducen, para información de los lectores, artículos que tratan el tema cubano. La reproducción en esta Sección no significa que necesariamente compartimos los criterios del autor.

 

Mientras los partidarios de Chávez prometen normalidad,

otros calculan el efecto de su enfermedad

 

José de Córdoba y Kejal Vyas, The Wall Street Journal

 

Los partidarios del presidente Hugo Chávez, sacudidos por la noticia de su cáncer, trataron de prevenir una potencial inestabilidad política destacando que el ex oficial del ejército aún estaba firmemente al mando de Venezuela y que su llamada revolución bolivariana continuaría.

 

El jefe del ejército de Venezuela, general Henry Rangel Silva, dijo que las fuerzas armadas garantizarían el orden constitucional mientras Chávez recibe tratamiento por cáncer en Cuba y desestimaron versiones de que Chávez no seguiría al frente del país, al que ha dirigido por 12 años.

 

El general Rangel Silva dijo que no faltarían quienes quieran hablar "al oído" de los jefes militares para que estos se aparten de la constitucionalidad, pero que éstos no podían caer en ese juego, y agregó que esperaba que el presidente se recupere y regrese pronto.

 

"Que no quede duda, aquí el que manda es Chávez", dijo por su parte el ministro de Energía, Rafael Ramírez.

 

Chávez, de aspecto alicaído, informó al país la noche del jueves que tenía cáncer, pero no dio más información acerca de su estado exacto, la prognosis o cuándo regresaría de Cuba. Su lenguaje corporal y las palabras que eligió —empleó dos veces la palabra "abismo"— revelaba a un hombre que ha puesto los pies en la tierra a causa de una difícil lucha.

 

Las autoridades venezolanas difundieron el viernes un nuevo video, grabado el miércoles, del líder en una reunión con los miembros de su gabinete en Cuba. El video de casi 47 minutos era más reminiscente del Chávez que conocen sus connacionales: largos comentarios y conversaciones con sus confidentes, canciones ocasionales y bromas.

 

"Mi disciplina para recuperar la salud es rigurosa, como cuando éramos cadetes, me puse hasta el uniforme", dijo.

 

Como Chávez, de 56 años, es tratado en Cuba, uno de los últimos estados totalitarios del mundo, obtener preguntas acerca de su condición podría ser difícil, creando incertidumbre en los días y semanas que hay por delante. El líder venezolano ha estado en Cuba desde comienzos de junio y en el hospital allí durante aproximadamente tres semanas.

 

Los venezolanos estuvieron pendientes del discurso de Chávez, pero aún no están seguros de su recuperación.

 

Las noticias sobre la enfermedad de Chávez tuvieron repercusiones en toda la región. La presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, quien también es una sobreviviente del cáncer, le envió una nota a Chávez, sugiriéndole que le hiciera caso a sus doctores y que se mantuviera fuerte. Los inversionistas consideraron la noticia sobre el cáncer de Chávez un factor que eleva la probabilidad de que el mandatario dimita en algún momento del futuro previsible o pierda la elección presidencial del año próximo, allanando el camino para un gobierno en Caracas más favorable para la actividad empresarial.

 

El precio de los bonos gubernamentales de Venezuela subió 1,05% en el Índice Global de Bonos de Mercados Emergentes de JP Morgan para el viernes por la tarde, tras aumentos similares en días recientes conforme se intensificaban los rumores sobre la salud de Chávez.

 

La noticia ciertamente sacudirá el panorama político de Venezuela. Hasta esta semana, nada había sido más firme en la política venezolana que la noción de que Chávez sería el candidato seguro de su coalición socialista para la votación del año próximo. Ahora, esa certidumbre se ha evaporado.

 

"La incertidumbre más grande es si Chávez es candidato o no es candidato", dice Juan Carlos Zapata, escritor y analista político venezolano. Ello plantea la posibilidad de que el chavismo, podría tener esta vez más divisiones que la habitualmente fragmentada oposición, que ha decidido presentar un candidato único elegido en primarias a comienzos del año próximo.

 

Los analistas dicen que si el tratamiento médico de Chávez incapacita su postulación para otro mandato, algunos chavistas buscarán reemplazarlo como candidato en la elección del próximo año y tratarán de conseguir su aval, lo cual lo convertiría en un poderoso árbitro del poder tras bambalinas.

 

Todos los candidatos potenciales tienen un enorme revés: cada uno de ellos tiene apenas una fracción de la popularidad de Chávez. "Es el drama de los regímenes autoritarios personalistas", dice Zapata. "Cuando el caudillo pierde su carisma, entonces se pierde casi todo".

 

Un problema más inmediato para el chavismo y el gobierno es cómo manejar los asuntos del país tras un comandante debilitado, quien ha llevado por sí solo las riendas del poder. Aun con el presidente con pleno poder, quienes lo rodeaban con frecuencia pugnaban por llevar adelante sus planes de gobierno y llevaban al presidente toda disputa —sin importar cuán pequeña fuera— para su resolución.

 

"El nivel de incompetencia es pasmoso", dice David Myers, profesor de ciencias políticas de la Universidad Estatal de Pensilvania. Myers dice que el gobierno de Chávez ha construido menos unidades habitacionales para los pobres en 12 años que el gobierno anterior en cinco años.

 

El gobierno de Chávez ha prometido construir dos millones de unidades entre ahora y las elecciones. Pero Myers dice que parece seguro que la promesa no se cumpla en su totalidad. Durante una reciente visita a Venezuela, vio una urbanización con 4.500 hogares construidos por los chinos, pero carecientes de servicios como electricidad debido a una planificación gubernamental deficiente. Las viviendas estaban vacías.

 

Algunos venezolanos se preguntan cómo encarará la adversidad su temperamental líder.

 

"Chávez pensó como todo Mesías que era inmortal, hasta que se dio cuenta que es un vulgar mortal", dice Nedo Pániz, uno de los más cercanos asesores de Chávez en los primeros años de su presidencia y que desde entonces se ha vuelto uno de sus críticos. Pániz duda que Chávez tenga la fortaleza emocional para recuperarse de un golpe así.

 

El presidente, empero, ha sido desestimado antes y se ha recuperado con ímpetu de la adversidad. En 1992, terminó en la cárcel tras su breve intento de golpe de estado y fue liberado dos años después, tras lo cual emprendió una carrera política extraordinariamente exitosa. En 2002, fue brevemente derrocado, pero volvió a los pocos días.